Imprimir esta página
Sábado, 15 Enero 2022 15:00

Las clínicas de aborto todavía quieren vender partes de bebés abortados o tirar a los bebés abortados a la basura

Las instalaciones de aborto en Ohio, en los Estados Unidos, se oponen a una nueva ley que les exige incinerar o dar sepultura a los bebés abortados. Cinco centros de aborto en total han dicho que el requisito es demasiado "gravoso y costoso de cumplir".

La Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) presentó una demanda en oposición al nuevo requisito de Ohio para la eliminación de bebés abortados.

 

Freda Levenson, vocera de ACLU afirma que “la ley y las reglas de implementación son extremadamente onerosas y costosas de cumplir, imposibles en muchos aspectos”.

 

La organización a favor del aborto también ha afirmado que la ley significará que las mujeres tendrán que esperar hasta más tarde en sus embarazos para abortar.

 

La ACLU también ha declarado que “es muy, muy costoso brindar cremación o entierro para una pequeña colección de células. Esta ley se aplica incluso a un blastocito o a un pequeño número de células o a un embrión”.

 

En abril pasado, la aplicación de la nueva ley se bloqueó temporalmente, a la espera de que el Departamento de Salud de Ohio finalice las reglas. Estas reglas se publicaron el 30 de diciembre de 2021.

 

Un portavoz de SPUC dijo: “La negativa a proporcionar cremación o entierro a los no nacidos no sorprende, ya que la industria del aborto niega la humanidad de los bebés no nacidos, prefiriendo deshonestamente llamarlos 'células'.

 

“Por supuesto, la forma en que tratamos a los seres humanos en la muerte refleja cómo los tratamos en la vida.

 

“Los niños abortados no son desechos médicos. La ceguera deliberada de la industria del aborto va de la mano con la visión anti-vida que resulta en la muerte de millones de bebés cada año.

 

“Si bien la nueva ley de Ohio no impide el asesinato de los no nacidos, subraya aún más la insensibilidad de una industria basada en la muerte y la explotación de madres vulnerables”.

 

 

Lifenews.com