Sábado, 27 Marzo 2021 08:48

Biden prohíbe a los periodistas ver las nuevas «jaulas» para inmigrantes

 

Joe Biden no sólo está provocando una «crisis» migratoria en la frontera de los Estados Unidos con México. No sólo ha reabierto las «jaulas» para detener a los menores en la frontera como Donald Trump, sino que, a diferencia del magnate republicano, no permite que los periodistas accedan a las instalaciones para verificar el estado de 10.500 inmigrantes. «El acceso había sido autorizado en diversas ocasiones por la administración Trump, cuyo enfoque restrictivo en materia de inmigración Biden había prometido revertir», señala el Washington Post.

 

A pesar de los intentos de ocultar la verdad por parte del presidente demócrata, que ha prohibido el acceso a las instalaciones incluso a los abogados de organizaciones sin ánimo de lucro que llevan casos relacionados con los migrantes menores de edad, Henry Cuéllar, representante demócrata por la ciudad texana de Laredo, publicó el lunes unas fotos en las que se ve a los migrantes menores de edad hacinados en grandes habitaciones separadas por carpas de plástico durmiendo en el suelo sobre colchones envueltos en mantas isotérmicas. Las imágenes publicadas por Axios fueron tomadas en el interior del centro de Donna, en Texas.

 

Preguntas y respuestas clave sobre la crisis de los niños migrantes en  Estados Unidos | Estados Unidos | EL PAÍS

 

Thomas Sáenz, presidente del American-Mexican Educational and Legal Defense Fund, calificó de «inhumanas» las condiciones de los menores. Una situación agravada por las posiciones adoptadas por Biden, que en la campaña electoral había denunciado la «catástrofe moral» de la administración Trump en la gestión de la llegada de migrantes, prometiendo comportarse de modo completamente diferente.

 
Consciente de no haber mantenido su promesa sobre los migrantes, algo que ya no pueden ocultar los grandes medios de comunicación estadounidenses, el gobierno ha negado a Associated Press en al menos ocho ocasiones el permiso para visitar las instalaciones donde están detenidos los menores. A menudo no se permite a los migrantes salir de los centros de detención durante días.

 

Los centros de la Policía fronteriza de Estados Unidos están colapsados por la política del presidente estadounidense, que ha facilitado por todos los medios la entrada ilegal de migrantes a Estados Unidos, anunciando que durante 100 días aplicaría una moratoria en las deportaciones. La consecuencia directa son las cifras récord de menores no acompañados detenidos (10.500 hasta el 20 de marzo) y las entradas ilegales en Estados Unidos, que son entre octubre y marzo un 25% más que en 2019, un récord histórico en los últimos 20 años.

 

 

Infovaticana.com