Imprimir esta página
Domingo, 12 Diciembre 2021 16:10

El Comité de Justicia aprueba nuevo reglamento del suicidio asistido en Austria

El proyecto de ley del gobierno de Austria para la Ley de Eliminación de Muertes fue aprobado el martes por el Comité de Justicia con los votos a favor.

 

(KathPress/InfoCatólica) Un proyecto de ley del gobierno de Austria en contra de la vida y a favor del suicidio asistido fue aprobado el martes por el Comité de Justicia con los votos a favor. Es el primer paso para la resolución del Consejo Nacional y del Consejo Federal, y la entrada en vigor a principios de 2022.

 

Según el proyecto, la nueva ley regula las condiciones bajo las cuales debería estar permitido en el futuro ayudar a una persona con el suicidio. La responsabilidad penal de matar «bajo demanda» no se modifica. Paralelamente a la nueva regulación del «decreto de muerte», se ampliarían los cuidados paliativos. La ley está siendo impulsada porque hace aproximadamente un año la Corte Constitucional declaró la prohibición de asistir al suicidio sin excepciones.

 

La ministra de Justicia austriaca Alma Zadic dijo que se había encontrado una «solución moderna y equilibrada». «La presente ley ofrece seguridad jurídica, protege el libre albedrío y asegura la protección necesaria contra el abuso».

 

Para la ministra de Constitución, Karoline Edtstadler, se habría logrado, con este proyecto de ley, una solución «que es restrictiva y preventiva y al mismo tiempo respeta la voluntad de morir».

 

El gobierno federal aportará 21 millones de euros para la expansión de los cuidados paliativos en el 2022 en el primer año, y 36 y 51 millones de euros en los años siguientes, por lo que el ministro de Salud, Wolfgang Mückstein, acogió con satisfacción la creación de unas bases para la atención integral de adultos y niños gravemente enfermos en toda Austria.

 

Procedimiento integral con puntos débiles

La Iglesia Católica y diversos colectivos profesionales han manifestado numerosos puntos de crítica al proyecto de ley, y aparte de eso, el suicidio asistido es categóricamente rechazado.

 

Según el proyecto de ley, la persona dispuesta a morir debe ser mayor de edad y capaz de tomar decisiones y padecer una enfermedad incurable o grave, pero esto no está claramente definido.

 

El texto prevé un procedimiento a seguir: la persona dispuesta a morir debe ser informada de las alternativas por dos médicos, uno de los cuales tiene una titulación en cuidados paliativos. Si existe alguna duda sobre si el deseo de morir se basa en un trastorno psicológico, un psiquiatra o psicólogo clínico debe aclarar la situación.

 

El médico debe confirmar que la persona dispuesta a morir padece una enfermedad incurable y fatal o bien una enfermedad grave y permanente con síntomas persistentes, cuyas consecuencias afectan toda su vida.

 

Una vez transcurrido un período de reflexión, se debe redactar una directiva o testamento de muerte ante un notario o un empleado legalmente autorizado. Para ello se debe evaluar y documentar la capacidad para tomar decisiones, realizar una aclaración de todos los puntos, explicar alternativas a la muerte e instruir a la persona que supuestamente quiere morir, en particular, sobre los efectos legales de su decisión. Solo puede dictarse efectivamente un «decreto de muerte» si la persona que desea morir tiene su residencia habitual en Austria o es un ciudadano austriaco. 

 

Después de enviar una orden o decreto de muerte efectiva, las farmacias enumeradas pueden dispensar el fármaco letal de manera controlada en la dosis especificada. La ejecución de la orden debe informarse al registro de defunciones. Entre otras cosas, el proyecto prevé la prohibición de la publicidad para todo el tema, lo que es punible en la legislación penal administrativa. La «tentación» sigue siendo criminalmente relevante.

 

En los casos no autorizados, ayudar al suicidio sigue siendo un delito. Será delito de asistencia al suicidio en el caso de menores, de aquellos que no padecen una enfermedad contemplada en la ley, la prestación de asistencia por motivo reprobable o si no se ha seguido el procedimiento establecido.

 

Asuntos críticos no tratados

En el período previo a la discusión parlamentaria, numerosos expertos han  criticado que el Ministerio de Justicia haya ignorado casi por completo las comunicaciones críticas en el contexto del proceso de evaluación. Por ejemplo, el término «decreto de muerte» es «menospreciativo y engañoso», criticaron la Sociedad para la Prevención del Suicidio, el Colegio de Abogados, la Comisión de Bioética, y pidió alternativas como «Declaración de suicidio».

 

La demanda de una aclaración obligatoria de la libre decisión de suicidarse por parte de expertos con calificaciones psiquiátricas había sido igualmente amplia en oportunidades anteriores, lo que tampoco se tuvo en cuenta. La ley solo prevé el examen de una enfermedad psiquiátrica, cuya consecuencia podría ser el deseo de suicidarse, si hay alguna sospecha. Pero según la investigación sobre el suicidio, hasta el 90 por ciento de los que han muerto por suicidio sufrieron previamente de una enfermedad psiquiátrica, y la depresión a menudo es difícil de identificar, especialmente en la vejez. El deber del esclarecimiento psiquiátrico es realmente obvio, según pidió la Sociedad de Psiquiatría, Psicoterapia y Psicosomática.

 

Igualmente, se hizo caso omiso de una preocupación expresada por la Conferencia Episcopal al unísono con los abogados penales: según la ley, el suicidio asistido también será posible sin un dictamen jurídico, especialmente porque el asistente siempre está exento de castigo cuando se trata de una persona adulta, médicamente informada y con una enfermedad grave. El trámite de redacción del testamento de muerte y la recogida de la droga letal en la farmacia no son necesarios para la impunidad.

 

La bioética Susanne Kummer, del Instituto de Antropología Médica y Bioética, advirtió que todas las precauciones de seguridad se «tomarían ad absurdum». Las organizaciones católicas laicas también han expresado duras críticas al proyecto de ley del gobierno aprobado y la inadecuada protección bajo la ley penal.

 

 

 

Infocatolica.com