Viernes, 08 Abril 2022 14:29

Hoy celebramos a San Dionisio de Corinto, obispo preocupado de sus hermanos en el episcopado

Cada 8 de abril se recuerda a San Dionisio de Corinto, obispo de los primeros siglos de la Iglesia que no debe ser confundido con San Dionisio Areopagita, primer obispo de Atenas.

De acuerdo a los escritos de Eusebio de Cesarea, San Dionisio vivió durante buena parte del siglo II. No se conoce la fecha exacta de su nacimiento, pero se sabe que ya era un hombre maduro hacia el año 171, décimo primero del reinado del emperador romano Marco Aurelio. Dionisio vivió en la ciudad de Corinto, Grecia, llegando a ser obispo de aquella metrópoli, tal y como está registrado en el Martirologio Romano.

 

MIRA EL VIDEO EN YOUTUBE: https://youtu.be/5PV0FXlONO8

 

Dionisio poseía un admirable conocimiento de la Palabra de Dios, y no sólo se encargó de instruir y guiar a la comunidad eclesial de Corinto sino que veló por sus hermanos obispos de otras ciudades y provincias. Prueba de esto es su repertorio epistolar.

 

Dinamismo pastoral y trabajo epistolar

Eusebio de Cesarea, en su historia eclesiástica, enumera siete cartas escritas por San Dionisio a las iglesias de Lacedemonia, Atenas, Cnosos, Nicomedia, Gortina, Amastris y Roma. Solo de esta última se conservan algunos fragmentos.

 

Primero, está la carta dirigida a los lacedemonios, que versa sobre la necesidad de la ortodoxia (rectitud doctrinal) como requisito para vivir en paz y unidad. Luego, está la carta a los atenienses, que es un llamado a vivir la fe y a alejarse de la apostasía. En tercer lugar, está la carta enviada al obispo de Cnosos, Pinito, en la que le hace recomendaciones para que no sea demasiado duro con sus hijos espirituales, quienes eran presa continua de los placeres carnales. También está la carta a los nicodemos, una defensa de la cristiandad contra la herejía marcionita (marcionismo), que planteaba la ruptura entre las enseñanzas de Cristo y el Antiguo Testamento. La quinta carta fue dirigida al obispo Felipe de Gortina, elogiando su firmeza contra las corrientes heréticas. La sexta, dirigida a los cristianos de Amastris, versa sobre el matrimonio, la continencia y el celibato, y da recomendaciones en torno al trato caritativo con los que habían caído en el pecado o el error doctrinal.

 

Fraternidad episcopal

Finalmente la séptima carta y, probablemente, la más importante de todas, está dirigida a Roma, al Papa Sotero (Pontífice del 166 al 175). Esta es la única misiva de la que se conservan algunos breves pasajes y que constituye un elogio al Sumo Pontífice. En ella Dionisio exhorta a los romanos a practicar la caridad y solidaridad con aquellas comunidades cristianas que más lo necesitaban.

 

A San Dionisio se le reconoce su gran aporte en develar los errores filosóficos, provenientes del paganismo, que dieron origen a las diferentes herejías aparecidas en los primeros siglos.

 

La tradición griega afirma que San Dionisio murió martirizado en 178 -algo posible si consideramos la hostilidad de Marco Aurelio hacia el cristianismo-; sin embargo, no hay certeza al respecto.

 

Si deseas saber más sobre San Dionisio, puedes leer este artículo de la Enciclopedia Católica: https://ec.aciprensa.com/wiki/San_Dionisio.

 

 

Aciprensa.com