Jueves, 09 Enero 2014 17:03

Los obispos alemanes insisten que darán la comunión a los divorciados vueltos a casar

 

A pesar de la oposición de la Doctrina de la Fe.

 

El presidente de la conferencia de los obispos alemanes dice que la conferencia seguirá adelante con su plan para comenzar a distribuir la comunión a los católicos que se han ‘vuelto a casar’ fuera de la Iglesia después de un divorcio, a pesar del juicio de monseñor Gerhard Müller, el prefecto de la Congregación Vaticana para la Doctrina de la Fe.

 

Müller había excluido la posibilidad de que los que entran en una segunda unión sin haber obtenido la declaración de nulidad fueran elegibles para recibir la comunión.

 

Pero el arzobispo Robert Zollitsch de Friburgo, en una entrevista con el diario alemán Die Welt el 29 de diciembre, negó que el problema estuviera resuelto a la luz de la postura negativa de Müller. “Un prefecto no es el Papa”, afirmó Zollitsch, haciendo hincapié en la importancia de una “decisión responsable [hecha] en conciencia.”

Zollitsch ha señalado al propio Papa Francisco por haber insinuado que un cambio en la política de la Iglesia podría venir en un futuro próximo:

“Me siento muy alentado por el Papa Francisco, que ha llamado a un sínodo especial sobre el matrimonio y la familia para octubre de 2014″, dijo el prelado.

En una entrevista bien conocida,  mientras regresaba de la Jornada Mundial de la Juventud el 28 de julio del 2013, el Papa Francisco habló de la necesidad de desarrollar una pastoral integral de la familia y de la racionalización del proceso de anulación. También hizo referencia a la práctica de la Iglesia Ortodoxa de permitir los segundos matrimonios, dando la impresión de que la práctica católica podría sufrir una modificación.

En septiembre, la controversia acerca de la comunión de los divorciados resurgió cuando la Arquidiócesis de Friburgo lanzó directrices que ponía la recepción de la Sagrada Comunión a disposición de los feligreses divorciados vueltos a casar.

Monseñor Müller respondió rápidamente a este documento en una carta a Zollitsch del 8 de octubre, y de manera más elaborada el 22 de octubre.

A pesar de las intervenciones de Müller, el 23 de noviembre el obispo Gebhard Fürst de Rottenburg-Stuttgart señaló que los obispos alemanes adoptarían propuestas sobre el restablecimiento de los feligreses divorciados vueltos a casar, como miembros de pleno derecho de la Iglesia durante su sesión plenaria de marzo.

Varios obispos alemanes han intervenido posteriormente en la controversia, a menudo haciendo hincapié en que las dimensiones disciplinarias y pastorales en el ministerio de la Iglesia han estado funcionando una en contra de la otra.

El 12 de diciembre, el cardenal Walter Kasper, quien también es miembro de la Congregación para la Doctrina de la Santa Sede, contradijo a Müller cuando afirmó que “poner a alguien fuera de la línea para la comunión, es algo que ??uno no hace”.

El obispo Gebhard Fürst sugirió que el actual la práctica “no tiene en cuenta la realidad concreta” – por lo menos en algunos casos.

Hasta ahora, pocos argumentos concretos se han ofrecido sobre por qué la práctica actual de asegurar una anulación antes de realizar otra unión de la Iglesia es incapaz de resolver los problemas pastorales que han sido identificados por los obispos alemanes.

Los comentarios del Santo Padre del 28 de julio, así como carta de 22 de octubre de Müller, indican que el problema está en el proceso de anulación en sí, así como con una mala catequesis sobre el matrimonio.

Por ejemplo, Müller ha subrayado el hecho de que “toda la economía sacramental es una obra de la misericordia divina”, por lo cual da a entender que las reglas de la Iglesia son como son por el bien de todas las personas.

Fuentes: Life Site News, Signos de estos Tiempos

 

 forosdelavirgen.org  09-01-2014