Domingo, 24 Octubre 2021 14:32

El Centro Mundial para el Recuerdo del Holocausto reconoce al cardenal Tisserant por sus esfuerzos heroicos para salvar a los judíos

El cardenal Eugene Tisserant fue bibliotecario de la Santa Sede, hablaba más de 10 idiomas y es recordado por ayudar a varias familias judías durante su vida. 

(CNA/InfoCatólica) El cardenal Eugene Tisserant era un bibliotecario que sabía más de 10 idiomas, asesoró a varios papas y ocupó cargos clave en el Vaticano.

 

También merece crédito por ayudar a varios judíos a escapar de la persecución en Europa, dijo el jueves Yad Vashem, el Centro Mundial para el Recuerdo del Holocausto. El centro con sede en Jerusalén recordará al cardenal y dos de sus colaboradores como «Justos entre las Naciones» en una ceremonia en una fecha posterior.

 

Yad Vashem tiene como objetivo educar sobre el Holocausto, sus millones de víctimas y sus perpetradores. El centro ha reconocido a unas 28.000 personas de más de 50 países como «Justos de las Naciones», no judíos que salvaron a judíos durante el Holocausto con gran riesgo para ellos mismos.

 

En particular, Yad Vashem relató el papel de Tisserant en ayudar a Miron Lerner, quien nació de inmigrantes judíos en París en 1927 pero quedó huérfano en 1937 con su hermana Rivka.

 

En 1941, los hermanos se dirigieron a Italia con otros refugiados judíos. Lerner encontró ayuda del padre Pierre-Marie Benoît y otros que formaban parte del grupo de rescate judío-italiano Delasem, la Delegación para la Asistencia a los Inmigrantes Judíos. El sacerdote y sus colaboradores trabajaban desde el monasterio franciscano capuchino en Via Sicilia en Roma. A Benoît se le atribuye haber ayudado a salvar a unos 4.000 judíos y fue honrado por Yad Vashem en 1966.

 

Sin embargo, su obra quedó expuesta durante la guerra y se vio obligado a huir de Roma, mientras Lerner se refugiaba en el monasterio. Después de que otro sacerdote le escribiera a Tisserant sobre la difícil situación de Lerner, el cardenal se reunió con el joven judío en su oficina en las afueras del Vaticano.

 

Cuando Lerner le dijo al cardenal que era judío, el cardenal respondió: «Eso es irrelevante. ¿Qué puedo hacer por ti?»

 

Tisserant conectó a Lerner con otro clérigo que ayudó al niño a encontrar refugio con François De Vial, un diplomático francés ante la Santa Sede.

 

Más tarde, Tisserant pasó de contrabando a Lerner a un pequeño monasterio en el Vaticano. Después de un mes, a principios de 1944, el cardenal trasladó a Lerner a un monasterio cerca de la Iglesia de San Luis de los Franceses en Roma. Monseñor André Bouquin fue rector de este monasterio, donde Lerner permaneció hasta la liberación de Roma en el verano de 1944. Después relataría que el clero no lo presionó para que se convirtiera, pero «las monjas eran insoportables». Lerner pudo reunirse con su hermana en París.

 

Yad Vashem declaró a De Vial y Bouquin «Justos entre los gentiles» junto con Tisserant. Pero los actos heroicos del cardenal salvaron a muchos más.

 

Tisserant fue ordenado sacerdote de la diócesis de Nancy, en el noreste de Francia, en 1907 a la edad de 23 años. Estudió en Jerusalén y en varias escuelas francesas, dominando unos 11 idiomas: no solo italiano, alemán e inglés, sino también ruso, hebreo, árabe, persa, sirio, asirio y etíope, según un informe de octubre de 1958 del Servicio de Noticias de la Conferencia Nacional de Bienestar Católico

 

Sirvió en el ejército francés en la Primera Guerra Mundial. Después de un tiempo de servicio en la Biblioteca del Vaticano como asistente de bibliotecario, curador y prefecto, Pío XI lo nombró Secretario de la Congregación para las Iglesias Orientales y lo elevó a cardenal en 1936, en la edad de 52.

 

El cardenal Eugenio Pacelli, el entonces secretario de Estado del Vaticano que se convertiría en Pío XII, lo consagró como obispo ese año. Pronto se convertiría en presidente de la Pontificia Comisión Bíblica, cargo que ocuparía durante más de 30 años.

 

El servicio de Tisserant en el Vaticano incluyó el período de la Segunda Guerra Mundial, cuando los judíos sufrieron persecución bajo los nazis y sus aliados en toda Europa.

 

En 1939, las leyes raciales promulgadas en Italia dieron como resultado el despido de Guido Mendes, director de un hospital judío en Roma. En respuesta, Tisserant otorgó a Mendes una Medalla de Honor de la Congregación de Iglesias Orientales, «en claro desafío al gobierno», dijo Yad Vashem. El cardenal luego trabajó para obtener certificados de inmigración para Mendes y su familia.

 

El cardenal trató de obtener una visa brasileña para el rabino Nathan Cassuto, y para ello mantuvo correspondencia con el cardenal Luigi Maglione, primer secretario de Estado del Venerable Pío XII.

 

Ayudó al lingüista judío y franco antifascista Giorgio Levi Della Vida a mudarse a los Estados Unidos, donde pasó la guerra como profesor en la Universidad de Pensilvania.

 

Mientras visitaba los Estados Unidos en la década de 1930, Tisserant había conocido a Cesare Verona, un vendedor de máquinas de escribir Remington del norte de Italia en un viaje de negocios. Verona buscó la ayuda del cardenal durante la Segunda Guerra Mundial, y el cardenal lo escondió en su residencia privada con otra familia judía. La esposa de Verona, Eugénie Crémieux, fue escondida en un monasterio por iniciativa de Tisserant.

 

En una carta al cardenal después de la guerra, Verona le dijo que su ayuda «vino del cielo».

 

Tisserant continuó sirviendo a la Iglesia mucho después de la guerra. Durante muchos años fue uno de los pocos no italianos de la Curia romana.

 

De 1957 a 1971, Tisserant se desempeñó como Bibliotecario de la Biblioteca Vaticana y Archivero del Archivo Secreto Vaticano. Se le atribuyó la modernización de las prácticas bibliotecarias allí.

 

Fue elegido miembro de la Academia Francesa en 1961 y recibió títulos honoríficos de muchas universidades, incluidas la Universidad de Princeton, la Universidad de Fordham y la Universidad de Duquesne.

 

En 1960, San Juan XXIII lo nombró Gran Maestre de los Caballeros del Santo Sepulcro. 

 

El cardenal se desempeñó como decano del Colegio Cardenalicio desde 1951 hasta su muerte, más de treinta años después.

 

Tisserant murió en Roma el 22 de febrero de 1972, a la edad de 87 años.

 

 

Infocatolica.com