Viernes, 05 Marzo 2021 09:21

Más de 2 millones de dólares para el sucesor de McCarrick, cardenal Wuerl

La Archidiócesis de Washington, encabezada por el cardenal Wilton Gregory, ha destinado más de dos millones de dólares a las “actividades pastorales” del jubilado cardenal Donald Wuerl, protegido y sucesor de Theodore MacCarrick al frente de la sede capitalina, informa The Pillar.

Según los registros de la archidiócesis se asignaron 2.012.639 dólares a las “actividades pastorales del Arzobispo Emérito” en el pasado año fuscal, un 35% más que la dedicada a este fondo el año anterior, de 1.488.059.

Las cuentas auditadas especifican que el dinero procede de “activos netos sin restricciones de donantes”, lo que significa que los fondos no estaban en principio destinados específicamente para que los empleara Wuerl, sino que la archidiócesis podía destinarlos al fin que prefiriera.

Es curiosa esta extraordinaria, llamémosla así, ‘subida de sueldo’ del emérito cuando los fondos destinados a fines de caridad cayeron en una proporción similar, un 30%, de 658.136 a 401.136 dólares, y también se redujo lo rerservado a la formación del clero, de 1.102.500 a 1.000.481 en 2020.

Preguntada por The Pillar sobre esta curiosa subida, que contrasta con las recientes recomendaciones sobre el particular de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos y con el descenso de otras partidas, la archidiócesis no ha dado aún respuesta alguna.

 

12 comentarios en “Más de 2 millones de dólares para el sucesor de McCarrick, cardenal Wuerl”
  1. ¿No tendrá el Vaticano una parte de ese dinero? Nunca habrá una crisis financiera en el Vaticano. Siempre se puede esperar a Soros, Gates, China, Rockfeller, Rothischild y otros amigos del Papa. No lo defraudaron.

    1. Su comentario es especulativo, y está formulado a base de conjeturas. Hacer afirmaciones es fácil, lo dificil es sostenerlas con la evidencia y contrastarlas con la realidad. Saludos.

      1. La evidencia es la existencia probada de la avaricia, la soberbia y la envidia. Las fotos y las visitas, no todas he chas publicas que trascendieron. Parafraseando, billetera mata virtud.

      2. Pues mira Guzmán, yo hace tiempo que pienso lo mismo, la iglesia es una máquina de dinero, siempre ha habido políticos que les ha interesado esta empresa. Hoy en día, esos personajes turbios están interesadísimos en que Francisco esté en el papado, y que su sucesor siga su estela, que sea ecologista, y que siga todas sus consignas, mientras esto ocurra, el dinero a la iglesia no le va a faltar.

  2. No entiendo que cuando nadie ha metido el dedo en el ojo a la Iglesia por algo, pueda ser este digital el primero en servir la carnaza, y más con especulaciones

  3. Precisamente hoy es un día para abrir el digital con la noticia de la visita del Papa (no “Beegoglio”) a Irak, como titular de cabecera, que bastante lo van a ocultar otros medios

  4. LOS HOMBRES DE MCCARRICK GUÍAN LA IGLESIA

    Marco Tosatti
    Queridos amigos y enemigos de Stilum Curiae, hemos recibido este testimonio de parte de quien fue un joven sacerdote en pleno florecimiento de la época de McCarrick. No creo que haya necesidad de algún comentario. Buena lectura.

    Este comentario fue escrito en respuesta al artículo The McCarrick Report and the need for new protocols, de Richard Fitzgibbons, M.D., en el sitio web Catholic World Report.

    Gracias, Dr. Fitzgibbons, por haber compartido la verdad con nosotros, lo que los obispos nunca hacen.

    Fui seminarista en la costa este de los Estados Unidos, desde 1993 a 1999, la edad de oro de McCarrick en Newark. Todos asistimos a la Misa que celebró Juan Pablo II bajo una lluvia torrencial en el Estadio Meadowlands el 5 de octubre de 1995: fue el momento de triunfo de McCarrick.

  5. Yo tenía 21 años y era el blanco perfecto para el “reclutamiento” por parte de mis superiores. El mensaje a los jóvenes de mi generación era: “¡Esta es una gran institución para ustedes, a la que pueden entregar sus vidas! ¡Tengan confianza en nosotros y estén tan cerca de Dios como nosotros!”. En realidad, éramos manipulados por hombres que no se preocupaban por nosotros. No podemos decir con certeza hasta qué punto Juan Pablo II fue manipulado por McCarrick, pero los obispos que gobernaban y siguen gobernando hoy en día el sistema estadounidene -los hombres de McCarrick, McCarrick´s men- simplemente no se preocuparon por nosotros.

    ¿Es de extrañar que muchos de nosotros hayamos caído como sacerdotes en un comportamiento incoherente y pecaminoso (comportamiento que dañó a muchas personas, para vergüenza nuestra) y que luego fuéramos abandonados por los hombres que nunca se preocuparon en primer lugar por ellos?

  6. La única razón por la que McCarrick fue “descubierto” es que surgió una denuncia por un delito que involucraba a un menor. Lo que emerge claramente de las docenas de hechos contenidos en el Informe McCarrick que se acaba de publicar es que el comportamiento homosexual y una cultura homosexual entre hombres adultos -seminaristas, sacerdotes, obispos y cardenales- se dan por descontado, se aceptan y se considera normal.

    El Informe rechaza inexorablemente la versión según la cual se trataría “sólo de unos pocos sacerdotes descarriados”. Yo también pensé lo mismo durante años, defendiendo la institución a la que serví lealmente, pero era una ilusión piadosa: la red homosexual es el modelo predominante. Es lo que se supone por defecto. Seminaristas y sacerdotes son el vivero de los hombres de McCarrick que todavía gobiernan la institución.

    1. El mal está oculto todavía a los ojos de la mayoría de los creyentes, porque los hombres de McCarrick suponen -correctamente – que los creyentes no quieren enfrentar la gravedad de la situación. Déjenme decir que es mucho, mucho peor también respecto a lo que algunos creen que saben.

      Una última pregunta importante. Todos sabemos que Bergoglio es uno de los hombres de McCarrick. Por eso, cada vez que vamos a Misa y el sacerdote dice “En unión con Francisco, nuestro Papa”, es como si dijera: “En unión con los hombres de McCarrick”. Hasta que los buenos católicos y los buenos sacerdotes no tengan el coraje de confrontar a nuestros obispos acerca de por qué nuestra Iglesia sigue siendo dirigida todavía por hombres de McCarrick que no se preocupan por nosotros, la Iglesia Católica seguirá siendo una secta de mentiras, o sea, sin exageración, una organización criminal.

      Peter Mitchell

       

       

      04/03/21 www.infovaticana.com