Viernes, 04 Junio 2021 11:54

La reforma canónica del Papa cierra la puerta a las diaconisas alemanas

(The Pillar/Ed Condon) El Papa Francisco acaba de promulgar una revisión del Libro VI del Código de Derecho Canónico que contiene el derecho penal de la Iglesia latina. Dentro de sus disposiciones se incluye un nuevo delito, mucho más explícito, sobre el intento de ordenación de mujeres, en lo que puede verse como una acción dirigida a la Iglesia en Alemania.

El nuevo canon 1379 establece que «tanto la persona que intente conferir un orden sagrado a una mujer, como la mujer que intente recibir el orden sagrado, incurren en una excomunión latae sententiae reservada a la Sede Apostólica», y que el que intente ordenar a una mujer «puede ser castigado con la expulsión del estado clerical».

 

Si bien esto no es, estrictamente hablando, una innovación en la ley, hace explícito lo que antes sólo estaba implícito en un canon mucho más amplio y cierra la posibilidad de que alguien que intente conferir la ordenación a cualquier nivel a una mujer pueda argumentar una laguna en el lenguaje.

 

La versión anterior del canon preveía la pena de excomunión para «una persona que simule la administración de un sacramento». Esto incluía a un sacerdote u obispo que, a sabiendas, intentara administrar un sacramento con materia inválida, lo que incluiría, por ejemplo, el intento de ordenar a una mujer, ya que la materia válida para la ordenación sacramental es un hombre bautizado.

 

Durante el Camino Sinodal que actualmente llevan a cabo los obispos alemanes en colaboración con el Comité Central de los Católicos Alemanes, los participantes y los grupos de trabajo han hecho repetidos llamamientos para cambiar la enseñanza y la práctica de la Iglesia universal.

 

Entre los cambios más solicitados están la bendición de las parejas del mismo sexo en las iglesias y la ordenación de las mujeres, primero al diaconado y, eventualmente, al sacerdocio.

 

A principios de este año, la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano emitió una respuesta sobre la cuestión de la bendición de las uniones entre personas del mismo sexo, dictaminando claramente que eran imposibles y estaban prohibidas. En respuesta, el mes pasado el clero de toda Alemania organizó una jornada de «bendición» de cientos de uniones del mismo sexo, desafiando abiertamente a Roma.

 

A algunos en Roma les preocupa que, tras la conclusión de la vía sinodal alemana, uno o varios de los obispos puedan intentar una maniobra similar tratando de ordenar a una mujer al diaconado y desafiando a Roma para que tome medidas, una iniciativa que la revisión del Código Canónico cierra por completo.

 

Además del proceso sinodal alemán, el debate sobre la posibilidad de ordenar mujeres como diáconos ha surgido varias veces en la última década. En 2016, el papa Francisco creó una comisión en la Congregación para la Doctrina de la Fe para examinar el papel histórico de las «diaconisas» en la Iglesia primitiva. Si bien esa comisión no emitió una conclusión concluyente, el propio Francisco señaló que el papel histórico no se asemejaba a la ordenación sacramental y se acercaba más al papel de una abadesa en muchos casos.

 

La cuestión volvió a surgir durante el Sínodo sobre la Amazonia y el documento sinodal final pedía que se volviera a examinar la cuestión, algo que el Papa aceptó hacer.

 

Mientras tanto, la Iglesia ha declarado repetidamente que la reserva de la ordenación sacerdotal a los hombres se funda en la ley divina y se encuentra más allá del poder de la Iglesia para cambiar o apartarse de ella.

 

Algunos teólogos y obispos han argumentado que, puesto que los diáconos no poseen un ministerio sacramental más allá del común a todos los fieles, conferir la ordenación diaconal a las mujeres no contradiría directamente esta enseñanza.

 

Sin embargo, otros teólogos, en consonancia con la enseñanza reiterada de la Iglesia, han señalado que en la Iglesia hay un solo sacramento del orden sagrado, común a diáconos, sacerdotes y obispos, y que cada clase de clérigo recibe una plenitud creciente de órdenes. La enseñanza de la Iglesia que excluye a las mujeres de la ordenación sacramental, argumentan, se aplica a los tres grados, ya que la naturaleza esencial del sacramento no puede dividirse.

 

La anterior redacción del canon, sustituida por el Papa el martes, ofrecía lo que algunos podían argumentar como una laguna legal que reflejaba este debate.

 

El canon 1379 preveía anteriormente la pena de excomunión para «la persona que simule la administración de un sacramento».

 

La simulación de un sacramento significa el intento consciente y deliberado de realizar un sacramento de una manera que lo haría imposible o inválido, mientras que al mismo tiempo se hace creer a otros que es válido.

 

En el caso del sacramento del orden, la materia esencial para la validez es un hombre bautizado y, por lo tanto, intentar ordenar a una mujer sería inválido. El canon ha sido invocado anteriormente en relación al intento de ordenación de mujeres al sacerdocio. Sin embargo, podría haber sido posible argumentar, en línea con lo anterior, que la mujer no es necesariamente materia «inválida» para la recepción de órdenes meramente diaconales, por lo que la ordenación -aunque es una clara infracción de la disciplina de la Iglesia- podría haber sido argumentada como válida, o al menos realizada en la creencia de que era válida, excluyendo la intención de «simular» el sacramento.

 

La redacción revisada del canon parece rebatir este argumento así como constituir un medio de anular el argumento mismo.

 

«Tanto la persona que intenta conferir un orden sagrado a una mujer, como la mujer que intenta recibir el orden sagrado, incurren en una excomunión latae sententiae reservada a la Sede Apostólica», dice el nuevo texto.

 

El uso del término «intenta» subraya que la acción en sí, conferir la ordenación, no puede ser completada, sólo intentada, porque nunca sería válida. También hay que destacar el uso de la expresión «un orden sagrado», que incluye los tres grados de orden, incluido el diaconado.

 

Si un clérigo alemán intentara ordenar a una mujer al diaconado desafiando a Roma, como hicieron muchos en la bendición masiva de parejas del mismo sexo, incurriría automáticamente en una excomunión; mientras que Roma tendría que declarar la pena formalmente para que se aplicaran todos los efectos legales a quien intentara la ordenación, esto sería, en efecto, simplemente una declaración de hecho más que una determinación legal o teológica de lo ocurrido que se pudiera discutir.

 

En sus repetidos desencuentros con Roma sobre el progreso de su Camino Sinodal, los obispos alemanes han desarrollado una táctica de ignorar esencialmente las órdenes de Roma cuando se les dice que no hagan algo.

 

Su táctica, en gran medida exitosa hasta ahora, ha sido continuar y desafiar al Vaticano a intervenir y provocar una posible ruptura entre la Iglesia en Alemania y Roma. La revisión del canon 1379 marca una clara línea en la arena, con los alemanes a los que se les dice lo que sucederá si intentan proceder a la ordenación de mujeres diáconos y, al establecer que la excomunión sea latae sententiae, poniendo efectivamente la pelota en su campo antes del hecho.

 

Por si ese mensaje no fuera suficientemente claro, el canon termina advirtiendo que los clérigos -lo que incluye a los obispos- también pueden «ser castigados con la expulsión del estado clerical.»

 

 

Infovaticana.com