Jueves, 11 Noviembre 2021 11:02

El 15 de mayo será canonizado Devasahayam, el primer santo laico de la India, mártir que predicó la igualdad de los dalits

El Vaticano fijó fecha para la canonización del funcionario de la corte de Tamil Nadu, proveniente de una alta casta. Será el primer santo laico indio. Mons. Machado: «Se hizo pobre para la salvación de los pobres». En 1741 conoció el cristianismo a través de un prisionero católico francés.

 

(Nirmala Carvalho/AsiaNews) - Lázaro Devasahayam es uno de los siete nuevos santos que serán canonizados por el Papa Francisco el próximo 15 de mayo en Roma. Es el primer laico indio al que se le reconoce la santinda en la Iglesia católica. La fecha fue anunciada ayer por el Vaticano, luego de que el 3 de mayo se diera el visto bueno para la canonización en un Consistorio público ordinario. En la misma ceremonia será canonizado Charles de Foucauld.

 

Devasahayam nació el 23 de abril de 1712 en la aldea de Nattalam, en Tamil Nadu. Procedente de una familia hindú de alta casta, emprendió la carrera militar y llegó a ser ministro del reino de Travancore como funcionario del palacio real. En 1741 conoció el cristianismo a través de un prisionero católico francés.

 

El 14 de mayo de 1745 fue bautizado y tomó el nombre de Lázaro. En su proclamación del Evangelio convirtió a muchos. Procedente de un grupo privilegiado, insistió en la igualdad de todas las personas, independientemente de su casta. Esto provocó una feroz oposición: tras varios intentos de hacerle abandonar la fe cristiana, fue arrestado y torturado en público. Finalmente fue fusilado el 14 de enero de 1752 en Aralvaimozhy, donde había sido llevado en secreto. El 2 de diciembre de 2012 fue proclamado beato durante una ceremonia en la diócesis de Kottar. A la celebración asistieron más de 100.000 católicos de toda la India.

 

El arzobispo Félix Machado, secretario general de la Conferencia Episcopal Italiana (CBCI) comentó a AsiaNews: «La canonización de Devasahayam representa un momento histórico para la India. Este nuevo santo se hizo pobre por la salvación de los pobres y los amó, tal como nos dice el Papa Francisco. Los indios somos invitados a imitarlo. Para muchos de los que recibimos la fe de nuestros antepasados, el testimonio de Devasahayam nos recuerda que el Evangelio es un tesoro por descubrir, al que debemos dedicar toda nuestra vida».

 

 

Infcatolica.com