Martes, 06 Abril 2021 10:07

Las pistas de la Sábana Santa de Turín nos dicen lo que soportó Cristo el Viernes Santo

Nuestra fe en la crucifixión y resurrección de Jesucristo no depende de la autenticidad de la Sábana Santa de Turín. En cambio, el sudario nos da una visión clara de la forma en que Jesús murió por nosotros: un método tortuoso, lleno de dolor y sufrimiento indescriptibles.

 

El arzobispo de Turín, Cesare Nosiglia, ha anunciado que la Sábana Santa de Turín, que muchos creen que es el paño funerario de Cristo, se exhibirá virtualmente para veneración. El arzobispo también presidirá una liturgia del Sábado Santo transmitida en vivo.

Quizás ningún icono religioso sea debatido tan acaloradamente como la Sábana Santa de Turín. Algunos creen que es una impresión milagrosa del cuerpo de Jesucristo en su tela funeraria justo después de su crucifixión, pero otros condenan el sudario como un engaño religioso, pintado por hábiles artistas en el siglo XIV. Aunque la Sábana Santa de Turín no es reconocida oficialmente como una reliquia por la Iglesia Católica, no obstante, inspira la veneración de los fieles en todo el mundo.

La imagen amarilla tenue en la Sábana Santa de Turín muestra la parte delantera y trasera del cuerpo de un hombre que murió por crucifixión. Pero nadie sabe con certeza cómo llegó realmente la imagen al lienzo. La imagen es un negativo casi perfecto y está detallado anatómicamente mucho más allá de la habilidad de cualquier artista antes de finales de la Edad Media. Con la excepción de las pruebas de datación por radiocarbono de 1988, la mayoría de las investigaciones científicas indican que la huella podría ser la imagen de Jesucristo. Si aceptamos que el sudario lleva esta impresión milagrosa, esta imagen puede decirnos mucho sobre el sufrimiento y la muerte de Cristo.

Según el sudario, Jesús de Nazaret era una persona físicamente imponente, de casi 1,82 m de altura y un peso de 79 kilos, un hombre grande para ese momento de la historia. Tenía hombros muy anchos y brazos y piernas bien definidos y musculosos. Tenía un rostro majestuoso y un cabello espeso y bien peinado. Los etnólogos han encontrado que las características del hombre (cabello largo, barba, coleta sin trenzar) son consistentes con las de un judío sefardí que vive en un territorio ocupado por los romanos. Se estima que su edad de muerte es entre 30 y 45 años.

Lo que nos dice la Sábana Santa sobre la muerte de Cristo es que soportó la peor forma de tortura que las mentes malvadas podrían concebir. Su muerte fue extremadamente brutal. Su ojo derecho está hinchado casi cerrado, su nariz está desviada, ambas cejas están hinchadas y hay varias otras laceraciones en sus mejillas, todo como resultado de una fuerte paliza. Su pecho, hombros, espalda, glúteos y piernas están cubiertos de cortes en forma de mancuernas o marcas de flagelo.

Un azote romano consistía en una correa de cuero con un par de bolas de plomo o huesos redondos al final. La flagelación estaba destinada a ser dolorosa pero no fatal. Las bolas arrancaron trozos de carne, provocando contusiones profundas y una pérdida sustancial de sangre. La configuración de las marcas de flagelo, que son 120 en total, indica que fue azotado por dos hombres mientras estaba atado desnudo a un poste con las manos atadas sobre la cabeza.

Contrariamente a la creencia popular, los condenados a muerte no llevaron toda la cruz a la crucifixión. La parte vertical de la cruz, o los estípites, era un elemento permanente fuera de las puertas de la ciudad. Los condenados fueron obligados a llevar la viga transversal, o patíbulo, que se estima que pesaba entre 34 y 56 kilos, en equilibrio a lo largo de la parte posterior de sus hombros y atados a sus brazos extendidos. La imagen de la espalda del hombre muestra dos grandes marcas de fricción, una justo encima del hombro derecho y otra más abajo del lado izquierdo, causadas por la fuerte fricción de la viga en su espalda. Sus rodillas muestran hinchazón severa y raspaduras, causadas por repetidas caídas mientras cargaba la viga transversal. La flagelación había debilitado tanto a Jesús que Simón de Cirene finalmente se vio obligado a llevar la cruz por él.

Los flujos de sangre que brotaban de su cuero cabelludo indican que la Corona de Espinas no era el delicado halo representado con tanta frecuencia en el arte religioso. De hecho, era más una gorra, que le cubría todo el cuero cabelludo y le golpeaba la cabeza con una caña.

El sudario indica que su pierna derecha estaba apoyada contra la viga vertical, el pie izquierdo inclinado hacia adentro y colocado sobre el derecho. Se introdujo una sola púa, de aproximadamente 28 centímetros de largo, en diagonal a través de los talones de ambos pies, para soportar el peso del cuerpo. Se ha demostrado que una gran mancha de sangre cerca de los pies es un flujo post-mortem, que ocurre cuando se quitó la espiga.

Las víctimas de la crucifixión no fueron clavadas en las palmas de las manos donde la carne se habría desgarrado rápidamente. En cambio, los picos se introdujeron a través de los pliegues de la muñeca. Al desplazar las dos estructuras óseas, las muñecas podrían soportar el peso de la parte superior del cuerpo. Sus pulgares no son visibles en el sudario porque la uña también cortó el nervio mediano, lo que provocó que el pulgar se pliegue inmediatamente, dolorosamente paralizado, en las palmas de sus manos.

Un cuerpo en una cruz asumió dos posiciones: en la posición relajada, el peso es sostenido por las muñecas, las piernas dobladas y la parte superior del cuerpo se desploma hacia adelante. Esto hizo que los omóplatos se cerraran, dificultando la exhalación. Para reanudar la respiración, la víctima se obligaba a levantarse, trasladando su peso a los clavos que le atravesaban los talones y haciendo que los huesos de las muñecas giraran alrededor de los picos. El dolor punzante de esta posición haría casi imposible mantenerla.

El flujo de sangre en sus antebrazos, como es evidente en el sudario, se mueve en un camino irregular hacia sus hombros, lo que indica que luchó poderosamente contra la muerte, levantándose muchas veces para seguir respirando. Los romanos a menudo practicaban crurifragium en víctimas de crucifixión, rompiéndoles la parte inferior de las piernas, acelerando así sus muertes al evitar que empujaran sus cuerpos hacia arriba para respirar.

Según el Evangelio de Juan, los judíos querían prepararse para el sábado, por lo que pidieron permiso a Pilato para quebrarle las piernas al crucificado. Las piernas de Jesús no estaban rotas porque ya estaba muerto cuando llegaron. Jesús murió de asfixia y, al morir, sus músculos pectorales se contrajeron, la boca del estómago se hundió hacia adentro y la parte inferior del abdomen se presionó hacia adelante.

Otra característica distintiva del sudario es la gran mancha de sangre en el costado del cofre. Según el Evangelio de Juan, cuando los soldados vinieron a quebrarle las piernas, «uno de los soldados le clavó una lanza en el costado, y al instante salió sangre y agua» (Juan 19:34). Existen diferentes teorías sobre el «agua» que emanaba de su cuerpo, pero la mayoría de los patólogos están de acuerdo en que el líquido emanó de una perforación post-mortem del corazón a través de la quinta y sexta costilla. El líquido transparente se puede ver claramente en la cubierta en las fotografías de rayos X.

Después de la muerte de Jesús, el rico José de Arimatea, recuperó el cuerpo: «Lo bajó, lo envolvió en lino fino y lo puso en un sepulcro» (Lucas 23:52). La composición de la tela, un tejido de sarga de espiga, era una fabricación costosa para la época. Las Escrituras no mencionan la preservación de ningún paño de entierro, tal vez porque no hubo tiempo para un entierro adecuado. El sábado se acercaba rápidamente; y, como judíos practicantes, los discípulos posiblemente se sintieron angustiados por el hecho de que su cuerpo no podía ser limpiado y ungido adecuadamente con aceites y especias antes de ser sepultado.

Quizás el mayor misterio del sudario es lo que le sucedió al cuerpo dentro de él. No hay signos de descomposición física del cuerpo de Jesús en la imagen. La imagen entonces existe como una especie de «instantánea» de un cadáver que fue retirado dentro de las 72 horas posteriores al entierro. Esto, junto con muchos otros factores, indica que fue la Sábana Santa de Jesucristo. Las piernas intactas, la corona de espinas, la herida lateral y los fuertes azotes son históricamente poco comunes. Sin embargo, nuestra fe en la crucifixión y resurrección de Jesucristo no depende de la autenticidad de la Sábana Santa de Turín. En cambio, el sudario nos da una visión clara de la forma en que Jesús murió por nosotros: un método tortuoso, lleno de dolor y sufrimiento indescriptibles. 

 

10 comentarios

 Miguel
Y nosotros tan indiferentes a su infinito amor....
¡Bendito seas eternamente Jesús mío!!
4/04/21 6:10 PM
 
 Solo Dios basta
Precisamente acaban de estrenar en Internet un documental muy completo sobre la sábana santa, muy bien explicado todo (tanto en sus aspectos bíblicos, como históricos, médicos, forenses, científicos). y con gran calidad de imagen. Poned en You Tube "Adjema. Sábana Santa" y saldrá como primer resultado.
4/04/21 6:44 PM
 
 jandro
Tremendo ! Gracias Dios Mío !
4/04/21 7:06 PM
 
 JSP
1. La Sábana Santa o Santo Sudario de Nuestro Señor Jesucristo es una prueba arqueológica que refuerza nuestra fe basada en el testimonio de hechos históricos. Así lo quiso la Providencia de Dios.
2. Si fuese el lienzo de Alejandro Magno o el de Julio César a nadie le importaría un pimiento. Pero, el icono religioso es debatido tan acaloradamente porque no hay más remedio que aceptar el Dios cristiano, tanto para ateos, como para judáicos como para musulmanes como para cualquier otra "religión". Es la soberbia del pecado la que no acepta la Verdad.
3. Ningún científico ha podido reproducir un lienzo idéntico en el laboratorio, con los medios de que se disponían hace +2000 años, para demostrar que es obra de mano humana.
4. Y todo son excusas ante la Verdad: carbono 14, lienzo pintado, etc. Por ello, dice el Maestro celestial: "Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, no morirá para siempre. ¿Crees tú esto?"
4/04/21 7:58 PM
 
 Julián
Bendita y alabada sea la Pasion y muerte de Nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Sma Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amen
5/04/21 2:32 AM
 
 José
Pero la Sábana Santa no pertenece al depósito de la fe, ni nuestra fe depende de su autenticidad. Y conste que a mí me ayuda.
5/04/21 6:44 AM
 
 Jaime Z
Permítanme una pequeña corrección (a riesgo de padecer quisquilloso), simplemente decir que Cristo medía 1,82m de altura no 1,82 cm, (si así fuese, mediría menos de 2 centímetros). Saludos.
----
Infocatólica 
Corregido. Gracias 
5/04/21 8:46 AM
 
 Charo
No entiendo el odio de los romanos, y la saña con que lo trataron. De los judíos se podía esperar, pero, ¿qué les importaba a los romanos Jesús? ¿Qué mal les hizo?
5/04/21 1:47 PM
 
 Ipse venena bibas
Había oído (pensaba que era un chiste) sobre la humildad del Señor, "pudiendo nacer en Bilbao decidió hacerlo en Belén".
Ahora descubro que tanta era la humildad que no solo Bilbao, en cualquier lugar de Sefarad debió de nacer.
Las prisas para poco son buenas, ni era tan pequeñito como decía el artículo, ni sefardí (¡¿judío sefardí de un territorio ocupado por los romanos!?), ni la gorra de espinas golpeaba con una caña (las gorras no suelen tener tan mala voluntad).
Creo que es preferible, aunque en este artículo sobran mayúsculas, mantener la buena costumbre de usar "Él" cuando a Dios nos referimos, no "él" como se hace en este texto.
5/04/21 4:18 PM
 
 Luis López
Charo, los judíos eran un pueblo especialmente odiado por los paganos, pues este pueblo se negaba sistemáticamente, a veces con violencias, a aceptar los símbolos idolátricos de cualquier invasor.
Que alguien se definiese como el rey de los judíos, despertaría toda la mala sangre de unos soldados a los que maldita gracia les haría prestar servicio en ese territorio tan hostil en todos los sentidos.
5/04/21 7:46 PM
 
 
04/04/21 www.infocatolica.com