Jueves, 03 Marzo 2022 14:09

«No habrá paz en nuestra parte del mundo hasta que Rusia regrese a Cristo», Presidente del episcopado polaco

En la carta la Patriarca de Moscú le pide «que haga un llamamiento a Vladimir Putin para que detenga esta guerra sin sentido contra el pueblo ucraniano, en la que se está matando a personas inocentes y el sufrimiento está afectando no sólo a los soldados, sino también a los civiles, especialmente a las mujeres y los niños»

 

(InfoCatólica) En el inicio de la Cuaresma, el Presidente de la Conferencia Episcopal de Polonia ha tenido dos profundas intervenciones sobre la invasión de Ucrania, con un mensaje a los católicos polacos y con una petición al Patriarca de Moscú.

 

Mensaje del Miércoles de Ceniza

«Queridos hermanos y hermanas de Ucrania, por su amor a Dios y vuestro amor heroico a su patria, merecéis respeto y reconocimiento. En nombre de los pastores y fieles de la Iglesia católica en Polonia, les aseguro una vez más nuestra buena voluntad, amistad y apoyo espiritual y material», dijo el presidente de la Conferencia Episcopal Polaca, el arzobispo Stanisław Gądecki, en su mensaje para el Miércoles de Ceniza 2022 durante la guerra en Ucrania, transmitido por TVP1 el 1º de marzo.

 

En su mensaje, el presidente del Episcopado observó que la Cuaresma será una vez más muy difícil. Después de afrontar una pandemia que, en los últimos años, ha llevado a la muerte a varios millones de personas en todo el mundo, «durante la última semana, hemos sido testigos de otro drama: la masiva agresión militar rusa contra un país soberano: Ucrania», dijo.

 

Mons. Gądecki subrayó que toda nación tiene el derecho moral de defenderse eficazmente. «Queridos hermanos y hermanas de Ucrania, por su amor a Dios y vuestro amor heroico a su patria, merecéis respeto y reconocimiento. En nombre de los pastores y fieles de la Iglesia católica en Polonia, les aseguro una vez más nuestra buena voluntad, amistad y apoyo espiritual y material», dijo.

 

El presidente del episcopado señaló que el sufrimiento de los ucranianos ha liberado una gran cantidad de bondad en los polacos. «Somos testigos de la entrañable hospitalidad de nuestros compatriotas conmovidos por la desgracia de sus vecinos», subrayó. Agradeció a todos los que se sumaron a la ayuda concreta a los refugiados. «Gracias por cada buena palabra y cada pequeño gesto de bondad dirigido a nuestros hermanos que sufren. Rodeémosles de oraciones, mostremos cordialidad, ayudémosles a encontrar trabajo», apeló.

 

Recordó que el Miércoles de Ceniza continuará la colecta de ofrendas; los fondos recaudados se destinarán a través de Cáritas Polonia a la asistencia inmediata y a largo plazo de los refugiados de guerra. «Además, en esta situación extremadamente difícil, acojamos a los refugiados en nuestras casas, parroquias y comunidades religiosas. Nuestros hermanos y hermanas ucranianos necesitan más gestos de solidaridad y bondad humana», exhortó el arzobispo Gądecki.

 

Concluyó pidiendo a los fieles que recen por Rusia:

«No habrá paz en nuestra parte del mundo hasta que Rusia regrese a Cristo. Soñamos con que un día haya perdón y reconciliación entre todos los pueblos de Europa central y oriental, para que podamos vivir no sólo en paz, sino también en amistad», dijo el presidente de la Conferencia Episcopal Polaca.

 

Carta a Kirill: «La guerra es siempre una derrota para la humanidad»

«Le pido, hermano, que haga un llamamiento a Vladimir Putin para que detenga esta guerra sin sentido contra el pueblo ucraniano, en la que se está matando a personas inocentes y el sufrimiento está afectando no sólo a los soldados, sino también a los civiles, especialmente a las mujeres y los niños», escribió el presidente de la Conferencia Episcopal de Polonia, el arzobispo Stanislaw Gądecki, en una carta al Patriarca de Moscú y toda Rusia, Kirill, el 2 de marzo.

 

«Le ruego con la mayor humildad que pida la retirada de las tropas rusas del Estado soberano que es Ucrania», escribió. Añadió que «ninguna razón, ningún razonamiento puede justificar jamás la decisión de lanzar una invasión militar de un país independiente, bombardeando zonas residenciales, escuelas o jardines de infancia».

 

El presidente del Episcopado subrayó que la guerra es siempre una derrota para la humanidad. «Esta guerra -como escribí en la carta anterior- es aún más insensata debido a la proximidad de las dos naciones y a sus raíces cristianas. ¿Es admisible destruir la cuna del cristianismo en suelo eslavo, el lugar donde se bautizó Rus?», escribió.

 

El arzobispo Gądecki también pidió a Kirill que hiciera un llamamiento a los soldados rusos «para que no participen en esta guerra injusta, para que se nieguen a cumplir órdenes que -como ya hemos visto- conducen a muchos crímenes de guerra». «Negarse a cumplir órdenes en una situación así es una obligación moral», señaló en la carta. Al mismo tiempo, escribió pidiendo a Kirill que llamara a todos los hermanos ortodoxos de Rusia a ayunar y rezar por «el establecimiento de una paz justa en Ucrania».

 

Esta es la segunda vez que el presidente del episcopado se dirige a Kirill. La carta anterior, enviada el 14 de febrero, estaba dirigida a los obispos ortodoxos y católicos de Rusia y Ucrania. Monseñor Gądecki apeló entonces a unir «los esfuerzos espirituales de los seguidores de Cristo de diversas denominaciones en Rusia, Ucrania y Polonia para alejar el espectro de otra guerra en nuestra región».

 

Texto de la misiva de Monseñor Gądecki al Patriarca Kirill

Varsovia, 2 de marzo de 2022

Su Santidad,

Le agradezco de corazón las palabras transmitidas en la carta del Metropolitano Hilarión de ayer. Comparto la opinión de Su Santidad de que la hostilidad hacia cualquier nación es siempre inaceptable. Todos somos hermanos, por lo que percibimos cada desgracia del pueblo ucraniano o ruso como propia. Por ello, rezamos de todo corazón por la paz en Ucrania.

Sin embargo, para que nuestra oración no sea considerada una expresión de hipocresía, debe ir acompañada de acciones. Creo, Su Santidad, que usted es un hombre de paz. Nuestro Señor, Jesucristo enseñó: «Felices los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios» (Mt 5,9). Por lo tanto, le pido, hermano, que haga un llamamiento a Vladimir Putin para que detenga esta guerra sin sentido contra el pueblo ucraniano, en la que se está matando a personas inocentes y el sufrimiento está afectando no sólo a los soldados, sino también a los civiles, especialmente a las mujeres y los niños. Un hombre puede detener el sufrimiento de miles de personas con una sola palabra: ese hombre es el presidente de la Federación Rusa. Le ruego con la mayor humildad que pida la retirada de las tropas rusas del Estado soberano que es Ucrania.

Ninguna razón, ningún razonamiento puede justificar jamás la decisión de lanzar una invasión militar de un país independiente, bombardeando zonas residenciales, escuelas o jardines de infancia. La guerra es siempre una derrota para la humanidad. Esta guerra -como escribí en la carta anterior- es aún más insensata debido a la proximidad de las dos naciones y a sus raíces cristianas. ¿Es admisible destruir la cuna del cristianismo en suelo eslavo, el lugar donde se bautizó Rus?

También le pido que haga un llamamiento a los soldados rusos para que no participen en esta guerra injusta, para que se nieguen a cumplir órdenes que -como ya hemos visto- conducen a muchos crímenes de guerra. Negarse a cumplir órdenes en una situación así es una obligación moral. Ya llegará el momento de dirimir estos crímenes, incluso ante los tribunales internacionales. Sin embargo, si alguien consigue evitar esta justicia humana, hay un tribunal que no se puede evitar. «Porque todos debemos comparecer ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba, de acuerdo con sus obras buenas o malas, lo que mereció durante su vida mortal» (2 Co 5,10).

Creo que muchos de los rusos enviados a la guerra son hombres nobles. «No sabemos a quién disparar; todos se parecen a nosotros...», dijo uno de sus soldados. Así que le ruego que les pida que vuelvan a casa lo antes posible sin manchar sus manos con sangre inocente.

Como discípulos de Cristo, sabemos que las armas espirituales son la principal herramienta de guerra de que dispone la Iglesia. «Esta clase de espíritus malignos sólo se expulsan con la oración y el ayuno», leemos en San Mateo (Mt 17,21; Mc 9,29). En Polonia, respondiendo al llamamiento del Papa Francisco, hoy hemos declarado una jornada de oración y ayuno por el establecimiento de una paz justa en Ucrania. Le pido, hermano, que llame a todos los hermanos y hermanas ortodoxos de Rusia a realizar una labor espiritual similar. Creo que el Señor Dios no permanecerá indiferente a nuestras oraciones y sacrificios. Creo que el ayuno y la oración cambian el corazón de una persona.

En Cristo el Señor,

+Stanisław Gądecki
Arzobispo Metropolitano de Poznan
Presidente de la Conferencia Episcopal Polaca

 

 

Infocatolica.com