Imprimir esta página
Martes, 15 Marzo 2022 13:58

Una carta a mi hija el día de su graduación: La obediencia a Jesús es el secreto de la 'verdadera felicidad'

 

LifeSiteNews ) — Estimado C—,

 

Divertido. Esa es la primera palabra que me viene a la mente cuando pienso en ti. Ha sido muy divertido ser tu mamá. Estabas tan lleno de vida desde el principio. Una vez, cuando aún estaba embarazada de ti, el doctor se preocupó porque eras muy pequeña para tu edad gestacional. Así que me mandó a hacerme una prueba donde me conectaron sensores en la barriga para contar tus movimientos. Dije: “Bueno, prepárense”, y tan pronto como lo encendieron, el medidor comenzó a volverse loco. Hacer clic. Hacer clic. Clickety clic clic clic clic. Ni siquiera te hicieron terminar la prueba, sino que desconectaron el medidor después de unos 20 minutos, concluyendo que estabas bien.

Tengo tantos recuerdos felices de ti corriendo, trepando, construyendo y saltando. Dar de comer a las palomas con el vagabundo de Savannah, construir la jaula de papel para pájaros, la trampa para pavos, escalar postes (que tenía la diversión añadida de aterrorizar a la abuela), jugar, leerte Harry Potter en la cama, ayudarme con los niños adoptivos, veranos en Camp W... Tu alegría en la vida era tan contagiosa, porque para ti, todo era realmente increíble. Sí, te metiste en problemas, pero solo porque nadie más podía mantener tu nivel de entusiasmo por el mundo. Recuerdo que una noche, mientras te acostaba, me preguntaste si prefería tener a fulana por hija, en vez de a ti, porque fulana nuncasacó cartas. Parecías genuinamente sorprendido y aliviado cuando te abracé fuerte y te dije que nunca jamás te cambiaría por nadie más en todo el mundo.

 

Y ahora, eres la jovencita más hermosa que he conocido. No hay nada de lo que esté más orgulloso en esta vida que cómo has resultado. Eres hermosa, inteligente, fuerte, valiente, trabajadora, reflexiva, seria, amable, determinada y aún así muy divertida.

 
 
 

De hecho, hay mucho bien en este mundo, pero ahora sabes que este mundo puede ser un lugar muy oscuro, y se está volviendo más oscuro cada día. Estoy escribiendo esta carta el día después del funeral de mi tía H-. Si hubiera podido hablar, habría hecho eco de las palabras de Jesús durante su pasión: “No lloréis por mí, sino por vosotros y por vuestros hijos”. En solo dos generaciones, Satanás ha diezmado por completo a esta vibrante familia católica irlandesa. Dos hermanas católicas, la tía H- y mi abuela, B-, fueron fieles hasta el final, pero de alguna manera no lograron transmitir esa fe a ninguno de sus hijos. Sus seis hijos, incluido mi propio padre, han vivido de los humos de la fe católica y se las han arreglado para llevar una vida bastante respetable. Pero en mi generación, incluso este brillo de respetabilidad se ha ido, dejando solo devastación a su paso: divorcio, orfandad, aborto, cohabitación, abuso de alcohol y drogas, infertilidad voluntaria, y hace apenas dos semanas: suicidio. De todos los descendientes en el funeral de mi tía H-, yo fui el único que pudo recibir la comunión. No digo esto para presumir; fue solo por la gracia (y las oraciones de mis antepasados) que logré tropezar en mi camino de regreso a la Iglesia Católica, apenas a tiempo para ofrecerle a mi propia familia alguna esperanza de redención.

 

Os digo todo esto para advertiros a medida que vais saliendo por el mundo. Satanás ronda en busca de almas para robar, y la tuya sería un gran premio. Guarda celosamente tu alma, C—. Mantente cerca de Jesús y de su esposa, la Iglesia. Sabéis que la mayor tentación de hoy viene en el ámbito de la sexualidad humana. Estoy muy orgullosa de cómo has mantenido tu mente, corazón y cuerpo puros. Seguid así. Hay una amenaza específica que es tan grave que debo ser franco: la anticoncepción artificial es el fruto moderno del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal (Génesis, Capítulo 3). La anticoncepción artificial es una tentación tan terrible porque ofrece un poder sobre la creación que pertenece solo a Dios. Es el origen de tantas teorías y prácticas malvadas en el mundo de hoy. Como esa fruta de hace mucho tiempo, nunca debes probarla ni siquiera tocarla, o seguramente morirás.

 

Ayer, mientras caminaba por el aeropuerto, me crucé con un joven de tu edad. Llevaba una camiseta con una palabra impresa en letras gigantes en negrita: "OBEDEZCA". Nunca pensé que una palabra pudiera comunicar tanto. ¡Qué idea singularmente impopular! ¿Cumplir? ¡Eso es para las personas que no pueden pensar por sí mismas! Y, sin embargo, ahí está: el secreto de la verdadera felicidad en solo cuatro letras: Obedecer. Obedecer a Jesús. Obedecer a su Iglesia. Obedece a tu padre ya tu madre ya toda autoridad mundana, mientras su gobierno sirva al Reino de los Cielos. Y cuando (no si) debéis desobedecer por causa de la fe, hacedlo con respeto y soportad las consecuencias como lo hizo Jesús, perdonando a los que os persiguen. No hay duda en mi mente de que el hombre que vestía la camiseta “OBEDECER” era cristiano. Nadie más promovería una idea tan radical como la obediencia.

 

Te queremos mucho, C—. Qué regalo has sido. Sepa que oraré por usted todos los días de mi vida y la suya hasta que estemos todos juntos por la eternidad en el cielo.

 

Con agradecimiento,

Mamá

 

 

Lifesitenews.com