Lunes, 14 Junio 2021 08:54

Francia adopta una ley de bioética que introducirá quimeras, ingeniería genética de «material humano»

Prosigue la decadencia moral en Francia

De ser aprobada, la ley dará derecho a la procreación artificial a las mujeres en parejas del mismo sexo y a las mujeres solteras; permitirá la investigación con embriones más allá de los 14 días de incubación, la implantación de embriones humanos en animales, el desarrollo de embriones con 3 padres, el aborto libre más allá de las 12 semanas y de menores de edad.

 

(LifeSiteNews/InfoCatólica) La Asamblea Nacional francesa adoptó una ley de bioética radicalmente transgresora que probablemente entrará en vigor a principios de julio, una vez que haya superado sus últimos obstáculos legislativos tras esta tercera lectura.

 

Se fundamenta en una concepción del mundo, de la sociedad y de la persona humana absolutamente libertaria. Marca el final del reconocimiento de la paternidad, pero también el comienzo de las quimeras fabricadas legalmente y otros tipos de ingeniería genética de «material humano».

 

La primera ley de bioética de Francia se remonta a 1992; desde un principio se dispuso su revisión periódica y, a lo largo de los años, ha ido legalizando cada vez más la investigación con embriones.

 

Derecho a la procreación artificial para todas las mujeres

En su última modificación, la ley permitirá el acceso a la procreación artificial a todas las mujeres, incluidas las mujeres en parejas del mismo sexo y las mujeres solteras, como había prometido el presidente francés Emmanuel Macron en su campaña electoral. Este es el aspecto más publicitado de la reforma: el derecho a tener un hijo «con o sin padre» en Francia todavía no es tan aceptado socialmente y se pretende imponer por la vía de la «ideología legalmente impuesta».

 

El acceso a la «procreación médicamente asistida para todos» fue rechazado por la población francesa durante las consultas públicas antes de la elaboración del proyecto de ley, y también fue eliminado del texto por el Senado en febrero, lo que dio lugar a una discusión adicional por parte de la Asamblea Nacional que reintrodujo la medida. La versión recién adoptada volverá al Senado para un tercer debate dentro de unas semanas, pero pase lo que pase allí, la votación definitiva será en la cámara baja, se que a finales de mes. Esto está de acuerdo con las acciones recientes del gobierno para forzar el texto a través del Parlamento.

 

Manipulación de embriones

La ley introducirá otros cambios significativos. Por primera vez, se permitirá en principio la investigación destructiva del embrión humano hasta 14 días, hasta ahora, dicha investigación requería una dispensación previa especial. La nueva ley también liberalizará la investigación sobre células madre de embriones humanos y permitirá la creación de gametos artificiales, copias de embriones humanos, embriones quiméricos (que pueden implantarse en animales) y embriones transgénicos (incluida la fertilización in vitro con tres padres).

 

Aborto

El acceso al aborto será aún más fácil de lo que ya es. La nueva ley está eliminando el período de reflexión de «al menos una semana» y también proporciona una nueva justificación para el aborto: «la interrupción voluntaria parcial de un embarazo múltiple». Al mismo tiempo, elimina la obligación de consultar a una persona que tenga la patria potestad cuando las mujeres jóvenes menores de 18 años estén sufriendo una «interrupción médica del embarazo», abortos más allá del plazo legal de 12 semanas de gestación y hasta el nacimiento por problemas de salud que afecten a la madre o al niño validado por al menos dos médicos y un equipo médico.

 

Otra disposición terrible introducida por enmienda fue rechazada por la Asamblea Nacional. Su objetivo era introducir un nuevo motivo para los abortos médicos: la angustia psicosocial.

 

Por otro lado, se ha desmantelado la cláusula de conciencia específica adjunta a la práctica de abortos con medicamentos.

 

Imposición de la nueva ideología

Sin embargo, el aspecto más publicitado de la ley fue el de la procreación sin padre, como se mencionó anteriormente.

 

La ley actual que consideran «anticuada», ley que acepta la realidad sin contradecirla, que casi toda la humanidad ha entendido desde los albores de los tiempos, llama a la mujer que da a luz «madre» y «padre» al hombre que ha engendrado al nuevo individuo que fue recién nacido (dicha ley incluso permite que el feto herede de su padre fallecido, si queda huérfano en el útero). La ley francesa asume que el marido de la madre es el padre del niño, a menos que se demuestre lo contrario.

 

Todo esto se acabará. Cuando la ley entre en vigor, engendrar un hijo puede volverse meramente simbólico y la paternidad se adaptará al deseo de la mujer. Y si alguien se atreve a decir que un niño necesita un padre, se entiende que está atrapado en los estereotipos de género, en el odio hacia la comunidad LGBTQI+, y que es partidario del patriarcado. Lo cual, como dijo Antonio Guterres, secretario de la ONU, es la raíz de todos nuestros males. Estas fueron sus palabras en un tuit de agosto pasado:

 

«La pandemia COVID-19 está demostrando lo que todos sabemos: milenios de patriarcado han resultado en un mundo dominado por hombres con una cultura dominada por hombres que daña a todos, mujeres, hombres, niñas y niños».

 

Eran unas palabras con una gran carga ideológica: la pandemia, la «bioética» y la promoción de los «derechos LGBT» están todos vinculados como facetas de una misma ideología.

 

En efecto, Francia se enfrenta actualmente a una grave crisis socioeconómica vinculada a las restricciones impuestas a su población por la pandemia COVID. Las libertades personales se han hecho pedazos, el desempleo está en su punto álgido y el gasto público se ha disparado. Pese a todos estos importantes problemas, el gobierno francés se ha centrado en imponer la ley de bioética a través del Parlamento a alta velocidad.

 

Esta es una «bioética» que no tiene nada que ver con la ley natural o el respeto por la vida humana y la persona humana. La verdadera bioética se presentó como una forma de «ética de vida» al servicio de la vida en general y de su mejora. 

 

Pero la nueva ley de bioética francesa es una ley eugenista, permite convertir al hombre en un organismo genéticamente modificado, cruzar la barrera de las especies, elegir embriones para implantarlos, para usarlos como medicación para un hermano mayor y editarlos con la técnica CRISPR-Cas9. Sin duda, la ley prohíbe la implantación y gestación de embriones modificados genéticamente, pero permite los primeros pasos que algún día podrían conducir a la pesadilla de los bebés de diseño.

 

Además de la negación de la verdad de la filiación, este impulso de legalizar la manipulación del genoma humano es el aspecto más aterrador de la ley.

 

 

Infocatolica.com