Sábado, 17 Abril 2021 10:33

Muere joven líder abortista embarazada en Argentina tras un aborto legal

Una mujer de 23 años falleció en un hospital de San Martín en la provincia argentina de Mendoza el pasado domingo, cuatro días después de haberse sometido a un aborto legal en la vecina localidad de La Paz. La muerte de María del Valle González López se atribuyó a hemorragia y septicemia general según se conoce por el informe de su autopsia. Se están llevando a cabo investigaciones judiciales para determinar si su muerte estuvo relacionada con el aborto y si fue víctima de negligencia médica. Lo que se sabe es que fue una figura en ascenso en la “Unión Cívica Radical” pro-aborto, un histórico partido de izquierda argentino afiliado a la Internacional Socialista, habiendo sido electa el año pasado como presidenta de la sección de Juventud de los Radicales en La Paz.

Del Valle es la primera madre que se sabe que murió desde que el aborto a pedido se legalizó en Argentina a principios de este año. Ella era una estudiante universitaria que estudiaba trabajo social y tenía novio. Su partido hizo campaña a favor del aborto legal, y aunque no está claro si ella se unió personalmente a las manifestaciones pro-aborto del “pañuelo verde”, su partido siempre le había dicho que el aborto legal es “seguro” y una cuestión de elección personal.

Las organizaciones feministas en Argentina no han comentado la noticia, ni han advertido, a raíz de la tragedia, que el aborto legal mata a las mujeres.

En agosto de 2018, las secciones de Juventud de la UCR realizaron una conferencia de prensa en la que indicaron que habían “exigido” que los senadores argentinos votaran por la ley de aborto legal o “Interrupción voluntaria del embarazo” que se estaba discutiendo en el Parlamento en ese momento. Luciana Rached, líder nacional de la Juventud Radical, proclamó: “Los abortos ilegales siempre han existido y todavía existen. Las mujeres siempre han tenido abortos. La aprobación o el rechazo de esta ley tendrá un impacto en la vida de las decenas de miles de mujeres que cada año sufren las consecuencias del aborto ilegal: infecciones y muertes ”.

Ese proyecto de ley fue rechazado, pero uno nuevo llegó al Parlamento argentino el año pasado con el apoyo del nuevo presidente del país, Alberto Fernández, y fue adoptado en diciembre. El aborto legal a pedido hasta las 14 semanas de gestación entró en vigor en enero. De no haber sido aprobada, quizás “Mari” del Valle González López todavía hubiera estado viva hoy. Lo más probable es que fue un aborto legal lo que provocó la infección y su muerte prematura, además de matar a su bebé por nacer.

De todos modos, un diario local, el Mendoza Post, dijo que todas las señales apuntan a una mala praxis según las autoridades judiciales que pudo consultar.

Del Valle fue al hospital público local de La Paz el 7 de abril para un aborto. Su familia no estaba al tanto del hecho, dijeron a la prensa local. Recibió una pastilla abortiva, probablemente Misoprostol. Normalmente, el procedimiento de aborto químico debe ir seguido de controles médicos para verificar que todo está bien. Si se abre un caso de negligencia y homicidio, será porque la condición de Mari no fue monitoreada adecuadamente, según la prensa argentina.

El ministerio de salud argentino considera que el misoprostol es un fármaco “seguro” y se administra en los departamentos de pacientes ambulatorios.

Un día después de haber tomado “medicamentos” para matar a su bebé, Del Valle comenzó a sentirse mal, con fiebre y dolor de estómago. Regresó al hospital el viernes, donde en un principio fue considerada como una paciente de COVID-19 según un video de periodistas que hablaron con las autoridades locales y la familia de la víctima. La prensa también dijo que se pensaba que tenía peritonitis. Parece que no les dijo a los médicos que la atendieron en este momento que se había sometido a un aborto químico dos días antes. Se diagnosticó septicemia generalizada.

Cuando su estado empeoró, la joven fue trasladada el sábado pasado a un hospital mejor equipado en San Martín, donde falleció al día siguiente. Inmediatamente se inició una investigación penal sobre su muerte y el mismo día se ordenó una autopsia.

Pronto se filtró la noticia de que se había sometido a un aborto poco antes de su muerte, lo que provocó una reacción airada del fiscal, Héctor Rosas. Recordó que la Ley Argentina N ° 27.610 exige que se proteja la identidad y todos los datos personales de las mujeres que se someten a un aborto. Agregó que quien divulgó la información “violó la ley”: “Me tienen que dar porque soy procurador, pero no debieron hacerlo público, y la única forma de saber de tal cosa es ser un servidor publico. Si logro identificar la fuente de esta información, esta persona está violando la ley ”, dijo a Radio Hihuil.

Proteger la privacidad de la víctima es una cosa. En este caso, la causa de la muerte de Mari tiene peso político y merece ser conocida. Muestra que el aborto supuestamente “seguro”, además de matar siempre al feto, también puede acabar con la vida de mujeres jóvenes por las mismas razones médicas que el aborto ilegal: infecciones, septicemia, negligencia médica o la condición personal de la víctima. Según algunas fuentes, la joven que murió podría haber tenido una peculiaridad médica que la hizo vulnerable a la píldora abortiva en sí.

De hecho, en países donde el aborto es o fue ilegal, la privacidad de las mujeres que mueren después de un aborto o, supuestamente, porque no lo hicieron, no se considera tan importante. Me viene a la mente el caso de Savita Halappanavar en Irlanda, que murió de septicemia mientras estaba embarazada: fue ampliamente utilizado para promover la legalización del aborto a principios de 2019.

Si bien muchas figuras públicas en Argentina han expresado sus condolencias por la muerte de Mari, sin comentar su causa, las redes sociales insistieron en el motivo por el que le quitaron la vida, bajo el hashtag # MurióPorAbortoLegal: “Murió por un aborto legal”.

Un comentario de Twitter decía: “El aborto salió mal y la madre y el bebé murieron. Si hubiera ido "bien", solo el bebé habría muerto. El aborto siempre mata ”.

Otro dijo: “Rompe el silencio. El aborto no es salud ”.

Otro señaló: “María no murió clandestinamente. Maria # MurióPorAbortoLegal ”.

Las feministas y activistas a favor del aborto ahora están respondiendo que “todo procedimiento quirúrgico incluye riesgos.

 

 

16/04/21 www.lifesitenews.com