Sábado, 04 Diciembre 2021 13:56

Müller: políticos, medios de comunicación y empresas han «explotado despiadadamente» la pandemia para difundir un pensamiento totalitario

Los políticos, los medios de comunicación y las empresas tecnológicas han «explotado despiadadamente» la pandemia del Covid 19 para difundir un pensamiento totalitario que incluso divide a las familias. Así lo ha asegurado el cardenal Gerhard Müller en una entrevista con Edward Pentin para National Catholic Register, en la que también critica la actuación de muchos obispos que cerraron los templos y el acceso a los sacramentos.

(Kath/NCR/InfoCatólica) La reacción de algunos obispos y sacerdotes ante la pandemia, que cerraron las iglesias y negaron a la gente el acceso a los sacramentos, fue un «pecado grave» que violó la autoridad que Dios les había dado, dijo el prefecto emérito de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

 

Hay que distinguir, dijo, entre la observancia de normas sensatas para evitar la transmisión de la enfermedad. Pero esto no puede servir de justificación para rechazar los sacramentos por principio. La vida eterna debe tener prioridad sobre los bienes temporales, dijo el cardenal.

 

Pastores descristianizados

En algunas diócesis de Alemania sólo las personas vacunadas o recientemente recuperadas del Covid pueden asistir a la Santa Misa. Medidas de este tipo, así como el cierre de iglesias, son «una prueba chocante de hasta qué punto la secularización y descristianización del pensamiento ha llegado ya a los pastores del rebaño de Cristo», dijo Müller textualmente.

 

La tarea de la Iglesia católica y de los gobiernos es promover la cohesión social y evitar medidas que puedan provocar divisiones radicales en la sociedad. Se debe rechazar, dijo, el hecho de desestimar a las personas con opiniones diferentes como «teóricos de la conspiración» o «pecadores contra la caridad». Los obispos y sacerdotes no deben «ofrecerse como cortesanos a los gobernantes de este mundo y hacerse sus propagandistas». Su tarea es servir a la reconciliación entre Dios y el hombre y a la reconciliación del hombre entre sí. Su misión y autoridad provienen de Jesucristo, subrayó el cardenal Müller.

 

En tiempos de crisis, los lugares de culto y los corazones de la gente deben estar abiertos para que la gente pueda encontrar refugio en Dios, de quien procede toda ayuda. Ninguna medicina ni ninguna innovación técnica podría librarnos de la muerte. El pan que Jesús da es la curación de la muerte eterna y el alimento para la vida eterna.

 

 

Infocatolica.com