Lunes, 22 Febrero 2021 09:41

Las católicas feministas alemanas de ‘Maria 2.0’ clavan sus tesis en las puertas de las iglesias

Maria 2.0, un colectivo que agrupa a católicas feministas en Alemania, ha clavado en las puertas de numerosas ciudades germanas sus ‘siete tesis’, propuestas radicales a las que la Conferencia Episcopal Alemana ha respondido con su ‘comprensión’.

Sí, como Lutero, solo que no consta que Lutero lo hiciera jamás. Pero el simbolismo es poderoso: lo que están diciendo con un acto tan reconocible es que, o se atiende a sus demandas, o montan su propia iglesia. Dudamos que hoy tengan el mismo éxito que en la época del heresiarca alemán, cuando el cristianismo era la cosmovisión común de todo el pueblo.

Las líderes de Maria 2.0 aseguran que, leyenda o no, el acto inauguró en tiempos de Lutero “un gran movimiento”, y eso es lo que pretenden las mujeres del grupo. Que ese “gran movimiento” lo tienen a la mano en la propia Alemania, que se pueden pasar a él cuando quieran y que no se puede decir que esté viviendo hoy una edad de oro no se incluye en su manifiesto.

Vamos con las tesis. Dirigidas a “todas las personas de buena voluntad”, en ellas se demanda una iglesia con equidad de género en la que todas las personas tengan acceso a todos los cargos, así como responder a las causas de la violencia de género con educación, persecución y combate. También se exige la aceptación agradecida de la “sexualidad autodeterminada” y la abolición del celibato obligatorio. Todo terriblemente original. 

También cargan las tesis contra “la pompa, las transacciones financieras dudosas y el enriquecimiento personal de quienes toman las decisiones en la iglesia”. Hablar de ‘pompa’ en la iglesia moderna suena a sarcasmo, pero lo dejaremos pasar. La iglesia, dicen, debe administrar de manera responsable y sostenible los bienes que se le han confiado de acuerdo con los principios cristianos. Nada que objetar.

El liderazgo de la iglesia ha arruinado su credibilidad y por eso no consigue “hacer oír su voz de manera convincente y trabajar por un mundo justo en el espíritu del Evangelio”. La iglesia sigue siendo relevante para las personas, la sociedad y el medio ambiente: “Nuestro mandato es el mensaje de Jesucristo. Actuamos sobre él y afrontamos el discurso social”.

Naturalmente, no ha habido hereje en la historia que no haya alegado que lo suyo es “el mensaje de Jesucristo”. Pero hay una diferencia de peso entre la acción de Lutero y la de estas mujeres: el heresiarca alemán se oponía a la doctrina que era el pensamiento común en su época, y contaba con la cerrada oposición de obispos y prelados.

Maria 2.0, en cambio, no hace más que repetir como loros amaestrados las consignas con que nos bombardea el mundo cada día desde todos los ángulos, aplicadas a la Iglesia. Es más una sumisión que una rebelión.

Por otra parte, los obispos alemanes no están por la labor de oponerse a estas mujeres. El portavoz de la Conferencia Episcopal, Matthias Kopp, expresó su comprensión por el malestar que sienten muchos católicos. “Sabemos que se requieren cambios. Por eso la Conferencia Episcopal Alemana lanzó la Vía sinodal para abordar estas cuestiones”, dijo Kopp, según informa Katholisch.de. No dice si acompañó la declaración de un guiño y un codazo.
 
6 comentarios en “Las católicas feministas alemanas de ‘Maria 2.0’ clavan sus tesis en las puertas de las iglesias”
  1. Serán feministas, serán alemanas, pero de católicas rien de rien; son esencialmenta anti católicas, como el pensamiento único y el episcopado que les da cuerda en su gran mayoría, pero, como dice Specola, el cabreo de los católicos, que se han encontrado en sus iglesias las tesis de las marías, es indescriptible, se sienten como si alguien de su propia casa los traicionara y los quisiera echar de sus iglesias. Estamos ante un cisma inducido en el que se pretende convertir a los fieles en cismáticos y los cismáticos quedarse con el santo y la limosna, sobre todo con la limosna que el Alemania no es un tema menor.

  2. El espíritu del Evangelio del que hablan estas se parece al espíritu del “concilio” del que hablan los que están demoliendo la Iglesia, el cual, a su vez, tanto se parece al espíritu del mundo que se revela contra Dios. Aunque mucha culpa de que pase esto la tiene quien andó entronizando a Lutero en el Vaticano, y llegando a visitar a una “obispa” amancebada con una “sacerdotisa”. “Antes de la catástrofe está el orgullo, y antes de la caída, el espíritu altanero” (Prov 16, 18).

  3. – Hoy, Internet pone un enorme volumen de pornografía a la distancia de un clic. Como alguien que estuvo en ese mundo, ¿qué les dirías a los chicos, a los adolescentes y a sus padres sobre este tema?

    – Que el cerebro es una cosa muy, muy difícil de “recablear”. Lleva mucho trabajo serio sacar las imágenes de tu mente y de tus sueños una vez que decides apartarte de lo que miras. Lo mejor que podemos hacer para protegernos es tener cuidado con qué imágenes ponemos en nuestra mente. Y si ya las hemos puesto, buscar ayuda.

    Yo tuve que dejar de ver la tele y escuchar la radio para lograr que mi cerebro dejara de traer cosas viejas. Lo hice, y seguí yendo a por ayuda especializada. Una de las cosas que he aprendido es que no basta con abstenerse: hay que llenar ese tiempo, ese vacío. La persona debe encontrar algo productivo y significativo, que la ayude a convertirse en quien quiere ser.

    1. Tenemos que ser proactivos con nuestros pensamientos, que necesitan ser dirigidos hacia algo, pues si tratamos de no pensar en alguna cosa, ¡ya lo estamos haciendo!

      Hay que buscar cosas buenas y dar el paso, de modo que uno pueda estar orgulloso de sus pensamientos y de las acciones resultantes.

      Diez años en el porno: “Me decían que nunca lo dejaría”

      LUIS LUQUE. Aceprensa

      Deanna Lynn Spangler es una joven de fe y tiene una sonrisa radiante. Vive en Wilmore, Kentucky, donde está casada y es madre de dos preciosas bebés. Me cuenta que adora su trabajo y que ha escrito dos libros…

  4. Terribles los clavos.
    Y en Cuaresma.
    ¿Serán 3 los clavos que usan? Sería lo apropiado.

    Y con los modos de Lutero, en Wittenberg. Se ve el demonio que las inspira.

     

     

    22/02/21 www.infovaticana.com