Lunes, 27 Septiembre 2021 11:11

Canadá: La Iglesia católica pide perdón a los indígenas por los abusos en escuelas

"Reconocemos los graves abusos cometidos por algunos miembros de nuestra comunidad católica; físicos, psicológicos, emocionales, espirituales, culturales y sexuales", expresan los obispos de Canadá a través de un comunicado dirigido a la comunidad indígena, en el que piden perdón por el maltrato y la muerte de miles de niños nativos en las escuelas que el gobierno confió a la Iglesia como parte de su política con los nativos.

Ciudad del Vaticano

 

A través de un comunicado los Obispos Católicos de Canadá, reunidos en la Asamblea Plenaria esta semana, han aprovechado esta oportunidad para reconocer ante los Pueblos Indígenas de tierras canadienses, el sufrimiento experimentado en las Escuelas Residenciales Indígenas del país:

 

"Muchas comunidades religiosas católicas y diócesis participaron en este sistema, que condujo a la supresión de las lenguas, la cultura y la espiritualidad indígenas, sin respetar la rica historia, las tradiciones y la sabiduría de los pueblos indígenas", escriben los prelados profundizando aún más:

 

“Reconocemos los graves abusos cometidos por algunos miembros de nuestra comunidad católica; físicos, psicológicos, emocionales, espirituales, culturales y sexuales. También reconocemos con dolor el trauma histórico y continuo y el legado de sufrimiento y desafíos que enfrentan los Pueblos Indígenas y que continúan hasta el día de hoy”

 

Por ello -continúa el comunicado- "junto con aquellas entidades católicas que estuvieron directamente involucradas en el funcionamiento de las escuelas y que ya han ofrecido sus propias y sinceras disculpas, nosotros, los Obispos Católicos de Canadá, expresamos nuestro profundo remordimiento y pedimos perdón de manera inequívoca".

 

 

 

Más de mil tumbas sin nombre

Este mensaje llega tras el descubrimiento, este verano, de más de mil tumbas sin nombre con restos de niños indígenas ubicadas cerca de los centros residenciales. Se trata de escuelas creadas a finales del siglo XIX por el gobierno canadiense y encomendadas a las iglesias cristianas locales, incluida la católica.  

 

Se calcula que desde 1883 hasta la década de 1960, unos 150.000 niños de las Primeras Naciones, Inuit y Métis , fueron obligados a asistir a una de estas 139 escuelas repartidas por todo el país, rompiendo el vínculo con sus familias, su lengua y su cultura. Y todo ello como parte de un plan del Gobierno Federal para aplicar una "política de asimilación de las poblaciones nativas".

 

Asimismo, los obispos reflejan su deseo de contribuir para enmendar las heridas del pasado:

 

“Estamos plenamente comprometidos con el proceso de sanación y reconciliación. Junto con las numerosas iniciativas pastorales que ya están en marcha en las diócesis de todo el país, y como una expresión más tangible de este compromiso continuo, nos comprometemos a emprender la recaudación de fondos en cada región del país para apoyar las iniciativas discernidas localmente con los socios indígenas”

 

Caminar hacia la sanación y la reconciliación

Por otra parte, los mitrados canadienses invitan a los Pueblos Indígenas a caminar con ellos hacia una nueva era de reconciliación, "ayudándonos en cada una de nuestras diócesis en todo el país a dar prioridad a las iniciativas de sanación, a escuchar la experiencia de los Pueblos Indígenas, especialmente a los sobrevivientes de las Escuelas Residenciales Indígenas, y a educar a nuestro clero, a los hombres y mujeres consagrados, y a los fieles laicos, sobre las culturas y la espiritualidad indígenas".

 

También se comprometen a continuar "el trabajo de proporcionar documentación o registros que ayuden a la conmemoración de aquellos enterrados en tumbas sin nombre".

 

El Papa recibirá en el Vaticano a una comitiva indígena

Igualmente, los prelados anuncian que el Papa Francisco se reunirá en el Vaticano con un grupo de indígenas en representación de toda la comunidad:

 

“Habiendo escuchado las peticiones de involucrar al Papa Francisco en este proceso de reconciliación, una delegación de supervivientes indígenas, ancianos/guardianes del conocimiento y jóvenes se reunirán con el Santo Padre en Roma en diciembre de 2021. El Papa se encontrará con ellos y escuchará a los participantes indígenas, para discernir cómo puede apoyar nuestro deseo común de renovar las relaciones y caminar juntos por el camino de la esperanza en los próximos años. Nos comprometemos a trabajar con la Santa Sede y las comunidades indígenas sobre la posibilidad de una visita pastoral del Papa a Canadá como parte de este viaje de sanación”

 

El comunicado concluye con el compromiso de los obispos a seguir acompañando a las Primeras Naciones, los Métis y los Inuit de esta tierra, respetando su resiliencia, fuerza y sabiduría: "Esperamos escucharlos y aprender de ustedes mientras caminamos en solidaridad".

 

 

Vaticannews.va