Sábado, 19 Marzo 2022 14:35

¿Por qué los obispos anglicanos se hacen católicos?

En poco más de un año, cuatro antiguos obispos de la Iglesia de Inglaterra han entrado en plena comunión con la Iglesia Católica.

 

(NCRegister/InfoCatólica) En el plazo de un año, cuatro obispos de la Iglesia de Inglaterra se han convertido al catolicismo, una decisión basada tanto en el discipulado de Jesucristo como en la constatación de que la unidad corporativa entre el catolicismo y el anglicanismo se hacía imposible.

 

Seis meses atrás, Jonathan Goodall renunció a su ministerio como obispo anglicano de Ebbsfleet, Inglaterra, para entrar en la Iglesia Católica.

 

El sábado pasado, el ahora padre Goodall fue ordenado sacerdote católico en la catedral de Westminster por el cardenal Vincent Nichols, quien afirmó en su homilía respecto al camino del padre Goodall hacia el sacerdocio: «Es todo un viaje. Sin embargo, sé que está impulsado por una única búsqueda, el deseo de esa única cosa necesaria: vivir en conformidad con la voluntad de Dios».

 

La siguiente parte del viaje del padre Goodall será como párroco de San Guillermo de York en Londres, que forma parte de la archidiócesis de Westminster.

 

Además del obispo Goodall, tres obispos jubilados de la Iglesia de Inglaterra entraron en plena comunión con la Iglesia Católica en 2021: El padre Michael Nazir-Ali, antiguo obispo de Rochester; Peter Foster, antiguo obispo de Chester; y John Goddard, antiguo obispo de Burnley.

 

El padre Nazir-Ali, que estuvo a punto de ser elegido como arzobispo de Canterbury, fue ordenado sacerdote católico el 30 de octubre por el cardenal Nichols en Londres para el ordinariato. Goddard será ordenado sacerdote católico para la archidiócesis de Liverpool el 2 de abril, mientras que Foster no ha indicado si quiere seguir siendo laico o seguir con el sacerdocio.

 

El padre Nazir-Ali explicó que la cuestión central detrás de estas decisiones es «cómo seguir siendo un discípulo fiel. (…) Necesito -y creo que la mayoría de los cristianos necesitarían- algo de claridad sobre cómo ser un discípulo en el mundo actual, que cambia rápidamente».

 

El padre Nazir-Ali dijo que formaba parte de los diálogos ARCIC (Comisión Internacional Anglicano-Católica Romana) entre la Comunión Anglicana y la Iglesia Católica. Los diálogos estaban originalmente destinados a cumplir un «mandato explícito» del Papa San Pablo VI y del entonces arzobispo de Canterbury Michael Ramsey de buscar un camino para la restauración de la plena comunión sacramental entre las iglesias - una perspectiva que el padre Nazir-Ali dijo «ahora parece, bueno, humanamente hablando, imposible».

 

Del mismo modo, explicó que la Comunión Anglicana parece haber perdido «una especie de ímpetu hacia la recuperación de la catolicidad», y en su lugar parece «estar ahora encaminada a ser simplemente otra denominación protestante liberal».

«Me animó mucho ver cómo gran parte del patrimonio anglicano podía ser utilizado de buena fe por la Iglesia Católica», finaliza el padre Nazir-Ali. «Creo que es un avance ecuménico muy significativo».

 

 

Cada vez más clérigos anglicanos concluyen que el camino a seguir está en la Iglesia Católica. El padre Paul Martin, que dirige la Sociedad San Bernabé, una organización benéfica del Reino Unido que apoya al clero anglicano que hace el viaje hacia la plena comunión, dijo al Register que la canonización de San John Henry Newman en 2019, seguida de la pandemia del COVID-19, «centró las mentes de aun más personas que habían considerado convertirse».

 

«En la Sociedad de San Bernabé, vimos un aumento significativo en el número de los que se acercan a nosotros para pedir ayuda», dijo en un correo electrónico. «Muchos de ellos estaban descontentos con la forma en que la Iglesia de Inglaterra había manejado la pandemia y hablaban de lo que percibían como la marginación del clero anglicano de mentalidad católica».

 

La escisión de la Comunión Anglicana por la división de la doctrina ha hecho que los anglicanos intenten forjar nuevas jurisdicciones anglicanas en lugar de entrar en plena comunión con la Iglesia Católica. Pero Gavin Ashenden, un ex sacerdote de la Iglesia de Inglaterra que se convirtió en obispo misionero de una jurisdicción «anglicana continua», dijo al Register que se convirtió en católico en diciembre de 2019 después de darse cuenta de que el movimiento «anglicano continuo» no podía «reconfigurar un anglicanismo católico renovado».

 

«Mi gran descubrimiento como obispo fue que, sin el magisterio, eso era total y absolutamente imposible. (…) Cada generación necesita una mente asentada de la Iglesia para sopesar los méritos y deméritos de cualquier cosa que la sociedad arroje», dijo.

 

Ashenden añadió que «el cambio de juego fue el feminismo de la tercera ola», que «convirtió la subjetividad en algo absoluto» en el mundo anglicano. Dijo que los Sínodos Generales dentro del anglicanismo, en lugar de explorar y definir teológicamente la naturaleza del sacerdocio en primer lugar, terminaron votando para aprobar la ordenación de mujeres al sacerdocio como un proceso político.

 

Monseñor Keith Newton, ordinario del Ordinariato de Nuestra Señora de Walsingham, dijo al Register que dejó su ministerio como obispo anglicano de Richborough y entró en la Iglesia Católica en 2010 con la creación del ordinariato. Cuando era un joven sacerdote anglicano, una peregrinación a Roma le había convencido de la urgencia de realizar la oración de Jesucristo al Padre por la unidad de la Iglesia.

 

«Estaba tan sobrecogido por esta experiencia que realmente pensé que la Iglesia de Inglaterra necesita volver a estar en comunión con la Iglesia de la que procede», dijo.

 

Sin embargo, monseñor Newton observó con consternación cómo las Iglesias se distanciaban aun más, incluso cuando los acuerdos de la ARCIC se unían. Cuando Benedicto XVI creó los ordinariatos con Anglicanorum Coetibus, dijo, «la constitución apostólica fue una respuesta a mi oración por la unidad».

 

Mientras que la Iglesia Católica se propuso alcanzar la unidad ecuménica en el Concilio Vaticano II hace más de 50 años, hoy las miras del ecumenismo se están bajando de la comunión corporativa.

 

En lugar de discutir cómo la Iglesia Católica puede integrar con éxito en su vida una tradición de la Reforma con la estabilidad de la doctrina católica, una posibilidad demostrada por los ordinariatos, monseñor Newton explicó que el diálogo oficial ha visto una reticencia a discutir cuestiones difíciles, lo que ha dado lugar a una especie de «ecumenismo de la amabilidad».

 

«Es mejor ser amable con los demás como cristianos que ser desagradable con los demás», dijo. «Pero me parece que eso no es lo que rezó Jesús... rezó para que fuéramos uno».

 

Es así como Ashenden concluye: «Creo que la Iglesia Católica debería desarrollar un sentimiento de confianza en Inglaterra y decir: ''Si queréis que el cristianismo continúe, somos nosotros y, además, somos todo lo que tenéis''. Así que vengan y vengan rápido».

 

 

Infocatolica.com