Miércoles, 24 Febrero 2021 10:05

El Papa Francisco reza por el embajador asesinado en el Congo

Desde su retiro en el Vaticano por el Covid, el Papa envío un telegrama de pésame luego de la noticia que ha conmocionado Italia.

El papa Francisco se encuentra esta semana realizando sus ejercicios espirituales de Cuaresma en el Vaticano, y no en Ariccia, a las afueras de Roma, como acostumbra.

En su retiro, ha recibido la noticia de la muerte del embajador italiano en la República del Congo, Luca Attanasio, 43 años, asesinado por hombres armados junto a su escolta; el carabinero italiano, Vittorio Iacovacci, de 30 años, y del conductor congoleño, Mustapha Milambo.

El “joven embajador” – como lo llama adolorado el Papa – encontró la muerte mientras realizaba una misión con el programa de alimentos de la ONU cuando viajaba en un vehículo que transportaba ayuda humanitaria.

Francisco ofreció su “oración” por el alma del diplomático, y su “más sentido pésame” dirigido a las familias de las personas que perecieron en el atentado.

Lo hizo saber a través de un telegrama enviado al Presidente de la República italiana, Sergio Mattarella, el mismo día en que se conoció de la tragedia, el martes 23 de febrero en la noche.

Testimonio ejemplar del embajador

El Papa muestra su tristeza por la “pérdida de estos servidores de la paz y la ley”. Así, se lee en el comunicado difundido por la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

“Recogemos el testimonio ejemplar del embajador, persona de destacadas cualidades humanas y cristianas, siempre generoso en forjar relaciones fraternales y cordiales, para el restablecimiento de unas relaciones serena y cordiales dentro de ese país africano”.

ARMA DEI CARABINIERI

Francisco también lamentó la muerte del carabiniero fallecido, originario de la provincia italiana de Latina, que estaba “próximo a formar una nueva familia”.  En junio organizaba su matrimonio. Francisco elevó sus “oraciones de sufragio por el eterno descanso de estos nobles hijos” de la nación italiana.

La oración del Papa por el Congo

Además, exhortó a confiar en la providencia de Dios, en cuyas manos – dijo – “no se pierde nada del bien realizado, tanto más cuando se confirma mediante el sufrimiento y el sacrificio”.

Una oración, por parte del Pontífice, también por el país africano, escenario, en la región noreste, de masacres y asaltos por parte de milicianos.

Francisco ha dedicado varias veces (en los Ángelus, saludos de fin de año) plegarias por los dramas que aquejan a la República Democrática del Congo.

En noviembre de 2017, organizó una gran vigilia de oración en San Pedro para invocar la paz del país africano y en Sudán del Sur. Entretanto, la diplomacia de la Santa Sede ha seguido sus esfuerzos de presencia pacificadora y, el 17 de enero, confirmó el Acuerdo-Marco entre esta institución y la República Democrática del Congo, firmado el 20 de mayo de 2016.

Ejercicios espirituales

Por otro lado, el Obispo de Roma continúa  sus ejercicios espirituales de cuaresma, siguiendo una práctica concebida para la Curia Romana por Pío XI, quien la instituyó en 1929.

Este año, como ya mencionado, las restricciones por la pandemia y el riesgo de contagio obligaron la suspensión del acostumbrado retiro en Ariccia en la Casa del Divino Maestro; una tradición inaugurada por el papa Francisco en 2014, un año después de su elección. Las fotos del Papa con los curiales subidos en el bus que los llevaba al retiro ocuparon la atención de los medios.

El 21 de febrero de 2021, ya no hubo esa foto de grupo de viaje en bus, la Curia Romana, entre obispos, cardenales y sacerdotes fue invitada este año a celebrar sus retiros espirituales de manera individual para evitar contagios y malos ejemplo de aglomeraciones.

Cabe recordar que en la Ciudad del Vaticano se realizó una campaña de vacunación contra la Covid 19 que terminará en los próximos días, hasta llegar a inocular a los alrededor de 5.000 empleados vaticanos y sus familias.

Libro regalado por el Papa a la Curia Romana

Desde el pasado domingo por la noche, el Papa se ha retirado en solitario en la Domus Santa Marta, la residencia donde vive desde hace ocho años. Allí en la pequeña capilla realiza de esa residencia realiza sus meditaciones y oraciones y permanecerá allí hasta el viernes 26 de febrero.

Mientras tanto, las audiencias y actividades del Papa están suspendidas. Francisco en este retiro está acompañado por pocos colaboradores, incluidos sus dos secretarios privados.

Por su parte, el Papa ha enviado a cada prelado de la Curia Romana, retirado individualmente en oración, un libro de oración titulado: «Tened al Señor en el corazón”. Esto con el espíritu de un retiro vivido en comunidad a distancia, como las cartas de San Pablo lo fueron para las comunidades separadas físicamente.

Se trata de un libro cuyo autor es un monje cisterciense, conocido como el «Maestro de San Bartolo».

Un manuscrito muy antiguo, casi una colección de notas en hojas manuscritas en un latín eclesiástico que data probablemente del siglo XVII y relanzado por Edizioni San Paolo, que realizó un elegante ejemplar de más de 300 páginas, editado por el jesuita Daniele Libanori, obispo auxiliar de Roma.

El Papa envío su obsequio acompañado con una carta dirigida a monseñor Edgar Peña Parra, sustituto de Asuntos Generales de la Secretaría de Estado, quien se encargó de la distribución.

Francisco escribió: «Cada uno se tomará esos días para hacer los Ejercicios Espirituales donde más le convenga. Yo también me uniré a todos haciendo los Ejercicios aquí. Para expresar esta unión he pensado en enviar a cada uno este libro: «Tened al Señor en el corazón». Estoy seguro de que nos ayudará a todos en nuestra vida espiritual”.

 

 

24/02/21 es.aleteia.org