Viernes, 16 Julio 2021 13:13

Bruselas expedienta a Hungría y Polonia por proteger a la infancia de la pedofilia e impedir propaganda de ideología homosexualista

Según la Comisión Europea violan los derechos fundamentales de las personas LGTBIQ, lo que implica que según la Comisión los padres no tienen derecho a la educación de sus hijos. Hay cierto terror a que las políticas de protección de la infancia se extiendan a otros países.

 

(InfoCatólica) La Comisión Europea ha iniciado este jueves sendos expedientes sancionadores contra Hungría y Polonia por promover leyes de protección a la infancia y limitación de la propaganda de ideología homosexualista.

 

Según la Comisión Europea violan los derechos fundamentales de las personas LGTBIQ, es de suponer que los padres no tienen derecho a la educación de sus hijos según la Comisión. Hay cierto terror en que las políticas de protección de la infancia se extiendan a otros países,

 

En qué consiste el procedimiento de infracción

El procedimiento de infracción arranca con el envío de una carta de emplazamiento que detalla las razones de la preocupación de Bruselas a las autoridades nacionales y les da un plazo de dos meses para enmendar la situación.

 

Los expedientes sancionadores prevén una segunda etapa de diálogo si no se resuelve el conflicto en esta primera fase y, en última instancia, el Ejecutivo comunitario podría elevar los casos ante el Tribunal de Justicia de la UE.

 

Caso húngaro

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ya tildó de "vergüenza" la reforma promovida por el Gobierno húngaro de Viktor Orban:

 

"Europa no tolerará nunca que miembros de nuestra sociedad sean estigmatizadas ya sea por la persona a las que aman, por su edad, por su origen étnico, sus opiniones políticas o sus convicciones religiosas", expresó Von der Leyen, quien anunció tras la tramitación de la norma húngara que emplearía todo el arsenal legal de su Ejecutivo para frenar esa ley.

 

El Ejecutivo de Ursula von der Leyen también ha enviado una carta de emplazamiento a Hungría por otra norma que obliga a los editores de libros a incluir una advertencia de descargo de responsabilidad en los libros con contenido LGTBI que señale que estos recogen “comportamientos que se desvían de los roles de género tradicionales”.

 

El primer ministro húngaro, Viktor Orban, de visita en Belgrado la semana pasada, insistió en que el espíritu que sostiene su ley no es la homofobia, sino quien tiene derecho a decidir la educación de los hijos y ahí, «los burócratas de Bruselas no tienen nada que decir», afirmó.

 

«Da igual lo que hagan, nosotros no vamos a permitir propaganda LGBT en nuestros centros», añadió el mandatario húngaro en un mensaje directo a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que ha amenazado a Orban con recortarle los fondos europeos para la reconstrucción si no retira la ley, que calificó de «vergüenza».

 

Caso polaco

En el caso de Polonia, Bruselas ha intentado en varios contactos convencer a las autoridades nacionales de que actuaran contra la decisión de varios municipios de declarar en 2019 que su territorio eran "zonas libres ideología LGTBI". Hace un año La UE negó discriminatoriamente fondos europeos a los seis municipios polacos que se declaron a favor de «los derechos de la familia»

 

Los servicios comunitarios consideran insuficientes las explicaciones recibidas de parte de Varsovia, que ha ignorado algunas de las peticiones de Bruselas, y ven en la declaración de estas zonas un caso de discriminación por razón de orientación sexual, además de lamentar la falta de cooperación del Gobierno polaco.

 

Más de un tercio de Polonia se ha declarado "zonas libres ideología LGTBI". Hace dos años el alcalde Varsovia, Trzaskowski, anunció su intención de seguir las pautas de la Organización Mundial de la Salud e integrar los temas LGBT en los planes de estudio sobre educación sexual en las escuelas de la capital del país.

 

La respuesta de muchos polacos no se hizo esperar y surgió el proyecto «Zona libre de LGTB», que ha logrado aún más respaldo después de que el Parlamento Europeo aprobara en diciembre de 2019 una resolución que condenaba enérgicamente el concepto de zonas libres de LGBT.

 

Meses después Trzaskowski perdía las elecciones, revalidando Duda otros cinco años de mandato.

 

La Comisión Europea "preocupada" con la "primacía" del derecho polaco

También este jueves, la Comisión Europea ha avisado a Polonia de que sus autoridades y tribunales están obligados por los Tratados de la UE a cumplir las sentencias dictadas por el Tribunal de Justicia de la UE, incluido el auto dictado el miércoles por la corte europea obligando a Varsovia a suspender cautelarmente el régimen disciplinario que impone a los jueces del Supremo.

 

El Tribunal Constitucional declaró contrarias a la constitución las medidas del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. En tanto que el ministro de Justicia, Fiscal General del Estado y vicepresidente del Gobierno polaco, Zbigniew Ziobro, declaró que acogía "con satisfacción la única sentencia posible".

 

Ziobro afirmó que "la Constitución (polaca) y la legalidad prevalecen" sobre "los intentos de utilizar políticamente los organismos de la Unión Europea para interferir en los asuntos de los estados miembros, en este caso, de Polonia". Además, Ziobro aseguró que "la Constitución polaca es el documento legal con el rango más alto" en el país, con lo que aludió al proceso en marcha relativo a la preeminencia del Derecho polaco sobre las leyes europeas.

 

En resumen, que las leyes polacas rigen por encima de las que quieran imponerle de fuera. Los lloriqueos de la Comisión europea en este caso no parece que vayan a tener mucho recorrido, puesto que en mayo de 2020, el Constitucional alemán puso en duda la primacía del Derecho de la Unión sobre las leyes alemanas, dando la vuelta a una decisión de la justicia europea sobre el BCE y no se entendería que Alemania sí y Polonia no.

 

 

Infocatolica.com