Domingo, 20 Febrero 2022 14:51

¿Qué pasó con la barba de San Maximiliano Kolbe?

Un libro sobre su vida ofrece esta cita del santo: Las barbas provocan al enemigo que rápidamente se acerca a nuestro convento. Nuestros hábitos franciscanos también lo provocarán. Puedo separarme de mi barba. No puedo sacrificar mi hábito. 

(CNA/InfoCatólica) El jueves, la Iglesia Católica en Polonia compartió una foto que conmemora el 81 aniversario del arresto de San Maximiliano Kolbe por parte de los nazis. La imagen, la última que se tomó del santo antes de su arresto final, era notable por lo que no mostraba... la barba larga característica de Kolbe.

 

Cuando se tomó la foto, Kolbe ya había sido arrestado una vez por los nazis, pero estaba claramente decidido a continuar con sus esfuerzos de evangelización en todo el país. El monasterio que había establecido en Niepokalanów, 25 millas al oeste de Varsovia, se había convertido en un importante centro editorial católico.

 

La barba con la que a menudo se representa a Kolbe es notable por varias razones, una de las cuales fue el hecho de que no muchos de sus homólogos franciscanos en Polonia la lucían. Se afeitó su barba característica para mezclarse con sus compañeros franciscanos y con la sociedad en general.

 

La segunda razón es que la barba de Kolbe es la única reliquia de primera clase que existe de él. El resto de su cuerpo fue incinerado en los hornos de Auschwitz tras ser asesinado por los nazis en 1941.

 

El padre James McCurry, franciscano conventual y ministro provincial de la provincia de Nuestra Señora de los Ángeles, pronunció una homilía en 2016 para conmemorar el 75 aniversario del martirio de Kolbe en la que mencionó la barba del santo.

 

McCurry, autor del libro «Maximilian Kolbe: mártir de la caridad», dijo que Kolbe decidió conservar la barba a su regreso de seis años de trabajo misionero en Japón. En aquellos días, era costumbre que los misioneros se dejaran crecer la barba, y Kolbe quería mantenerla como un recordatorio de sus días misioneros y como un recordatorio de ser siempre un «misionero» del Evangelio.

 

McCurry dijo que la barba de Kolbe lo hacía inusual entre sus homólogos franciscanos conventuales, que generalmente no la usaban. La fama de Kolbe se fue extendiendo por Polonia gracias a su labor editorial, y su singular barba le ayudó a destacar aún más.

 

Fue por esta razón que Kolbe finalmente, después de la invasión nazi de Polonia en 1939, tomó la decisión de raparlo, dijo McCurry, para no sobresalir. La fundación de Kolbe de la Milicia Inmaculada (MI), un movimiento de evangelización que se identifica con María, lo colocó en lo alto de las listas de vigilancia nazis.

 

Un libro sobre su vida ofrece esta cita del santo: «Las barbas provocan al enemigo que rápidamente se acerca a nuestro convento. Nuestros hábitos franciscanos también lo provocarán. Puedo separarme de mi barba. No puedo sacrificar mi hábito».

 

Después de que un hermano le cortó la barba a Kolbe, el hermano al principio trató de salvar la barba, pero Kolbe se opuso y le dijo que la tirara a la estufa. Entonces, obedientemente, el hermano lo arrojó a la estufa, pero el fuego no estaba encendido, por lo que el hermano lo recuperó y lo guardó en un tarro de salmuera.

 

Hoy, la barba de Kolbe es su única reliquia de primera clase que sobrevive.

 

El padre McCurry también era amigo de Franciszek Gajowniczek, el hombre por quien Kolbe dio su vida en Auschwitz a fines de julio de 1941, luego de su arresto el 17 de febrero.

 

Gajowniczek fue uno de los diez hombres seleccionados para ser ejecutados en represalia por la fuga de un prisionero del cuartel. Gritó: «¿Qué pasará con mi esposa y mis hijos?» Y en respuesta, el padre Kolbe se adelantó y se ofreció a ocupar su lugar. Los diez fueron colocados, desnudos, en una cámara de inanición.

 

Los diez condenados ese día finalmente murieron; seis murieron de hambre, y las muertes del resto, incluido el padre Kolbe, fueron aceleradas por una inyección de ácido fénico.

 

 

Infocatolica.com