Imprimir esta página
Martes, 14 Diciembre 2021 14:01

El Papa: «Si la discapacidad hace la vida más difícil, ésta no es menos digna de ser vivida»

El Papa Francisco dirigió ayer un discurso a los miembros del Instituto Seráfico de Asís, a quienes recibió en audiencia ayer por la mañana en el Aula Pablo VI del Vaticano, con ocasión del 150 aniversario de fundación de esta institución dedicada a promover y desarrolla actividades de rehabilitación, psicoeducativas, y sanitarias para niños y jóvenes con discapacidades físicas, psíquicas y sensoriales.

Durante su discurso, el Santo Padre señaló que, lo más importante es el espíritu con el que todos se dedican a esta misión, recoge Vatican News. Está claro para ustedes, como debería estarlo para todos, que toda persona humana es preciosa, tiene un valor que no depende de lo que tenga o de sus capacidades, sino del simple hecho de ser persona, imagen de Dios.

 

Si la discapacidad o la enfermedad hacen que la vida sea más difícil, no es menos digna de ser vivida, y vivida plenamente. Al fin y al cabo, ¿quién de nosotros no tiene limitaciones y no se encuentra tarde o temprano con limitaciones, incluso graves? Es importante considerar a la persona discapacitada como uno de nosotros, que debe estar en el centro de nuestra atención y preocupación, y también en el centro de la atención de todos y de la política. Este es un objetivo de la civilización.

 

Además, el Pontífice dijo que, existen numerosas organizaciones que, como ustedes, prestan este servicio y que a veces tienen dificultades para sobrevivir o para realizar sus servicios de la mejor manera posible. Por supuesto, no podemos esperar todo de los organismos públicos. Se necesita la solidaridad de muchas personas, como es el caso de sus benefactores. Que el Señor los bendiga por su buen corazón. Pero el Estado y la administración pública deben hacer su parte. No podemos dejar solas a tantas familias que se ven obligadas a luchar para mantener a los niños con dificultades, con la gran preocupación del futuro que les espera cuando ya no puedan cuidarlos.

 

 

Infovaticana.com