Jueves, 18 Marzo 2021 10:33

En Canadá aprueban un proyecto de ley que permite a los médicos matar a canadienses con enfermedades mentales

 

 AVANZA LA MUERTE EN CANADÁ

El proyecto busca expandir la eutanasia de varias maneras, una de las cuales fue eliminando el requisito de que la «muerte natural de una persona sea razonablemente previsible».

 

El gobierno canadiense envió anoche un fuerte mensaje a las personas que luchan contra una enfermedad mental con respecto a lo que piensa sobre su valor general y valía cuando votó para aprobar un proyecto de ley que permite que esas personas elijan legalmente el suicidio por inyección letal como solución final a sus problemas.

El proyecto de ley C-7 fue aprobado en la Cámara de los Comunes por una votación de 180 - 149 a lo largo de las líneas del partido, con la mayoría de los parlamentarios liberales y del bloque quebequense apoyándolo mientras que los conservadores, el NDP y dos de los tres parlamentarios verdes se opusieron.

El proyecto de ley se elaboró ​​en respuesta a un fallo de la Corte Superior de Quebec de 2019 que anuló como restricciones inconstitucionales en la ley federal que limitaba el suicidio asistido por un médico, o lo que se llama Asistencia Médica al Morir (MAID), a aquellos cuya muerte natural era «razonablemente previsible». Se estima que 20.000 canadienses han optado por hacerse matar desde que el suicidio asistido se legalizó por primera vez en 2016.

El proyecto de ley C-7 busca expandir la eutanasia de varias maneras, una de las cuales fue eliminando el requisito de que la «muerte natural de una persona sea razonablemente previsible», abriendo así la puerta para permitir que las personas que no tienen una enfermedad terminal elijan morir por suicidio asistido. Las enmiendas al proyecto de ley que fueron aprobadas por el Senado el mes pasado permitieron el suicidio asistido por un médico para las personas con enfermedades mentales junto con «directivas anticipadas» para que las personas fueran asesinadas por medio de MAID en caso de que se volvieran incompetentes en el futuro, como en el caso de alguien con demencia severa.

El gobierno aceptó el mes pasado la enmienda del Senado de permitir el suicidio asistido para personas con enfermedades mentales, pero agregó que, si el proyecto de ley se convierte en ley, habrá un período de espera de dos años antes de permitir que esa práctica entre en vigencia. Rechazó la enmienda de las «directivas anticipadas» del Senado.

El proyecto de ley revisado ahora regresará una vez más al Senado, donde será aceptado o se le harán más enmiendas.

El diputado conservador de Alberta, Garnett Genuis, dijo que estaba decepcionado de que el proyecto de ley se aprobara anoche.

«Me decepcionó ver que el 43º Parlamento respaldaba el suicidio facilitado médicamente para quienes enfrentan desafíos de salud mental», escribió en Twitter esta mañana.

«Pero ahora tenemos una ventana de 2 años para arreglar esto antes de que esa parte entre en vigencia. Luchemos para que el 44º Parlamento esté preparado para derogar», añadió.

La diputada conservadora de Saskatchewan, Cathay Wagantall, escribió en Twitter que «el 11 de marzo de 2021 será recordado como el día que el gobierno canadiense eligió para decirles a los canadienses con discapacidades, enfermedades mentales, los marginados y los vulnerables que no son necesarios, no valorados y no es digno de cuidado».

Wagantall dijo a la Cámara de los Comunes ayer antes de la votación que «abrir la puerta a la enfermedad mental como una razón independiente para solicitar la muerte asistida es una revelación aterradora de la falta de compasión y cuidado por quienes más lo necesitan y lo merecen».

«Una cultura de prevención del suicidio es lo que todos debemos luchar en este lugar como cuidadores de los negocios de la gente», dijo.

Garifalia Milousis (Lia Mills), de veinticinco años, dijo que si MAiD hubiera estado disponible para ella cuando estaba pasando por una enfermedad mental, probablemente lo hubiera optado como una solución a sus problemas. Ella relató cómo cuando era adolescente se autolesionó y trató de suicidarse siete veces.

«Tengo miedo de que los médicos pronto puedan acabar con la vida de las personas que padecen enfermedades mentales, personas como yo», dijo en un video sobre su experiencia. «Para ser honesto, si el suicidio médicamente asistido hubiera estado disponible cuando estaba en la universidad, podría haberlo usado para terminar con mi sufrimiento tan pronto como pude».

El testimonio en video de Milousis se presentó esta semana en la campaña Tell Me to Stay de MP Genuis, que destaca cómo los esfuerzos de prevención del suicidio de Canadá se verían socavados al permitir que los canadienses que sufren de depresión y otras enfermedades mentales accedan al suicidio asistido. La joven criticó en su testimonio las salvaguardias destinadas a proteger a las personas vulnerables del acceso a la muerte asistida médicamente, afirmando que tales salvaguardias no la habrían protegido.

«Si se aprueba esta legislación, mi enfermedad mental me calificaría para muerte asistida médicamente y me pondría en riesgo. Y cuando estoy en un espacio mental como ese, ya estoy luchando internamente. No puedo luchar para mantenerme a salvo en todos los frentes. Necesito que alguien sea mi defensor en esos tiempos. Para eso es la prevención del suicidio. La muerte habría sido una salida, pero con las intervenciones y relaciones adecuadas, pude encontrar un camino a seguir», dijo Milousis.

        «Por eso quiero decir ahora mismo, a quien necesite escuchar esto: la muerte no tiene que ser la respuesta», agregó.

        Milousis dijo que, como alguien que lucha con una enfermedad mental, no necesita que el gobierno le diga «cómo morir, necesito que alguien me diga que me quede», dijo.

 

 

Infocatolica.com