Sábado, 04 Diciembre 2021 13:51

Sacerdote nigeriano «por favor, vengan a rescatarnos»

Un sacerdote nigeriano que pasó más de un mes en cautiverio tras su secuestro a principios de este año ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional para que acuda en ayuda del pueblo de Dios en el estado nigeriano de Kaduna en medio de la creciente inseguridad.

 

(CNA/InfoCatólica) El P. Bako Francis Awesuh, de 37 años, dijo a Ayuda a la Iglesia Necesitada que los ataques de los pastores Fulani, predominantemente musulmanes, «se han vuelto muy comunes en el estado de Kaduna».

«Por ello, hago un llamamiento a la comunidad internacional para que, por favor, venga a rescatarnos», dijo el padre Awesuh a la organización caritativa pontificia.

 

En un informe de septiembre de 2021, la Sociedad Internacional para las Libertades Civiles y el Estado de Derecho (Intersociety) clasificó a Kaduna como uno de los estados menos seguros de Nigeria.

 

Los miembros de Intersociety afirmaron en el informe que al menos 608 personas del estado de Kaduna han perdido la vida en lo que se ha descrito como «carnicerías cristianas» perpetradas por bandidos fulani en los primeros nueve meses del año.

 

El informe también indicaba que 4.400 cristianos han sido asesinados en Nigeria, mientras que al menos 20 sacerdotes y pastores protestantes han sido asesinados o secuestrados en la nación de África Occidental.

 

El padre Awesuh dijo a Ayuda a la Iglesia Necesitada que los pastores fulani asaltaron su residencia en el área de gobierno local de Kachia a las 11 de la noche del 16 de mayo.

 

«Oí disparos y apagué rápidamente el televisor. Al apagar la luz, vi sombras y oí pasos. Abrí con cuidado la cortina para ver qué pasaba. Vi a cinco voluminosos pastores fulani bien armados. Los reconocí por su vestimenta y por su forma de hablar. Me quedé allí confundido, sin saber qué hacer, ya que me sentía completamente perdido», relató el sacerdote.

 

Añadió que su cuerpo se puso rígido y empezó a sudar profusamente después de que los atacantes llamaran a su puerta.

 

«Siguieron llamando, pero, asustado, me negué a abrir la puerta. Derribaron la puerta y entraron a la fuerza. Uno de los hombres me empujó al suelo, me ató y me azotó sin piedad, diciéndome ka ki ka bude mana kofa da tsori («te están torturando porque nos has tenido mucho tiempo fuera y te has negado a abrir la puerta cuando llamábamos»). Me desnudaron hasta los calzoncillos».

 

Secuestrado junto con diez de sus feligreses, el sacerdote dijo que durante los tres días siguientes caminaron entre los arbustos alimentándose únicamente de mangos.

 

«Estábamos hambrientos, cansados y débiles y nos dolían mucho las piernas y teníamos los pies hinchados porque caminábamos descalzos. El segundo y tercer día llovió, pero tuvimos que seguir avanzando. Al tercer día, llegamos a un campamento en lo más profundo del bosque», cuenta el padre Awesuh.

 

Permanecieron en el bosque durante casi cinco semanas, donde se alimentaron con arroz, aceite y sal. La comida la preparaban las mujeres secuestradas, añadió.

 

«No se nos permitió bañarnos durante todo nuestro cautiverio. Teníamos que hacer nuestras necesidades en la cabaña. Olíamos a cadáver y la cabaña olía como un depósito de cadáveres. Nos torturaron y nos amenazaron de muerte si no se pagaba un rescate de 50 millones de nairas (120.000 dólares)», dijo el padre Awesuh.

 

Relató que «nuestras familias suplicaron y negociaron con nuestros secuestradores, hasta que finalmente aceptaron la suma de 7 millones de nairas (17.000 dólares)».

 

El sacerdote recordó que tres feligreses rastrearon a los secuestrados, con la intención de rescatarlos, pero perdieron la vida en el proceso.

 

«Oh, qué pena haber visto cómo mataban a sangre fría a tres de mis feligreses, delante de mis ojos, y yo no podía hacer nada. Fue muy doloroso. En ese momento, me sentí impotente, desesperado, inútil e inquieto. Ansiaba urgentemente que la muerte me llevara, mientras la escena de los asesinatos seguía reproduciéndose en mi cabeza».

 

«Cada vez que abría la boca para rezar, las palabras me fallaban. Lo único que podía decir era 'Señor, ten piedad'», relató el padre Awesuh.

 

Agradeció a Dios su libertad diciendo: «Para mayor gloria del nombre de Dios, nos liberaron y salimos vivos. Me salvé por poco de la muerte. Sé de muchos sacerdotes secuestrados antes y después de mí que fueron asesinados incluso después de pagar un rescate».

 

El P. Awesuh, cuyo paradero actual no se ha revelado por razones de seguridad, dijo que se ha sometido a asesoramiento.

 

«El amor que recibí y experimenté de mi familia, amigos y especialmente de la Iglesia, fue enorme», concluyó.

 

 

Infocatolica.com