Martes, 04 Febrero 2014 09:37

La ciencia revela maravillas sobre la relación madre-hijo desde el momento de la concepción

 
Todo cuanto la ciencia reveló y continúa revelando no hace sino aumentar la evidencia de la existencia de vida humana desde el primer instante de la concepción y, en consecuencia, deja al descubierto como insistimos desde Para Hacerse Oír-Hablemos Claro, que no hay acto de mayor acto de discriminación y de violencia que decidir quién nace y quien no. 

Ahora acaba de salir a luz un nuevo y maravilloso descubrimiento -tras los estudios 
realizados por un grupo de científicos del Mount Sinai School of Medicine, en Nueva York (Estados Unidos)- que nos ilustra sobre la maravillosa y amorosa relación entre la madre y el niño por nacer, tristemente interrumpida con violencia por la práctica del aborto voluntario. 

Nos referimos al estudio del grupo de científicos del Mount Sinai School of Medicine, del que nos da cuenta (Nueva York, 20.01.2014,ACI/EWTN Noticias). 

Se sabía de la existencia de un diálogo molecular entre el niño por nacer y la madre desde el mismo comienzo de la gestación, en la etapa de la implantación del embrión. Así, por ejemplo, la madre baja la inmunidad de manera natural ante la llegada del embrión para que éste se pueda implantar en el útero (baja que cuando se trata de un trasplante se realiza artificialmente para que el paciente no rechace el órgano). 

Ahora sabemos que el niño por nacer beneficia a su vez a su madre en la gestación, gracias a que el estudio del grupo de científicos del Mount Sinai School of Medicine,
reveló que las células embrionarias en la placenta recorren el cuerpo de la madre gestante, y ayudan a reparar tejidos dañados, especialmente los del corazón.
 
Un descubrimiento emocionante con potencial terapéutico de gran alcance
 
La directora de Medicina Regenerativa Cardiovascular del Mount Sinai School of Medicine e investigadora principal del estudio, Hina Chaudhry, indicó que
“nuestra investigación muestra que las células estaminales fetales juegan un rol importante en inducir la reparación cardiaca materna”. 
 
“Esto es un descubrimiento emocionante que tiene un potencial terapéutico de gran alcance”, aseguró. 

Los científicos hallaron que las células estaminales de la placenta migran al corazón de la madre y se establecen donde se ha producido una lesión, como en el caso de un infarto. 

Las células estaminales entonces se reprograman como células estaminales del corazón para ayudar en su reparación. 

Estudio de los expertos
 
Los expertos estudiaron los corazones de ratonas embarazadas que sufrieron un paro cardiaco inducido a mitad de su gestación y sobrevivieron. 

Usando proteína fluorescente verde en los fetos para evidenciar las células estaminales derivadas de la placenta, los científicos encontraron que las células estaminales se establecieron en los corazones heridos de sus madres, se injertaron en el tejido dañado y se diferenciaron en células suaves musculares, células de vasos sanguíneos y otros tipos de células del corazón llamadas cardiomiocitos. 

Hina Chaudhry señaló que “identificar un tipo ideal de célula estaminal para la regeneración cardiaca ha sido un gran desafío en la investigación de enfermedades cardiacas. Las células embrionarias han mostrado potencial pero presentan preocupaciones éticas. Hemos mostrado que las células embrionarias fetales derivadas de la placenta, que es descartada postparto, es significativamente prometedora”. 

“Esto marca un paso adelante significativo en la medicina regenerativa cardiaca”, dijo. (Nueva York, 20.01.2014,ACI/EWTN Noticias) 

¡Dios quiera que, sobretodo, marque un paso adelante definitivo para hacer cesar la muerte de inocentes en el propio viente materno que causa hoy en día, en un solo año, casi tantas víctimas como las producidas por la Segunda Guerra Mundial! 

Es la oración que elevamos al Cielo desde Para Hacerse Oír-Hablemos Claro y que invitamos a hacer a todos nuestros amigos y colaboradores.
 
 
hacerseoir.org  20-01-2014