Sábado, 20 Febrero 2021 11:03

La Iglesia vaciada

Parece ser que los obispos españoles están preocupados por la disminución del número de asistentes a las misas dominicales después del confinamiento. Lo han notado también en la bajada de la recaudación en los cepillos de las iglesias. Y la cuestión preocupa. La caída podría llegar a un 40%.

Es ya un lugar común decir que el coronavirus ha cambiado nuestras vidas, y que algunos cambios han llegado ya para quedarse. Son frases hechas y tópicas que se repiten en los periódicos. Sin embargo, no hay nada que haya venido para quedarse que no estuviera ya de alguna forma presente. Y, desde luego, muchas cosas que han venido, se irán por la misma puerta cuando “esto” pase: mascarillas, geles, distancias sociales…

Lo que sí ha hecho el coronavirus, es acelerar algunas tendencias prexistentes, es decir, adelantar de alguna manera el futuro previsible. Por ejemplo, las compras por internet, el teletrabajo, la explosión de las redes sociales, el dominio de las cinco grandes tecnológicas, la tendencia de los poderes a controlar nuestras vidas y dictar nuestros comportamientos… y el vaciamiento de las iglesias. 

La tendencia al vaciamiento de las iglesias viene observándose, de manera constante, desde hace ya bastantes años. Los españoles, que hace algunas décadas constituíamos la “reserva espiritual” de Occidente junto con irlandeses y polacos, nos hemos ido “europeizando”, y con ello abandonando la religión y la práctica religiosa.

Las iglesias españolas van despoblándose, y encontrar en ellos un menor de cuarenta años, o incluso varones, empieza a ser raro. Según una reciente encuesta del CIS, ya sólo el 57% de los españoles se declaran católicos, diez puntos menos que al inicio de la pandemia, y cuando hace apenas un par de décadas la cifra estaba en torno al 90%.  Entre la juventud, la asistencia regular a la misa dominical está por debajo de uno de cada diez. En una reciente encuesta de World Vision y Barna Group, a la pregunta sobre la importancia de la dimensión religiosa en sus vidas, el 60% de los jóvenes entrevistados respondía que poco o nada.

Tampoco el panorama de los curas es mucho más alentador. Rara avis es un celebrante que baje de los sesenta, o de los setenta, o incluso de los ochenta…es decir, sacerdotes jubilados que siguen al pie del cañón, porque falla la “tasa de reposición”. Los seminarios están vacíos, las congregaciones religiosas subsisten gracias a las vocaciones de los países subdesarrollados. Los jesuitas, franciscanos, agustinos y dominicos están en torno a cinco seminaristas en España, muchos menos si contamos sólo a los nativos. Si la tendencia continúa, en quince o veinte años, desaparecerán de nuestro país las que han sido principales órdenes religiosas durante siglos. Por otra parte, los pueblos se quedan sin cura que les diga misa, es decir, en situación análoga a la que antes oíamos contar de los países de misión, donde los fieles tenían que andar 30 kilómetros para recibir los sacramentos.

No voy a entrar en las causas de todo lo anterior, porque desde luego que deben ser múltiples y complejas. Sólo señalo que van en paralelo con la proliferación eclesiástica de planes pastorales, comisiones de trabajo, documentos consensuados y deseos de los obispos, y más que obispos, de resultar simpáticos y políticamente correctos. Y en paralelo, también, a esa tendencia actual de convertir a la iglesia en una ONG. Porque, si la cosa va de ayudar a los más necesitados, a los migrantes, refugiados y marginados, ¿para qué necesita un jóven comprometerse al celibato, la pobreza, la obediencia…?

En este contexto, el coronavirus no ha cambiado nada, pero si puede haber acelerado las cosas, es decir, la progresión hacia una “iglesia vaciada”, y en esto sí que podemos descubrir algunas responsabilidades.

El trabajo de los curas -sanar las almas- no fue considerado “trabajo esencial” durante el confinamiento, y nuestros obispos aceptaron de buen grado y con plena sumisión todo aquello. Tampoco era el momento de organizar plegarias y rogativas como antaño. Un bien superior, la salud de la población, justificaba todos los sacrificios, incluido el del culto divino. Los sacerdotes deberían seguir diciendo sus misas en privado, y los fieles no habría ningún problema porque podrían seguir la Eucaristía desde sus casas, en la televisión, por internet, o incluso por la radio.

La situación era excepcional y lo primero, la salud de todos, era lo primero. Lo importante era seguir las recomendaciones del Ministerio de Sanidad -el “Ministerio de la Verdad” orweliano-, que se convirtió en gran administrador apostólico: cuándo podrían abrir las iglesias, con qué aforo, en qué horarios y con qué ritual: mascarillas, pasillos, señalizaciones, espaciamiento en los bancos…

Los obispos completarían el cuadro con más instrucciones sanitarias: circulación para acercarse a recibir la comunión, extensión de los brazos para la distancia de seguridad con el sacerdote, mamparas en los confesionarios (en los pocos que siguen funcionando), y sustitución del signo de la paz por una pequeña inclinación de cabeza, o un guiño a la señora de al lado.

En España fueron muy pocas las voces episcopales que se dieron entonces cuenta de lo que todo aquello significaba, del mensaje que se estaba dando a la feligresía con tanto anteponer la salud y tanta sumisión a los dictados del gobierno orweliano.

El primero, naturalmente, que la salud es lo primero, y ante ello, todo lo demás tiene que ceder, incluido el culto divino y los derechos de Dios. Un mensaje sin duda novedoso en la historia de la Iglesia, y que de haberse conocido antes hubiera ahorrado mucho mártir en el Coliseo y mucha madre Teresa atendiendo moribundos contagiosos.

El segundo, es que el gobierno tiene autoridad para abrir y cerrar iglesias y para disponer el orden interior en las mismas. Y si el gobierno puede decidir que no se pueden hacer procesiones el día del Corpus en el atrio de la iglesia, supongo que con más motivo se le está legitimando para que mañana disponga quitar el crucifijo de las escuelas o prohibir la celebración en las calles de la Semana Santa.

El tercero, es que, ante el bien superior de la salud, internet o la televisión suplen sin problema a la asistencia y participación directa en los sacramentos. Y, qué duda cabe, acaba hasta resultando más cómodo: elijo horario, oigo misa en un sofá, y hasta me paso de un canal a otra si el cura me aburre en la homilía. ¡No digamos ya la ventaja que tendría para las confesiones!

Conclusión: una parte de los católicos españoles que tenían el hábito de la asistencia dominical a misa, han perdido esa rutina durante los confinamientos, que están siendo suficientemente largos  y frecuentes como para hacernos cambiar de hábitos. Y una vez pasadas las restricciones, casi como que se han acostumbrado ya a que ir a misa pueda ser un poco como a la carta y un poco como cuando apetece.

A ello se suma el que, tantas medidas de seguridad, tanta distancia en los bancos y tanto gel hidroalcohólico en las iglesias hace que, ¿quién no?, todos pensemos que en las iglesias es uno de los sitios donde hay más riesgo. Total, que lo voy dejando, que por ahora no voy, que no quiere decir que haya dejado de ir a misa…

Así a lo tonto, y aun cuando este resultado estuviera lejos de lo que pretendían los obispos con sus recomendaciones, lo cierto es que hemos acortado algunos años en nuestro caminar hacia una iglesia vaciada. Lo que se nota también en la recaudación de los cepillos. La situación es preocupante.

Hace algunos meses escribí un artículo al que titulé “la profecía de Ratzinger”. Se trataba de la visión profética de un espíritu privilegiado, como el del papa emérito, sobre el futuro de la Iglesia en Europa. Algunos acogían ese panorama con alborozo -una iglesia minoritaria pero fervorosa-, y a otros se nos helaba la sangre: una Cristiandad en ruinas y un mundo mayoritariamente sin Dios.

La iglesia vaciada no es solo una tragedia para la Iglesia y para los creyentes. Es una tragedia, de incalculables consecuencias, para la humanidad, para las almas. Y será el fin de España como nación.

Cada uno haría bien en reflexionar sobre su papel y sus responsabilidades.

No hay motivos para el optimismo, y pocos para la esperanza humana. Pero si para avivar la esperanza virtud teologal. Dios ha vencido al mundo, y Él sabrá sacar bien del mal: omnia in bonum

 

11 comentarios en “La Iglesia vaciada”
    1. Para esto han sido elegidos desde los años setenta siempre los más negados y mediocres de cada promoción: para deshacer, desmoronar, desbaratar y desolar, que es lo único que sabe hacer eficazmente un mindundi con poder.

  1. Así es. Lo que ha hecho el Coronavirus es adelantar una situación ya existente en la Iglesia. Al que de alguna manera la Iglesia iba a llegar más tarde o temprano. Una Iglesia sin fieles compuesta por una mayoría de personas mayores, con una crisis tremenda de vocaciones al sacerdocio, la vida religiosa y al matrimonio.
    Dentro de 20 años hubiésemos estado mucho peor.

    No se si todavía es posible hacer algo para cambiar la situación. Supongo que sea difícil porque no sólo depende de la Iglesia, si no del rumbo de la sociedad etcétera.

    Pero al menos hay que intentar oponer resistencia.

  2. Era de esperar.
    Muchos años con misas hechas sin solemnidad y homilias huecas.
    Años de catequistas sin control (algunos no iban ni a misa dominical).
    Coqueteo con el mundo desde hace décadas.
    Y ahora se dan cuenta??
    Porque no llega dinero al cestillo?

  3. No conocéis a vuestro mayor enemigo, pensáis que es el papa francisco pero no lo es el verdadero enemigo es satanás, por eso hay que hacer una biblia mitad biblia de Jesús mitad biblia de satanás por que conociendo a satanás sabréis como actúa.

  4. Efecto Vaticano II, multiplicado por Bergoglio hasta el aburrimiento. Si todos nos salvamos y todas las religiones son voluntad de Dios, lo mejor que puede hacer la Iglesia Católica, en coherencia, es desaparecer. ¡Basta de cepillos, que es lo único que les preocupa a los que van de iglesia pobre para los pobres! ¡POBRE IGLESIA!

  5. No seremos dueños de nada, ni siquiera de nuestro cuerpo, basta con pensar en la sexualidad líquida. Sólo la élite será dueña de todo y comerá lo que quiera. Antes del año 2030, mientras ellos se atiborran de carne y pescado, el pueblo llano inventará suculentas recetas de insectos. Se adaptarán como lo hicieron con los confinamientos domiciliarios, las mascarillas risueñas adornadas con símbolos inverosímiles y con los saludos con el codo. Seremos irrelevantes, sin dignidad, sin Dios y, a los setenta años, sometidos a la eutanasia. A menos que los achaques lleguen antes.

    Este es el sueño de los señores de Davos, de la ONU, del FMI, de Bruselas, ayudados por la izquierda globalista y por no pocos derechistas. Algunos, como el que escribe, llevan años diciéndolo, pero fueron considerados conspiranoicos.

    1. Hoy, a pesar de que los molochs ecologistas se han quitado la careta, todavía tenemos que aguantar a intelectuales, incluso católicos, que hablan de derechas e izquierdas, y a un Bergoglio al que los ideólogos de la dictadura más inhumana de la historia mueven como a un muñeco. Mientras los personajes fieles al nuevo totalitarismo se infiltran en todos los gobiernos, la animalización del hombre se está difundiendo velozmente como una metástasis imparable. El Covid es una oportunidad única en la historia. El pueblo está demostrando que ante el miedo está dispuesto a arrastrarse y aguantar todos los abusos. Sin protestar. Por eso están acelerando la animalización.

    2. Los Jokers son poderosos y ricos, pero sólo son unos pocos cientos de locos. No es imposible hacerles entrar en razón. Los periodistas deben tener el valor del mencionado Rowan Dean. ¿Quizás ignoran de que comerán insectos y caminarán en cuatro patas? Ingenuos. Y el Papa con sus sacerdotes, ¿están realmente convencidos de que no tendrán que trabajar como esclavos y participar de las delicias culinarias de la plebe? ¿Han olvidado que sin el Dios cristiano el hombre se convierte en un lobo?

      Agostino Nobile, en Stilum Curiae de Marco Tosatti.

  6. Casi todo depende de casi nada. Falta encontrar el casi nada. Jean Guitton dijo que un “solo santo bastaría”. Yo diría quizás un solo libro, que a lo mejor ya se está escribiendo, también lo dijo Guitton cuando vino a Madrid año 1995. Quizás mandar recibir a Jesús en la boca y de rodillas… Qué más podría ser?

  7. Para imponer una dictadura, hace falta algún tipo de moralidad, aunque esa moralidad sea exageradamente forzada. Pero una dictadura a base de trans, gays, promiscuidad festejos sin freno. Se acaba como en Roma, al final no se puede controlar a la población que ha perdido la cabeza y la salud a base de trasnochar y de francachelas, porque cuando la moralidad se degrada tanto el individuo acaba perdiendo hasta la salud corporal.

     

     

    20/02/21 www.infovaticana.com