Jueves, 18 Noviembre 2021 13:13

Los obispos estadounidenses aprueban abrumadoramente el documento sobre la Eucaristía

También recuerda «como la Iglesia ha enseñado constantemente, una persona que recibe la Sagrada Comunión mientras se encuentra en un estado de pecado mortal no solo no recibe la gracia del sacramento, sino que comete el pecado de sacrilegio al no mostrar la reverencia debida al Cuerpo y Sangre de Cristo»

 

(CNA/InfoCatólica) Los obispos de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB) votaron abrumadoramente a favor de un nuevo documento sobre la Eucaristía que destaca el papel indispensable del sacramento en la vida de la Iglesia.

 

La votación, que tuvo lugar durante la asamblea anual de otoño de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos en Baltimore, fue de 222 a 8 y tres abstenciones.

 

La votación fue anónima y se realizó de forma electrónica. Fue necesaria una mayoría de dos tercios para la adopción del documento.

 

Producto de meses de debate y revisiones, el texto final evita cualquier referencia explícita a si los obispos y sacerdotes deberían negar la Comunión a figuras públicas en desacuerdo con la enseñanza católica sobre el aborto y otras cuestiones morales.

 

En cambio, el documento tiene como objetivo iniciar un nuevo énfasis en catequizar a los católicos sobre el significado y la importancia de la Eucaristía, en respuesta a lo que muchos obispos ven como una disminución preocupante en la creencia en el sacramento como la presencia real del cuerpo y la sangre de Jesucristo.

 

En una entrevista con CNA antes de la votación, el arzobispo Samuel Aquila de Denver explicó que el documento busca «presentar una comprensión clara de las enseñanzas de la Iglesia para generar una mayor conciencia entre los fieles de cómo la Eucaristía puede transformar nuestras vidas y acercarnos a nuestro creador y la vida que quiere para nosotros».

 

Plan de avivamiento eucarístico

Además de aprobar el documento, titulado «El misterio de la Eucaristía en la vida de la Iglesia», los obispos aprobaron un plan estratégico para una campaña de avivamiento eucarístico de tres años. La votación fue de 201 a 17 a favor de la campaña de reactivación, con cinco abstenciones. La iniciativa incluirá el desarrollo de nuevos materiales de enseñanza, capacitación para líderes diocesanos y parroquiales, el lanzamiento de un sitio web dedicado al avivamiento y el despliegue de un equipo especial de 50 sacerdotes que viajarán por el país para predicar sobre la Eucaristía.

 

La campaña culminará con un Congreso Eucarístico Nacional en julio de 2024 en Indianápolis, anunció el miércoles el obispo designado Andrew H. Cozzens de Crookston, Minnesota. Cozzens, quien encabeza el esfuerzo de avivamiento como presidente del Comité de Evangelización y Catequesis de la USCCB, dijo que el congreso sería el primero de este tipo en los Estados Unidos en casi 50 años. Anteriormente, dijo Cozzens, tales eventos eucarísticos nacionales se llevaban a cabo una vez por década.

 

«Veo esto como maravillosa convergencia de eventos, que nos lleva a través del avivamiento eucarístico a este Congreso Eucarístico. Me manifiesto enérgicamente a favor», dijo el obispo James D. Conley de Lincoln, Nebraska.

 

«Tengo muchas esperanzas de que produzca los grandes frutos por los que todos mis hermanos obispos están orando y esperando durante estos días, incluida la ayuda a las personas en el curso del avivamiento a redescubrir la belleza de la Misa y regresar a la Misa», dijo. dijo.

 

«Creo que estamos en la cúspide y al borde de algo verdaderamente impactante y maravilloso para la Iglesia en los Estados Unidos», dijo Conley. «Creo que esto podría ser justo lo que necesitamos».

 

No se puede comulgar en pecado mortal

Según informa CNA, los pocos obispos que hablaron durante una breve discusión antes de la votación sobre el documento sobre la Eucaristía propusieron solo cambios menores en la redacción de ciertos pasajes, ninguno de los cuales fue aprobado. Los obispos celebraron una sesión ejecutiva a puerta cerrada el lunes para permitir una discusión más sustantiva sobre el documento.

 

Las dos secciones del documento de 30 páginas sobre la Eucaristía son «El Don», que se centra en la Eucaristía como un don de Cristo a través de su encarnación, muerte y resurrección, y «Nuestra Respuesta», que se centra en la gratitud por el don de la Eucaristía, el papel que juegan los laicos en la recepción de la Eucaristía y la importancia de la Eucaristía en la conversión.

 

«El Señor nos acompaña de muchas maneras, pero ninguna tan profunda como cuando lo encontramos en la Eucaristía», afirma el documento.

 

«Cuando recibimos la Sagrada Comunión, Cristo se está entregando a nosotros. Viene a todos nosotros con humildad, como vino a nosotros en la Encarnación, para que podamos recibirlo y ser uno con él », dice el texto.

 

Si bien el documento no proporciona ningún criterio para negar el sacramento a alguien que no esté en comunión con la enseñanza de la Iglesia, el texto explica las diferencias entre los pecados veniales y mortales, y dice que un católico en estado de pecado mortal no debe recibir la Eucaristía hasta se han confesado y recibido la absolución.

 

«Si bien todos nuestros fracasos en hacer lo correcto dañan nuestra comunión con Dios y entre nosotros, se clasifican en diferentes categorías, lo que refleja diferentes grados de gravedad», afirma el documento.

 

«Hay algunos pecados, sin embargo, que rompen la comunión que compartimos con Dios y la Iglesia», dice el documento.

 

«Como la Iglesia ha enseñado constantemente, una persona que recibe la Sagrada Comunión mientras se encuentra en un estado de pecado mortal no solo no recibe la gracia del sacramento, sino que comete el pecado de sacrilegio al no mostrar la reverencia debida al Cuerpo y Sangre de Cristo », explica el documento.

 

El documento dice que «la recepción de la Sagrada Comunión implica la comunión con la Iglesia en esta dimensión visible» y reafirma el texto del documento de 2006 de los obispos sobre los católicos en la vida pública.

 

«Si un católico en su vida personal o profesional rechazara a sabiendas y obstinadamente las doctrinas definidas de la Iglesia, o repudiara a sabiendas y obstinadamente su enseñanza definitiva sobre cuestiones morales, en cualquiera de esos casos, disminuiría gravemente su comunión con la Iglesia», afirma el nuevo documento, repitiendo la orientación de los obispos de 2006.

 

«La recepción de la Sagrada Comunión en tal situación», dice la guía, «no estaría de acuerdo con la naturaleza de la celebración eucarística, por lo que debería abstenerse».

 

 

Infocatolica.com