Viernes, 26 Febrero 2021 09:04

¿Cuáles son las prácticas de penitencia que indica el derecho canónico?

Desde tiempo inmemorial es práctica en la Iglesia observar unos días de penitencia. Y esto porque la Iglesia quiere ser fiel al mandato del Señor, que indicó que “vendrán días en que les será arrebatado el esposo y entonces ayunarán” (Mt, 9, 15).

Especialmente la Cuaresma, es un tiempo en que los católicos debemos hacer algún tipo de penitencia y, la Santa Madre Iglesia, nos manda la del ayuno y la abstinencia de carne, especialmente los viernes.

En este sentido el Código de Derecho Canónico nos dice: 

      “todos los fieles, cada uno a su modo, están obligados por ley divina a hacer penitencia; sin embargo, para que todos se unan en alguna práctica común de penitencia, se han fijado unos días penitenciales, en los que se dediquen los fieles de manera especial a la oración, realicen obras de piedad y de caridad y se nieguen a sí mismos, cumpliendo con mayor fidelidad sus propias obligaciones y, sobre todo, observando el ayuno y la abstinencia, a tenor de los cánones que siguen” (c. 1249).

La Iglesia establece unos tiempos de penitencia que incluyen el ayuno y la abstinencia. Pero se debe tener en cuenta que los fieles están obligados cada uno “a su modo”: las prácticas que se establecen no dispensan de la obligación moral de hacer penitencia, la cual es personal, y no se debería limitar a las pocas prácticas comunes a todos los católicos.

ENLACE AL VIDEO: https://www.youtube.com/watch?v=I0qBKHQK0gU&feature=emb_logo 

Los días propiamente de ayuno y abstinencia son: miércoles de ceniza y viernes santo, sin embargo, el resto de los viernes del año también son días penitenciales, más aún los viernes de Cuaresma.

¿Y por qué el viernes? Por ser el día en que el Señor entregó su espíritu.

¿Y por qué la carne? En respeto de la carne del Salvador y por ser de los alimentos más apetecidos y más comunes.

¿Cuáles son las prácticas de penitencia que indica el derecho canónico? El canon 1251 señala que “todos los viernes, a no ser que coincidan con una solemnidad, debe guardarse la abstinencia de carne, o de otro alimento que haya determinado la Conferencia Episcopal; ayuno y abstinencia se guardarán el miércoles de Ceniza y el Viernes Santo” y el c. 1252 nos dice que “la ley de la abstinencia obliga a los que han cumplido catorce años; la del ayuno, a todos los mayores de edad (18 años), hasta que hayan cumplido 59 años. Cuiden sin embargo los pastores de almas y los padres de que también se formen en un auténtico espíritu de penitencia quienes, por no haber alcanzado la edad, no están obligados al ayuno o a la abstinencia”. 

No hay obligación de guardar abstinencia los días que coinciden con solemnidad (ej, si en Cuaresma el 19 de marzo, San José o el 25 de Marzo, la Anunciación del Señor caen en viernes).

En algunos casos, la Conferencia Episcopal de cada país, podrá suplir esa penitencia por otra (c. 1253); es el caso de Argentina, por ejemplo, donde se nos dice por una legislación de 1986 que “a tenor del canon 1253, se retiene la práctica penitencial tradicional de los viernes del año (fuera de los viernes de Cuaresma) consistente en la abstinencia de carnes; pero puede ser sustituida, según libre voluntad de los fieles por cualquiera de las siguientes prácticas: abstinencia de bebidas alcohólicas, o una obra de piedad, o una obra de misericordia”.

Con respecto a las obras de piedad que reemplazan la abstinencia, podrían ser, por ejemplo, el Vía crucis, el rezo del Rosario, la adoración al Santísimo Sacramento.

Pues nada. Una ayuda memoria nomás para,

Que no te la cuenten… 

P. Javier Olivera Ravasi, SE

 

6 comentarios en “¿Cuáles son las prácticas de penitencia que indica el derecho canónico?”
  1. El Padre Javier Olivera inició compartiendo algunos aspectos sobre su infancia, entre ellos, compartió que proviene de una familia católica, y que “de los 4 hermanos varones, él era al que más le costaba desde la adolescencia predicar la fe”.

    Posteriormente comentó cómo fue su llamado para ser sacerdote para siempre, luego del discernimiento que hizo dado que se encontraba estudiando Leyes y en unas vacaciones, durante un viaje al norte de la Argentina, se puso de novio con la hermana de un gran amigo: “casi mi misma edad y estudiante de Derecho, congeniamos rápidamente. Nuestros gustos y quehaceres eran similares: a ambos nos encantaba la lectura, el arte y la música; hasta pudimos, con un grupo de amigos, hacer algunos viajes por Europa que despertaron nuestro interés por la Iglesia y su historia”.

    1. Continuó explicando que el tiempo fue afianzando ese noviazgo que iba creciendo día tras día hasta que, luego de tres años, se comprometieron en una Misa privada: “Estábamos en eso cuando una tarde su hermano nos dio una gran noticia: “me voy al seminario” , nos dijo”.

      “Fue una gran alegría y para despedir a mi amigo y hermano de la que era mi novia, ambos decidimos llevarlo al seminario. De retorno a Buenos Aires, salió el tema de la vida religiosa y la posibilidad de que Dios llamase a alguno de nosotros”.

      “Fueron dos años más de hermoso noviazgo, pero a la vez de una larga despedida, sin embargo, Dios había custodiado dos vocaciones por medio del noviazgo”, añadió Olivera.

  2. La gran mayoría de los Católico desconoce o la propia iglesia no lo aclara el hecho que la abstinencia de comer carne es todos los viernes del año. Tengo entendido que después del Vaticano II, Pablo VI dio una “dispensa” a EEUU, en el sentido que luego de una petición de los obispos de ese país para que los fieles pudieran comer carne los viernes, el Papa les concedió dicha dispensa, siempre y cuando hicieran una obra de piedad a cambio. Como ha ocurrido con la comunión en la mano y otros abusos mas, la “dispensa” se ha vuelto la norma de manera abusiva.

  3. Teniendo en cuenta que antes del 2030 nadie va a poder comer carne nunca más, ningún día, creo que se debería anular esta regla y se nos debe permitir comer carne siempre que queramos antes de que se mos prohiba definitivamente.

  4. Todos los viernes del año son penitenciales, pero no obligatorios, como el ayuno pueden dejar de hacerlo las personas mayores, la Iglesia no los obliga.

    Además, no es necesario dejar de comer carne, es necesario que haya una actividad que nos produzca un esfuerzo, el dejar de hacerla.

     

     

    26/02/21 www.infovaticana.com