Imprimir esta página
Lunes, 22 Marzo 2021 09:59

Isabel Celaá pretende que los padres no pueden oponerse a la educación sexual impuesta por socialistas y comunistas

La Ministra de Educación ha dado un ejemplo más del totalitarismo estatalista del actual gobierno social-comunista, al negar de facto a los padres el derecho a escoger el tipo de educación sexual para sus hijos, asegurando que no pueden vetar el modelo educativo impuesto precisamente por el gobierno central y los autonómicos.

Isabel Celaá, ministra que da nombre a la nueva ley de educación en España, arremetió desde su cuenta de Twitter contra el pin parental, instrumento de los padres para impedir que sea el Estado, y no ellos, quien decida qué tipo de educación sexual deben tener sus hijjos.

 

 

Celaá pretende, por tanto, que es el Estado, ahora en manos del gobierno social-comunista, y no los padres, quien vela mejor por el interés superior de los niños. Pretende que sea el estado, y no los padres, quien decida qué tipo de educación afectivo sexual deben tener los niños. Y pretende que ya no tiene vigencia el artículo 27.3 de la Constitución española, que reza así:

Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

El asalto de los socialistas al derecho de los padres no es nuevo. Tuvo su primer capítulo durante el gobierno de Rodríguez Zapatero con la asignatura «Educación para la ciudadanía», cuyo contenido ya tenía derivadas morales incompatibles con la fe católica.

El pin parental, impulsado por Vox en diversas comunidades autónomas, busca evitar que unos padres cristianos -o de otras religiones- vean cómo la educación sexual que ellos quieren dar a sus hijos es combatida por un modelo educativo que sexualiza a los niños desde la infancia, que propone la perversa ideología de género y que presenta como positivas tanto la inmoralidad sexual (masturbación, relaciones sexuales fuera del matrimonio, etc) y las prácticas homosexuales.

Se da también la circunstancia de que buena parte de ese modelo educativo en material afectivo sexual es asumido por el Partido Popular allá donde gobierna

La Ministra Celaá,de quien se dice que es católica, ya mostro su ideología totalitaria al asegurar que «no podemos pensar de ninguna de las maneras que los hijos pertenecen a los padres».

 

 

Infocatolica.com