Martes, 15 Febrero 2022 14:45

Mons. Gądecki pide a católicos y ortodoxos de Rusia, Ucrania y Polonia unión espiritual para alejar el espectro de otra guerra

Unamos los esfuerzos espirituales de los seguidores de Cristo de diversas confesiones en Rusia, Ucrania y Polonia para alejar el espectro de otra guerra en nuestra región. Este ha sido el llamamiento del arzobispo Stanislaw Gądecki, presidente de la Conferencia Episcopal Polaca, en una carta dirigida a los obispos ortodoxos y católicos de Rusia y Ucrania, incluido el patriarca ortodoxo de Moscú y toda Rusia Kirill.

 

(InfoCatólica) «Me dirijo a Ustedes, queridos hermanos, como obispo de un país vecino de Rusia y Ucrania. Estamos unidos por una historia común y por la santa fe cristiana. Por lo tanto, unamos los esfuerzos espirituales de los seguidores de Cristo de diferentes denominaciones en Rusia, Ucrania y Polonia, y juntos presentamos una ferviente oración al único que es la Paz, para alejar el espectro de otra guerra en nuestra región», escribió el arzobispo Stanislaw Gądecki a los obispos ortodoxos y católicos de Rusia y Ucrania. «Que nuestro esfuerzo de oración sea un grito para evitar el sufrimiento y la muerte de miles de seres humanos inocentes, especialmente de los más débiles e indefensos, que no encontrarán la fuerza y la posibilidad de escapar de los tormentos de la guerra», se lee en la carta.

 

El Presidente de la Conferencia Episcopal Polaca, refiriéndose a las informaciones de los medios de comunicación sobre el grave riesgo de conflicto armado en Ucrania, subrayó que «toda guerra es una tragedia para la humanidad»; en ella mueren miles de personas y muchas resultan heridas en ambos bandos. «Una guerra entre Rusia y Ucrania sería aún más dramática porque se trata de dos naciones cristianas y eslavas. Por lo tanto, en términos humanos y divinos, estas dos naciones diferentes deberían tener mucho en común que no lleve al odio sino al respeto mutuo y a la amistad. Sin embargo, la condición necesaria para que surja la amistad es el respeto a los derechos de las naciones, incluido el derecho a la autodeterminación y a la integridad territorial», escribió el arzobispo Gądecki.

 

Recordando las dos guerras del siglo pasado, citó las palabras de San Juan Pablo II, quien en su Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz de 2000 escribió que «las guerras a menudo son causa de otras, ya que alimentan odios profundos, crean situaciones de injusticia y ofenden la dignidad y los derechos de las personas. En general, además de ser extraordinariamente dañinas, no resuelven los problemas que las originan y, por tanto, resultan inútiles». «Toda guerra es una locura», añadió Mons. Gądecki.

 

Texto de la misiva

 

Carta del Presidente de la Conferencia Episcopal Polaca

a los obispos ortodoxos y católicos de Rusia y Ucrania

con la petición de rezar juntos por la paz

 

Varsovia, 14 de febrero del 2022

En la fiesta de los Santos Cirilo y Metodio

Santos patronos de Europa

Veneradísimos hermanos,

Nuestro Señor Jesucristo enseñó: «Bienaventurados los pacificadores, porque serán llamados hijos de Dios» (Mateo 5,9).

En las últimas semanas, los medios de comunicación han informado sobre el grave riesgo de un conflicto armado en Ucrania. Toda guerra es una tragedia para la humanidad. En ella mueren cientos, si no miles, de personas. Muchos de ambos bandos quedan heridos y muchos millones se quedan con heridas internas que luego son difíciles de curar. Una guerra entre Rusia y Ucrania sería aún más dramática porque se trata de dos naciones cristianas y eslavas. Por lo tanto, en términos humanos y divinos, estas dos naciones diferentes deberían tener mucho en común que no lleve al odio sino al respeto mutuo y a la amistad. Sin embargo, la condición necesaria para que surja la amistad es el respeto a los derechos de las naciones, incluido el derecho a la autodeterminación y a la integridad territorial.

Todavía tenemos presente el siglo pasado, que fue testigo de dos terribles guerras. Juan Pablo II, que experimentó personalmente las consecuencias de ambas formas de totalitarismo, escribió que «las guerras a menudo son causa de otras, ya que alimentan odios profundos, crean situaciones de injusticia y ofenden la dignidad y los derechos de las personas. En general, además de ser extraordinariamente dañinas, no resuelven los problemas que las originan y, por tanto, resultan inútiles» (Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz, 1º de enero del 2000). Toda guerra es una locura.

Me dirijo a Ustedes, queridos hermanos, como obispo de un país vecino de Rusia y Ucrania. Estamos unidos por una historia común y por la santa fe cristiana. Por lo tanto, unamos los esfuerzos espirituales de los seguidores de Cristo de diferentes denominaciones en Rusia, Ucrania y Polonia, y juntos presentamos una ferviente oración al único que es la Paz, para alejar el espectro de otra guerra en nuestra región.

Que nuestro esfuerzo de oración sea un grito para evitar el sufrimiento y la muerte de miles de seres humanos inocentes, especialmente de los más débiles e indefensos, que no encontrarán la fuerza y la posibilidad de escapar de los tormentos de la guerra.

Teniendo esto en cuenta, me he dirigido a todos los fieles de la Iglesia católica en Polonia con una petición ferviente para que recen por la paz en Ucrania. Os pido también a vosotros, queridos hermanos, que dirijáis un llamamiento similar a vuestros fieles, para que el Señor desvíe los corazones de los gobernantes del ansia de guerra y de destrucción y los oriente hacia la misericordia y la paz.

«Quien sirve a Cristo de esta manera agrada a Dios y tiene la aprobación de los hombres. Procuremos, pues, hacer lo que es bueno para la paz y la mutua edificación» (Rm 14,18-19).

¡Que los santos Cirilo y Metodio, apóstoles de los eslavos, obtengan para Europa el don de la paz de Dios!

Con mis mejores saludos en Cristo el Señor,

 

+Stanisław Gądecki
Arzobispo Metropolitano de Poznan
Presidente de la Conferencia Episcopal Polaca

__________________

Su Santidad
Kirill
Patriarca de Moscú y toda Rusia

Su Beatitud
Onufry
Metropolitano de Kiev y toda Ucrania
Primado de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana

Su Beatitud
Epifanio
Metropolitano de Kiev y de toda Rusia-Ucrania
Primado de la Iglesia Ortodoxa de Ucrania

Su Beatitud
Sviatoslav Shevchuk
Arzobispo Mayor de Kiev-Halych
Jefe de la Iglesia greco-católica ucraniana

Su Excelencia
Monseñor Nil Łuszczak
Administrador Apostólico Sede Vacante
de la Eparquía greco-católica de Mukachevo sui iuris

Su Excelencia
Monseñor Paolo Pezzi
Arzobispo de la Archidiócesis de Nuestra Señora de Moscú
Presidente de la Conferencia Episcopal de Rusia

Su Excelencia
Monseñor Mieczyslaw Mokrzycki
Arzobispo Metropolitano de Lviv
Presidente en funciones de la Conferencia Episcopal de Ucrania

 

 

Infocatolica.com