Lunes, 12 Abril 2021 08:42

Nuevo México legaliza el suicidio asistido

LUCHA POR LA VIDA EN ESTADOS UNIDOS

 

La gobernadora de Nuevo México firmó el jueves un proyecto de ley que legaliza el suicidio asistido en el estado. Ahora inclusive las enfermeras pueden prescribir la dosis del medicamento letal.

 

La gobernadora Michelle Lujan Grisham, demócrata, firmó la «Ley de opciones para el fin de la vida de Elizabeth Whitefield», que lleva el nombre de una jueza de la corte de distrito estatal que murió de cáncer en 2018 y que se convirtió en defensora del suicidio asistido en sus últimos años.

 

El proyecto de ley permite que los médicos con licencia, los médicos osteópatas, las enfermeras y los asistentes médicos prescriban una dosis letal de medicamentos para los pacientes con enfermedades terminales que se consideran capaces de autoadministrarse la dosis.

 

Nuevo México es ahora el octavo estado en legalizar el suicidio asistido por un médico, junto con California, Colorado, Hawái, Montana, Oregón, Vermont y Washington. El Distrito de Columbia también ha legalizado la práctica.

 

Los obispos católicos del estado se habían opuesto enérgicamente al proyecto de ley, que fue aprobado por la Cámara en febrero y por el Senado en marzo, en gran parte a través de una votación de línea partidista.

 

El arzobispo John Wester de Santa Fe declaró el 3 de marzo que la legislación era «la peor de la nación».

 

«La ley de Dios nos llama a todos a reconocer y proteger la vida y la dignidad de todos y cada uno de los seres humanos, especialmente los más vulnerables. Esto incluye a los niños no nacidos y al final de la vida. Se nos promete que la ley de Dios finalmente traerá paz y nueva vida, especialmente a aquellos que están sufriendo».

 

El proyecto de ley requiere que dos proveedores de atención médica con licencia, uno de ellos un médico, determinen la enfermedad terminal de un paciente. Los pacientes en cuidados paliativos no requieren una segunda confirmación.

 

Si el paciente tiene antecedentes de un trastorno de salud mental o discapacidad intelectual, o si los proveedores creen que tiene un trastorno, deben ser derivados para una evaluación de salud mental antes de surtir una receta.

 

Para la solicitud de una dosis letal de medicamento, deben estar presentes dos testigos y solo uno puede ser familiar del paciente. El proyecto de ley requiere un período de espera de 48 horas entre la redacción de la receta y su presentación.

 

Algunas enmiendas al proyecto de ley se aprobaron antes de que fuera aprobado por el Senado estatal. Se eliminaron las enmiendas que permitían el cobro de seguros y la exención de responsabilidad de los proveedores de atención médica.

 

El proyecto de ley todavía contiene un requisito de residencia estatal, que no incluyó una versión de la legislación de 2019. Algunos críticos advirtieron que el proyecto de ley anterior habría permitido el «turismo suicida», donde los pacientes viajarían desde fuera del estado para recibir una receta letal. Ese proyecto de ley también permitió que las recetas letales se emitieran de forma remota a través de la telemedicina.

 

El proyecto de ley de 2021 incluye una exención de conciencia para los proveedores de atención médica que se niegan a proporcionar una receta letal, pero les obliga a informar al paciente y derivarlo a otro proveedor que proporcionará la receta.

 

 

Infocatolica.com