Martes, 23 Marzo 2021 08:47

¿Qué información religiosa leen los católicos? La paradoja modernista

El blog «Mi querida España» (MQE) ha publicado, por tercer año consecutivo, el análisis de las audiencias de los medios más leídos de tema religioso en España según los datos que ofrece la plataforma Similar Web. Pero como Juanjo Romero ha hecho en su blog de Infocatólica un magnífico análisis de las cifras me siento eximido de la necesidad de repetirlas (léanlo, aunque sean competencia).

 

Empezaré por el ‘spoiler’: somos terceros. Pero no es eso lo que me ha llamado la atención, sino el hecho de que los portales de información religiosa más leídos no son especialmente entusiastas de la ‘renovación’ y la ‘nueva teología’, mientras que el buque insignia de la información religiosa más adaptada a los tiempos y el mundo, Religión Digital, ocupa el quinto puesto. Pasaré por alto pudorosamente sobre las cifras más bien penosas del órgano oficial de la Archidiócesis de Madrid, Alfa & Omega, antaño referencia en el panorama católico español.

Los motivos de mi relativa sorpresa son numerosos. Para empezar, el portal que dirige José Manuel Vidal cuenta con una nutrida escuadra de plumas veteranas, empezando por la suya propia; disponen de una excelente agenda de contactos en el alto clero y de una extensa red de colaboradores; publicidad institucional que nunca soñaría asomar en nuestras páginas campea en las suyas; son, creo, los más antiguos del barrio, y el que da primero suele dar dos veces. Sobre todo, están alineados perfectamente con la línea oficiosa de la jerarquía católica actual, jaleando con entusiasmo sus obsesiones y planteamientos. Caramba, si hasta el equipo de redacción fue recibido y animado por Su Santidad.

Es decir, Religión Digital tiene todas las papeletas para arrasar en este nicho. Y, ya ven, quintos, por detrás de esta su web y sus cuatro gatos. Con la arrogante temeridad que me caracteriza, voy a aventurar alguna razón para este curioso estado de cosas.

 

Me vale de ejemplo una contribución del jesuita Juan Masiá, titulada: «La virginidad simbólica es perfectamente compatible con la procreación biológica». No me pidan que haga aún más explícito lo que esto quiere decir, que es evidente. Digamos que es una herejía a la moda, una herejía (el texto tiene más) que ningún prelado sueña en condenar oficialmente aunque tampoco la respalde. Todos sabemos de qué tipo tienen que ser las opiniones disidentes para merecer condena, ¿verdad?

Ahora, si nos fijamos en las periódicas estadísticas que realizan las demoscópicas más renombradas, una holgada mayoría de quienes se dicen católicos en casi todos los países occidentales sostienen creencias de este tipo, formalmente heréticas pero cuidadosamente alineadas con la opinión secular dominante. Ya glosamos en su día el caso estadounidense, donde una mayoría de católicos descree de la Presencia Real de Cristo en la Eucaristía.

 

¿No es eso una razón más para que RD domine el nicho de la información religiosa en español? Permítanme un juicio temerario: la abrumadora mayoría de los católicos no siente un especial interés por la información religiosa. Pero si algunos sí la tienen, parece lógico que sean aquellos que piensen que la Iglesia representa algo radicalmente diferente al Mundo (entendido teológicamente), incluso enfrentado con él.

Dicho de otra manera: si mi planteamiento religioso es que la ideología secular dominante tiene razón y la Iglesia se ha dado cuenta al fin, con siglos de retraso, prácticamente inaugurando hoy el ‘verdadero’ cristianismo, haciendo esencialmente ‘tabula rasa’ con siglos de Historia, ¿qué me interesan los balbuceos imitativos de los prelados que van incorporándose más o menos torpemente a lo que nuestras ilustradas élites han descubierto? Mejor leer El País o ver los telediarios de La Sexta.

 

 

Infovaticana.com