Imprimir esta página
Martes, 15 Marzo 2022 14:00

Cardenal Brandmüller: la Asamblea Sinodal alemana está arraigada en la herejía modernista y se pierde en la nada

El cardenal Walter Brandmüller ha asegurado que la Asamblea Sinodal de la Iglesia en Alemania va por el «camino equivocado que se pierde en la nada», está arraigado en la herejía del modernismo que los teólogos aún no han abordado adecuadamente, y está destinado al fracaso.

 

(NCR/InfoCatólica) En un artíuclo publicado el 3 de marzo en Kath.net y titulado «Quo vadis, Germania» («¿A dónde vas, Alemania?»), el historiador de la Iglesia alemana dijo que el Camino Sinodal estaba haciendo «exigencias sensacionales» que «contradicen claramente la auténtica fe católica, la constitución jerárquico-sacramental de la Iglesia y su enseñanza moral vinculante».

 

El cardenal Brandmüller respondía así a los proyectos de texto aprobados en una reunión plenaria del Camino Sinodal celebrada en Frankfurt a principios de febrero. Los participantes, entre los que se encontraban la mayoría de los obispos alemanes, votaron por amplia mayoría a favor de la bendición de las uniones entre personas del mismo sexo; la modificación del Catecismo sobre la homosexualidad y la ordenación de mujeres sacerdotes; que el celibato sacerdotal sea opcional en la Iglesia latina; y la participación de los laicos en la elección de nuevos obispos.

 

«El hecho de que no pocos de estos votos afirmativos procedan de obispos indica la gravedad de la situación y plantea cuestiones fundamentales», observó el cardenal Brandmüller. A los obispos, añadió, hay que preguntarles si se dieron cuenta de que estaban «contradiciendo abiertamente las verdades de la fe que habían jurado repetidamente conservar y proclamar fielmente.»

 

«¡La comunidad de fieles tiene derecho a esto!» insistió el cardenal.

 

El ex presidente del Comité Pontificio para las Ciencias Históricas dijo que, por un lado, no era «ninguna sorpresa» que entre las «reformas» discutidas estuvieran aquellas como la abolición del celibato sacerdotal y la admisión de los divorciados vueltos a casar a la Sagrada Comunión. Éstas, dijo, han estado «acechando en la clandestinidad desde el Sínodo de Würzburg de 1971-1975» - una reunión destinada a implementar las reformas del Concilio Vaticano II pero que la Santa Sede nunca aprobó.

 

Pero el cardenal, de 93 años, señaló que lo nuevo es que «la homosexualidad practicada se reconoce como moralmente permisible», y que no hay «ninguna diferencia real entre obispos, sacerdotes y diáconos, y que sólo los bautizados y confirmados deben ser reconocidos» - una creencia, dijo, que «corresponde completamente a las enseñanzas de Martín Lutero».

 

Esto era contrario a la enseñanza del Concilio Vaticano II, argumentó el cardenal, que enseñaba que el «sacerdocio jerárquico de los consagrados» difiere del «sacerdocio universal de los bautizados, no sólo en grado sino en esencia». Así, añadió, «la asamblea de Frankfurt anula 2.000 años de práctica y un concilio ecuménico».

 

En cuanto a la ordenación de mujeres, el cardenal Brandmüller dijo que esto «nunca se ha considerado posible en 2.000 años porque, como Juan Pablo II ha declarado con juicio infalible, la Iglesia no tiene autoridad» para ordenar mujeres.

 

Tales «demandas espectaculares», observó, «han suscitado tanto entusiasmo en los círculos del catolicismo funcionarial (ndr: de Alemania) como horror entre los católicos de a pie».

 

El cardenal Brandmüller, a quien Benedicto XVI elevó a cardenal en 2010 por su servicio a la Iglesia como eminente historiador, pasó a explicar lo que consideraba las «raíces de la crisis que salió a la luz en Frankfurt».

 

Dijo que era importante remontarse a finales del siglo XIX, cuando se planteó la pregunta «¿qué es realmente la religión?» y surgió el fenómeno del «modernismo». Acuñado por el Papa San Pío X, el cardenal dijo que el modernismo «era un grupo heterogéneo de ideas y enfoques que eran -y siguen siendo- incompatibles con la fe católica en varios aspectos».

 

Fueron intentos de los pensadores para ayudar a «iluminar el sentido de la existencia humana, para hacer frente a la experiencia de la finitud del hombre». Pero había otro «elemento constitutivo», añadió: «el de la evolución».

 

El cardenal Brandmüller explicó que las personas y la sociedad pasaron a ser consideradas como sujetos de la evolución, una «conciencia religiosa» en constante evolución, de modo que la fe y la práctica de la fe deben formularse «en sus etapas momentáneas de desarrollo» y girar en torno al ego en un «monólogo solitario».

 

El enfoque evolutivo, dijo el cardenal, también deriva del filósofo alemán del siglo XIX Georg Wilhelm Friedrich Hegel y su «proceso de tres pasos de tesis, antítesis y síntesis». Significa que lo que hoy «podría ser verdadero, ayer era falso, y viceversa, para ser cuestionado de nuevo en el siguiente paso, y así sucesivamente», dijo.

 

El cardenal escribió que los teólogos deberían haber tratado urgentemente estos movimientos de forma seria y desapasionada, como hizo el Papa San Pío X con sus encíclicas de 1907 Pascendi Dominici Gregis y Lamentabili Sane. «Pero esto es precisamente lo que no ocurrió», dijo, y añadió que los acontecimientos mundiales, incluidas las Guerras Mundiales y sus secuelas, llevaron a la teología a orientarse menos a lo «fundamental» y más a los «movimientos contemporáneos». Por lo tanto, dijo, nunca hubo un «examen exhaustivo y completo del complejo fenómeno del modernismo» y el «problema siguió ardiendo bajo tierra».

 

Dijo que la crisis «finalmente estalló, en el período previo al Vaticano II», cuando se impuso la escuela de pensamiento teológico, Nouvelle Théologie, que pretendía, entre otras cosas, alejar la teología católica de la crítica al modernismo. Dijo que el Papa Pío XII respondió a esto en su encíclica Humani Generis de 1960, pero «poco después, la generación de [la revolución cultural de] 1968, que volvió a marcar el tono en Frankfurt, intentó cambiar el curso de los acontecimientos».

 

Esto ha llevado, dijo, a que la Iglesia alemana se convierta en una organización no gubernamental con objetivos humanitarios y culturales, un «artefacto majestuoso, limitado al aquí y ahora, dando vueltas sobre sí mismo, superfluo».

 

Pero el hombre, dijo, tiene un «espíritu infinito» y la religión es el modo en que responde a su existencia, «reconoce a su Creador y se encuentra con él». El cardenal Brandmüller se preguntó si los «sinodales» no son conscientes de esto y se preguntó si se dan cuenta de que están «en un camino equivocado que se pierde en la nada.»

 

«Al final, el resultado de la empresa de la vía sinodal es fatal», predijo, y observó cómo los textos de Frankfurt van más allá de la herejía al no mencionar a «Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo». El cardenal denominó a esto «Ateísmo en el Cristianismo» - el título de un libro de 1968 del escritor marxista, Ernst Bloch, también ciudadano de Frankfurt.

 

Por el contrario, el cardenal Brandmüller dijo que la comprensión judeocristiana «no es el resultado de la autoexperiencia humana o de la reflexión existencial», sino la «revelación del Creador a su criatura, el hombre», realizada a través del «Hijo encarnado del Dios vivo». Esto no está «basado en ideas, mitos, etc., sino en hechos históricos verificables», concluyó el purpurado.

 

 

Infocatolica.com