Domingo, 31 Enero 2021 12:30

La Iglesia vuelve a participar en el Foro de Davos

Al igual que ocurrió el año pasado, el cardenal Peter Turkson, prefecto del Dicasterio para el Desarrollo Humano, ha intervenido de forma virtual en el Foro Económico anual que se celebra en la localidad suiza de Davos, uno de los eventos globalistas por excelencia. Lo que pinte la Iglesia católica en semejante reunión, es otro cantar.

“Es el mundo de la pobreza, que sufre más la herida del Covid, el que diseña el cardenal Peter Turkson ante el prestigioso parterre del Foro de Davos, al que la pandemia ha reconfigurado en clave virtual. Un mundo que necesita certezas más fuertes que las desmoronadas por la pandemia”, señala el medio vaticano Vatican News.

“Estamos viendo cómo los gobiernos se centran sólo en su propia gente y luego en los demás”, señaló el cardenal, que respondió a una serie de preguntas. Me cuesta ver cómo le puede sorprender esto al purpurado africano. De hecho, cambiemos la frase: Estamos viendo cómo los padres se centran sólo en sus hijos y luego en los demás. En fin, no parece tan descabellado.

“Varios países también tienen la capacidad de producir medicamentos y si la propiedad intelectual se flexibilizara podrían llevar la producción a nivel local” reduciendo el impacto del contagio. Hay nuevas cepas del virus que son inquietantes, la de Sudáfrica, por ejemplo, y si se pudieran “explorar algunas terapias alternativas”, dice el cardenal Turkson, “esto podría ayudar a gestionar la emergencia y reducir las tasas de mortalidad”.

“La cuestión de la vacuna es una prioridad en esta contingencia global, pero no la única. La sesión del Foro en la que intervino el cardenal es elocuente, detener la pobreza antes de que se convierta en “viral”. La Santa Sede se ha movido rápidamente gracias a la Comisión Covid-19 creada por el Papa, un grupo de expertos encargado de estudiar lo que está sucediendo y proponer una visión de futuro. “Desde hace algún tiempo”, explica el Prefecto vaticano, “nos hemos comprometido con lo que llamamos “grupos de movimientos populares”. Hemos identificado tres áreas clave: tierra, trabajo y vivienda. Estos tres objetivos son los que perseguimos ahora para garantizar que la gente tenga un lugar donde dormir, y esto también significa salvaguardar a la familia y su seguridad y bienestar”, leemos en Vatican News.

“Cuando hablamos de la dignidad de la persona humana, no podemos transigir y debemos defenderla”, dijo. Es una cuestión de atención que se convierte en una opción política y en una dirección de acción. “A un cierto punto”, argumenta el cardenal, “tratamos de crear una plataforma con políticas económicas sociales” capaces de “cuidarse mutuamente, porque la familia humana es una única familia interconectada”. Y la práctica de la solidaridad, del “cuidado”, concluye, crea y difunde la “fraternidad humana”.

Me cuesta ver el sentido de la participación de la Iglesia en un foro de esta índole para decir estas cosas. ¿Dónde quedan Dios, Jesucristo, la Buena noticia, el sentido de la muerte y el sufrimiento, una llamada a reconciliarse con nuestro Creador? No dudo de las buenas intenciones del cardenal, pero da la sensación de estar oyendo al portavoz de una ONG filantrópica. Y, como ha dicho el Santo Padre en numerosas ocasiones, la Iglesia no es una ONG, no es una organización asistencial, una empresa, sino el Cuerpo místico de Cristo.

 

14 comentarios en “La Iglesia vuelve a participar en el Foro de Davos”
  1. Repite mucho infovaticana “el santo Padre” en cada uno de los artículos. Se percibe su fidelidad incondicional a ese santo Padre haga lo que haga y diga lo que diga lo importante para Infovaticana es mencionarlo y mostrarle respeto y devoción

    1. El Foro de Davos ha sido inaugurado este año por el mayor dictador del mundo, el chino Xi Jingpin.
      El gran Capital Occidental está aliado con la gran dictadura china: sólo importa el poder y dinero y nada mas.
      El dicurso buenista de Turkson es pura palabrería. ¿Dónde está la predicación de CRISTO y de la conversión? Sólo a través de Cristo se consigue una sociedad más justa y humana. Esto tan elemental ha sido olvidado por el Vaticano.

  2. Es significativo constatar que el cardenal en Davos, habla de vacunas sin hacer el más mínimo atisbo de crítica al uso, en su producción, de líneas celulares procedentes de abortos, con lo que se confirma una vez más el silencio de la Santa Sede frente al mayor genocidio de la Historia.

  3. En cuanto a su frase: “nos hemos comprometido con lo que llamamos “grupos de movimientos populares” evidencia el alineamiento vaticano con la izquierda, ya que esos movimientos son de esa ideología.

  4. Al Señor Cardenal habría que decirle que la prioridad en esta contingencia como él la llama, no es la vacuna, sinó la conversión; esa es la prioridad ahora y siempre. Eso es lo que predicó San Gregorio Magno en los tiempos de la peste, y esa ha sido siempre la exhortación de todos los santos.

    1. Es verdad que en tiempos antiguos, cuando las epidemias de peste y no se tenía ni idea de virus, bacterias etc, se exhortaba a las personas a la conversión……pero sin mucho éxito para solucionar el problema (más bien éxito 0). La verdad, creo que a esos efectos la vacuna es mejor……

  5. El Foro de Davos es una de las fundaciones que reúne más lideres políticos, empresariales y de medios de comunicación con un máximo de poder mundial. ¿Al servicio de la humanidad? No parece. Más bien, para impulsar una nueva gobernanza mundial con el propósito de afianzar el dominio de unos pocos privilegiados sobre una masa de empobrecidos (una tiranía como nunca se ha conocido?).
    Si la iglesia ha de hacerse presente allí, deberia hacerlo para clamar (¡es tanto el peligro que acecha!), desde lo hondo del Evangelio, por la dignidad de toda vida humana, como siempre ha hecho la Iglesia. Sin buenismos, sin falsas concesiones a los que detentan el poder, sin correcciones politicas…

  6. Tengo miedo de que se instaure una sociedad sin Jesús. ¿Que haremos todos los que necesitamos Al Que vino a buscar lo que estaba perdido? ¿Quien nos ayudara a soportar nuestra carga cada vez más pesada en este mundo tan hostil? ¿Que haremos sin Su perdón? ¿ Pero que pretenden hacer con nosotros…? No lo permita el Padre.

     

     

    29/01/21 www.infovaticana.com