Lunes, 13 Diciembre 2021 13:52

George Weigel: «El régimen de Xi Jinping está llevando a cabo una brutal campaña de genocidio cultural»

En julio de 2016, mientras estábamos sentados en la cola del barco de vapor de ruedas suizo Rhone mientras surcaba el lago de Ginebra, mi anfitrión señaló la ciudad de Lausana, donde un enorme edificio curvilíneo revestido de cristal brillaba bajo el sol del verano.

«¿No es esa la sede del Comité Olímpico Internacional?», le pregunté. Cuando mi amigo respondió afirmativamente, dije: «Algo me olía.

 

Ese olor desagradable -el hedor de la codicia que se impone a la solidaridad que los Juegos Olímpicos pretenden representar- se ha intensificado recientemente.

 

Incluso el estudiante ocasional de la historia olímpica moderna conoce los Juegos de Berlín de agosto de 1936, en los que el estadounidense Jesse Owens, de raza negra, se llevó cuatro medallas de oro y echó por tierra el mito de la supremacía aria de Hitler. Menos aún saben que, en febrero de ese año, los Juegos Olímpicos de Invierno se celebraron en la ciudad bávara de Garmisch-Partenkirchen. ¿Cómo, nos preguntamos hoy, pudieron celebrarse dos Juegos Olímpicos en el Tercer Reich? ¿Cómo es posible que la gente no lo sepa?

 

Hubo cierta controversia sobre la celebración de los Juegos Olímpicos de verano e invierno bajo los auspicios nazis. Pero en 1936, la situación alemana no era tan espantosa como lo sería en los años posteriores. Sí, el campo de concentración de Dachau para prisioneros políticos se había abierto en marzo de 1933, y las leyes de Nuremberg que negaban a los judíos la ciudadanía alemana y el matrimonio entre judíos y «arios» se habían promulgado en 1935.

 

Sin embargo, los horrores del pogromo de la Noche de los Cristales en noviembre de 1938 se produjeron dos años después, y la satánica Conferencia de Wannsee para planificar la «Solución Final» al «Problema Judío» llegaría seis años más tarde. Las personas de mente clara deberían haber discernido algunas de las implicaciones de las Leyes de Nuremberg. Pero la matanza industrializada de millones de personas, simplemente porque eran hijos de Abraham, estaba más allá de la imaginación de prácticamente todo el mundo.

 

Así que Hitler y sus matones se comportaron bien temporalmente (más o menos) en el período previo a los Juegos Olímpicos de Garmisch-Partenkirchen y Berlín. Y el Comité Olímpico Internacional pudo tranquilizar cualquier conciencia que tuviera en aquellos días y seguir adelante con los juegos.

 

El COI no tiene excusas hoy, dos meses antes de que se inauguren los XXIV Juegos Olímpicos de Invierno en Pekín. Porque hoy, todo el mundo lo sabe.

 

Cualquiera que preste la más mínima atención a los asuntos mundiales sabe lo que el régimen de Xi Jinping está haciendo en China. Está llevando a cabo una brutal campaña de genocidio cultural contra los uigures, metiendo a más de un millón de ellos en campos de reeducación donde la tortura es habitual. Ha derogado los derechos humanos en Hong Kong y ha encarcelado a los líderes prodemocráticos de esa ciudad, incluido mi amigo Jimmy Lai (un valiente católico que aún espera una palabra pública de apoyo del Vaticano).

 

El régimen de Xi lleva a cabo una vigilancia masiva y continua de su propio pueblo, en el esfuerzo más draconiano de la historia por el control social orwelliano; el mes pasado, por ejemplo, la estrella del tenis chino Peng Shuai desapareció durante días después de denunciar en las redes sociales que había sido violada por un alto funcionario del Partido Comunista chino. China hace ruido de sables en toda su vecindad y amenaza constantemente a Taiwán. ¿Y alguna persona en su sano juicio cree que el gobierno chino está diciendo toda la verdad sobre la relación de China con una pandemia que, hasta la fecha, ha matado a 5,5 millones de personas en todo el mundo, ha alterado de forma masiva la economía mundial y ha creado una angustia social y mental incalculable en todas partes?

 

La reductio ad Hitlerum es un recurso retórico barato que hay que evitar. Así que digamos que la celebración de los Juegos Olímpicos de Invierno en Pekín en febrero de 2022 será una obscenidad. Esta vez no hay excusas. La cultura de la información de 1936 no se parecía en nada al mundo transparente de hoy; en 1936, la verdad sobre la Alemania nazi era, si no oculta, menos evidente de lo que sería hoy. Todo el mundo sabe lo que ocurre en la China de Xi Jinping. Proceder como si ese conocimiento pudiera ponerse entre paréntesis durante unas pocas semanas es una gran cobardía moral.

 

Hace unos meses, firmé una petición para que el COI trasladara los XXIV Juegos Olímpicos de Invierno de China. Eso no va a ocurrir.

 

¿Qué se puede hacer entonces? Hacer que Xi Jinping y su gobierno de matones y tecnócratas pague por toda la atención que recibirá su país durante los juegos. Los medios de comunicación de todo el mundo deberían poner de relieve los abusos de los derechos humanos en China, sus métodos draconianos de control social y su intolerancia religiosa. Los atletas de los países libres deberían recibir el apoyo de sus comités olímpicos nacionales si, como es debido, se solidarizan con los uigures de los campos de concentración, con los cristianos perseguidos en toda China y con los activistas de los derechos humanos y la democracia de Hong Kong, que se encuentran en una situación difícil.

 

Los jefes del COI chillarán. Que lo hagan. Exponer su cobarde actitud sería un buen complemento para dar a conocer la brutalidad de la China comunista ante el mundo.

 

 

Infovaticana.com