Sábado, 17 Julio 2021 10:52

Mensaje de los obispos de Cuba que llaman a una «escucha mutua»

Las históricas y pacíficas protestas en la isla de Cuba el domingo estuvieron causadas por la falta de libertad, crisis sanitaria y de abastecimiento. Las manifestaciones en la isla han sido reprimidas con detenciones y violencia. Los cubanos no pedían vacunas o pan, gritaban «libertad», «¡abajo la dictadura!», «queremos libertad», «no tenemos miedo» o «patria y vida».

 

La respuesta de la dictadura cubana fue de más represión.

 

El dictador, Miguel Díaz-Canel convocó a la violencia por la televisión nacional: «La orden de combate está dada, a la calle los revolucionarios». Y aseguró que está dispuesto a defender la revolución «al precio que sea necesario».

 

El mandatario cubano, sorprendido por las manifestaciones espontáneas que estallaron en varias ciudades del país - incluida La Habana - hizo un llamamiento a sus adeptos para que «salgan a las calles donde quiera que se vayan a producir estas provocaciones, desde ahora y en todos estos días».

 

A pesar de negar la represión, la realidad que recogían las redes sociales (que pudieron evitar el apagón informativo impuesto por el corte de internet en la isla) y algunos medios independientes era muy distinta ayer. Algunos de ellos confirmaba la existencia de varias personas heridas en Camagüey, según informó ‘14ymedio’;así como de decenas de desaparecidos o detenidos.

 

«Han tenido la respuesta que se merecían, y la van a seguir teniendo, como ha pasado en Venezuela», aseguró Díaz-Canel durante su comparecencia. Entre los represaliados se encuentran sacerdotes, como el P. Castór Álvarez. El MCL, que exigió ayer la libertad para Cuba, denunció el lunes que su coordinador nacional Eduardo Cardet Concepción está siendo «acosado y literalmente cercado por representantes del régimen y turbas».

 

 

Cristohoy.enargentina.com.ar