Imprimir esta página
Miércoles, 18 Agosto 2021 08:40

México. Jóvenes católicos: Agentes de esperanza, trabajadores por la vida

En el día del Joven Católico 2021, que la Iglesia mexicana celebró el domingo pasado, los Obispos mexicanos hacen un llamado a rechazar la mentira y la corrupción y elegir el camino del compromiso y la responsabilidad.

Alina Tufani - Ciudad del Vaticano

“Generadores de esperanza” es la frase que inspira la carta del Episcopado Mexicano dirigida a los jóvenes católicos que celebraron su día, el pasado domingo, 15 de agosto. A firma de Monseñor Juan Armando Pérez Talamantes, Obispo Auxiliar de Monterrey y Responsable de la Dimensión de Pastoral de Adolescentes y Jóvenes de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), la nota recuerda que el camino de los jóvenes en la Ruta hacia el Jubileo del 2021-2033 se sostiene en el amor del Cristo Redentor que sana al ser humano, lo fortalece y lo llena de gracia para que pueda responder con libertad, con esperanza y valentía a su llamado a colaborar en la construcción del Reino de Dios.

 

Como agentes de esperanza en una ruta de esperanza, así se celebró el Día del Joven católico 2021, en México, jornada instituida por el episcopado, en 2015, para reconocer, valorar, dialogar y discernir con los jóvenes, ayudarlos en su desarrollo personal y trabajar con ellos por la evangelización y la construcción de la Iglesia. La fecha escogida entonces, fue el primer domingo luego del 12 de agosto, fecha en que se celebra el Día Internacional de la Juventud establecido por las Naciones Unidas (ONU). 

 

Metas altas y compromiso por el bien

“Ustedes generan esperanza en el corazón de los mexicanos cuando trabajan por la vida, especialmente la vida del ser humano. Generan esperanza cuando, como discípulos de Cristo, buscan la verdad, investigan la realidad y se esfuerzan por vivir conforme a ella. Generan esperanza cuando comunican la verdad, trabajan en proyectos de bien y buscan abiertamente la justicia, cuando atienden a los necesitados, cuando predican el Evangelio e invitan a todos a encontrarse con Jesucristo”, afirma el mensaje de la CEM

 

Generar esperanza para los Obispos mexicanos es también proponerse metas altas en la vida y luchar con fe por ellas inspirados en el auténtico amor al Señor y al prójimo. Los jóvenes son también generadores de esperanza cuando “eligen el camino verdadero y rechazan la mentira y la corrupción”, aseguran los Obispos y recuerdan que es necesario comprometerse a ser buenas y mejores personas y a ser responsables en la construcción de sus metas.

 

Superar el individualismo y el egoísmo

Al retomar la Ruta hacia el Jubileo (2021-2033) trazada por los jóvenes católicos mexicanos, Monseñor Pérez Talamantes advierte que ser agentes de esperanza y trabajar con compromiso por una vida cada vez más digna y en la libertad de hijos de Dios, no es algo sencillo pues se pueden vislumbrar “terrenos pedregosos, caminos sinuosos, tormentas que se avecinan, oscuridades” las cuales sólo se pueden atravesar con fortaleza y fe.

 

“Necesitaremos superar el individualismo y el egoísmo; no descuidemos a los más vulnerables; busquemos a los jóvenes tristes, heridos y desanimados, a los que están confundidos, a los que están sufriendo soledad y orfandad, a los que están decepcionados, a los que sufren la tentación; atendamos el cuidado y desarrollo integral de los niños; pensemos de manera colaborativa para atender las necesidades básicas”, invita el Episcopado.

 

En tiempos de oscuridad reconocer la presencia de Dios

Los Obispos mexicanos, especialmente en estos momentos difíciles para la humanidad, llaman a los jóvenes a encontrarse con Cristo, dejarse abrazar por Él y a trabajar juntos por un “México mejor, conforme al desarrollo de la Civilización del Amor”.

 

“El momento histórico que vive la humanidad es de oscuridad y confusión, hay brillos que parecen luz, pero no lo son; los problemas de todos los días van creciendo, algunos se agudizan; muchas personas viven la incertidumbre y el dolor por la angustia, la enfermedad y la muerte, otras parece que no se dan cuenta de lo que sucede,... pero, con una mirada serena en la fe, podemos también reconocer la presencia del amor de Dios para todos los seres humanos y, de manera especial, su amor hacia todos los jóvenes”, concluye.

 

 

Vaticannews.va