Miércoles, 03 Marzo 2021 08:57

La archidiócesis de Nueva Orleans pide a los católicos que eviten la vacuna de Johnson & Johnson

La archidiócesis de Nueva Orleans ha pedido a sus fieles no utilizar la vacuna contra el COVID-19 fabricada por Johnson & Johnson al haberse desarrollado a partir de células madre obtenidas de abortos.

La vacuna de Johnson & Johnson es la tercera autorizada en Estados Unidos, tras las producidas por las farmacéuticas Moderna y Pfizer.

A continuación reproducimos la declaración de la Archidiócesis de Nueva Orleans al respecto:

Declaración sobre la vacuna contra la COVID-19 de Janssen/Johnson & Johnson

“Se ha discutido mucho últimamente sobre la disponibilidad de las vacunas COVID-19 como medio para controlar la pandemia. Entre los católicos, en particular, ha habido mucha discusión y debate sobre cuestiones morales y éticas en torno al desarrollo de las vacunas por lo que respecta a su uso de líneas celulares moralmente comprometedoras creadas a partir de dos abortos que se produjeron uno en la década de 1970 y otro en la de 1980.

La Archidiócesis de Nueva Orleans, a la luz de las orientaciones del Vaticano, de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos y del Centro Nacional Católico de Bioética, afirma que, aunque en algunas pruebas de laboratorio se utilizaron líneas celulares derivadas de abortos, las dos vacunas actualmente disponibles de Pfizer y Moderna no se basan en líneas celulares procedentes de abortos en su proceso de fabricación y, por lo tanto, pueden ser moralmente aceptables para los católicos, ya que la conexión con el aborto es extremadamente remota.

Aplicando el mismo criterio, la archidiócesis debe advertir a los católicos de que la última vacuna de Janssen/Johnson & Johnson es moralmente comprometedora, ya que utiliza líneas celulares derivadas de abortos tanto en el desarrollo y producción de la vacuna como en las pruebas.

Mantenemos que la decisión de recibir la vacuna COVID-19 sigue siendo una decisión de conciencia individual en consulta con el propio médico. También mantenemos que la posición de la Iglesia no disminuye en modo alguno la responsabilidad de quienes decidieron utilizar líneas celulares procedentes de abortos para fabricar vacunas. En este sentido, aconsejamos que si la vacuna de Moderna o de Pfizer está disponible, los católicos deberían optar por recibir cualquiera de esas vacunas en lugar de recibir la nueva vacuna de Johnson & Johnson debido a su amplio uso de líneas celulares derivadas de abortos.”

 

11 comentarios en “La archidiócesis de Nueva Orleans pide a los católicos que eviten la vacuna de Johnson & Johnson”
  1. Donde pongan las de Moderna y Pfizer, fabricadas por filántropos, humanistas y personas de bien no se puede comparar, eso es cierto. Los fieles estarán a salvo, hasta en su conciencia, utilizando las de estos señores tan buenos.

  2. No les creo nada si utilizaron células madres de fetos abortados para producir la vacuna no van a buscar las células madres de dos fetos del año 1970 y 1980 eso es ilógico debido a que los países productores de las vacunas están a favor del aborto ¿por qué motivo utilizarían esas células madres y no las de otros fetos abortados más recientemente? No les creo nada, no tiene lógica lo que dicen.

    1. Sabes que para obtener células madres no es necesario recurrir al aborto? Sabes que el cordón umbilical y la placenta tienen bastantes células madre?

  3. En esta pandemia ya hemos visto demasiadas irregularidades y manipulaciones. Antes de que me la pongan, si me la acabo poniendo, quiero saber como han sido hechas, por métodos éticos o no, si de verdad protegen y que efectos secundarios tienen. Todavía hay muchas preguntas sin respuestas y no se trata de ir a ponérsela como un borrego al matadero.

    Nos tuvieron bajo arresto domiciliario. Dijeron que la mascarilla en realidad no era importante porque apenas protegía. Ahora en USA parece que quieren imponer la doble mascarilla. Alguien nos tiene que explicar muy bien las cosas porque ya basta de obedecer a ciegas para que luego te acaben estafando.

    1. Sr. Manuel, discrepo totalmente con usted pues no creo que nos estén estafando. La humanidad se alegraría y gozaría de ser conciente de que el problema resulta ser una estafa; que les aproveche!, diríamos con alivio. La verdad es que el proyecto es una realidad criminal por los agentes del mal para eliminar, esclavizar, destruir por completo al hombre. La vacunación, de momento es el principal ariete hoy dia, por otro lado, la eliminación de todo lo que dignifique al ser humano es ya un hecho, la instalación de la barbarie parece imparable y se da el drama de que las personas estamos indefensas, nadie y menos aquellos a quienes se supone les correspondería hacerlo, alertan, informan, denuncian, ni muestran el mínimo celo. A toda esta miseria hay que añadir la colaboración y cobardía que estamos presenciando. Dios nos ampare y así será. Gracias a Dios.

  4. Hasta ahora, a pesar de la manipulación informativa, todas las “vacunas” del covid se fabricaron y probaron con fetos procedentes de abortos. Los proveedores y los procedimientos son similares en el mundillo farmacéutico. Y que no nos vendan mercancía averiada.

    Y de paso recordar que una vacuna lleva años de pruebas y controles antes de salir al mercado. Dejarse pinchar con cualquier cosa es peligroso. Alguna vez hay que decir basta.

  5. Todas estas terapias transgénicas (mal llamadas “vacunas”) están en etapa experimental y por ende nadie sabe las consecuencias a mediano y largo plazo en los cuerpos, y las mentes, de quienes aceptan inyectarse eso.

  6. Que Dios les perdone por fomentar la confusión… estos son fariseos como aquellos de los que advertía el Evangelio de ayer… nada nuevo bajo el sol. Por suerte la mayoría de los católicos vivimos en el siglo XXI, empezando por el Santo Padre Francisco, a quien Dios le de mucha vida y santa paciencia para no dejarse vencer por los eternos agoreros de catastrofes.

     

     

    02/03/21 www.infovaticana.com