Imprimir esta página
Lunes, 06 Diciembre 2021 13:35

ONG abortistas realizan campaña para exigir entrega de píldoras abortivas en Perú

Frente a esta acción, muchos expertos en el rubro de salud y familia se han opuesto fuertemente. Uno de ellos es el padre Augusto Meloni Navarro, quien también es médico y cuenta con experiencia laborando en la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

(ACIPrensa/InfoCatólica) A través de un comunicado emitido el 30 de noviembre, fue anunciada la campaña titulada #TCresuelvaAOE, cuya intención principal es la entrega gratuita de la píldora anticonceptiva de emergencia de parte del Tribunal Constitucional del Perú a todas las mujeres del país. Esta campaña fue lanzada por la organización proabortista Promsex y las ONG feministas Manuela Ramos y el Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán.

 

Frente a esta acción, muchos expertos en el rubro de salud y familia se han opuesto fuertemente. Uno de ellos es el padre Augusto Meloni Navarro, quien también es médico y cuenta con experiencia laborando en la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

El padre Meloni, en una entrevista junto a ACI Prensa, afirmó: «Esta campaña es mercenaria, en contra de la vida, que proviene de agentes enquistados en ONGs asalariadas que buscan extender los intereses económicos de la industria mundial del aborto».

 

Actualmente, la píldora se distribuye en kits de emergencia a mujeres víctimas de violación sexual debido a una medida cautelar otorgada en 2016 por el Poder Judicial. Del mismo modo, los grupos proaborto buscan lograr la entrega masiva y sin costo en todo el país.

 

Para lograr esto, la ONG Promsex se basa en que la famosa «pastilla del día siguiente» no tiene efectos abortivos. La organización comunica: «Esto ya fue descartado en su totalidad. Desde el ámbito científico, la Organización Mundial de la Salud ha sido clara en señalar que su principal mecanismo de acción es el retraso o inhibición del proceso de ovulación».

 

Sin embargo, el padre Meloni quien, recalcamos, es ex alto funcionario de la OMS, recordó evidencia vigente facilitada por fabricantes químicos farmacéuticos de este píldora en países donde el aborto está despenalizado, que contradice su posición.

 

«Las campañas de mercadeo de AOE tienen problemas en los países como el Perú, donde se reconoce el valor de la vida humana y la Constitución respeta los derechos del concebido, y, por eso, buscan realizar artificiosas maniobras para confundir», afirma.

 

El padre Augusto Meloni se mantiene firme en que la OMS no ha afirmado que la píldora no es abortiva, puesto que  «lo que existe es un informe técnico de una reunión promovida por promotores del aborto, que tiene el logo de la OMS, y donde señala lo que estas ONG mencionan; pero en la misma contratapa del documento señala que la OMS no se hace responsable por los contenidos del mismo».

 

El padre Meloni usó como referencia al documento técnico publicado en 2014 «Respeto de los derechos humanos al proporcionar información y servicios de anticoncepción: orientaciones y recomendaciones» y coordinado por el Departamento de Salud Reproductiva e Investigaciones Conexas de la OMS, el cual, utilizan las ONG proaborto para basarse.

 

Dicho documento, advierte: «La Organización Mundial de la Salud ha adoptado todas las precauciones razonables para verificar la información que figura en la presente publicación, no obstante lo cual, el material publicado se distribuye sin garantía de ningún tipo, ni explícita ni implícita. El lector es responsable de la interpretación y el uso que haga de ese material, y en ningún caso la Organización Mundial de la Salud podrá ser considerada responsable de daño alguno causado por su utilización».

 

Asimismo, Jordy Pacheco, licenciado en Bioética del Ateneo Pontificio Regina Apostolorum de Roma y formador provida de ABC Prodein, se unió a esta causa afirmando que el hecho de que la AOE tiene únicamente un efecto anticonceptivo es «una verdad a medias».

 

Durante una entrevista concedida a ACI Prensa el 3 de diciembre, explicó: «No es el único efecto que posee, sino que también tiene la capacidad de ser abortiva, tanto la compuesta por levonorgestrel como la de acetato de ulipristal ya que alteran el endometrio y, por lo tanto, pueden afectar dificultar la anidación. Si la píldora se toma cuando la ovulación es inminente, entonces, no podrá evitar la ovulación».

 

Del mismo modo, el licenciado Pacheco recordó la explicación del funcionamiento de esta pastilla concedida por la Administración de Medicamentos y Alimentos ​​del Gobierno de los Estados Unidos (FDA). Dijo: «La FDA al hablar sobre el tema afirma que, ‘si se produce la fertilización, la AOE puede evitar que un óvulo fertilizado se adhiera el útero’. Es decir, tiene la capacidad de provocar un aborto».

 

Finalmente, Giuliana Calambrogio, líder provida peruana y Máster en Matrimonio y Familia por la Universidad de Navarra, habla sobre la inseguridad del fácil acceso a la píldora por parte de las mujeres víctimas de violación en Perú, ya que, lamentablemente, no están informadas adecuadamente.

 

Calambrogio explica que la píldora no solo involucra efectos abortivos sino que, además, «conlleva una carga hormonal demasiado grande» que puede «provocar muchísimos efectos secundarios como hemorragias o inclusive la muerte».

 

Añade también que, en Perú, «no se lleva un registro para saber si la mujer que accede al fármaco ha sido violada o no, puesto que no piden una denuncia de por medio, lo que conllevaría al potencial peligro de que las mujeres utilicen el fármaco irresponsablemente».

 

Exige que, como sociedad peruana, nuestro deber es «pedirle al Estado no intentar matar al concebido, sino políticas reales de seguridad ciudadana, de protección y medidas penales más fuertes para los violadores y que el sistema judicial, policial y del ministerio público trabajen de manera articulada y celeridad en los casos de abuso contra la mujer».

 

 

Infocatolica.com