Sábado, 09 Abril 2022 14:50

Una diócesis alemana contrata a un transexual para enseñar educación religiosa

Una diócesis alemana ha defendido su decisión de conceder a una mujer biológica que se identifica como un hombre transgénero el permiso para enseñar religión católica a los escolares.

 

(CNA/InfoCatólica) Un portavoz de la Archidiócesis de Friburgo a CNA el 7 de abril la siguiente declaración: «Puedo confirmar que el señor Theo Schenkel tiene una licencia permanente para enseñar religión católica en las escuelas estatales».

 

Dado que el derecho canónico impedía que el profesor en prácticas recibiera el requisito de la Missio Canonica del obispo, la diócesis dijo que había concedido al profesor un «permiso de enseñanza ilimitado», firmado por el vicario general. Tanto la diócesis como la autoridad escolar estatal consideran que esta autorización es suficiente para que Schenkel pueda impartir clases de religión católica, según informan los medios de comunicación.

 

Sin embargo, el caso podría crear aún más problemas, según declaró Schenkel a los medios de comunicación locales en febrero, debido a los planes de matrimonio del profesor y su compañera. Esto sería considerado un matrimonio del mismo sexo por la Iglesia católica, dijo Schenkel a un periódico regional. Según los medios de comunicación, la profesora en prácticas había empezado a estudiar francés y catolicismo mientras seguía viviendo como mujer heterosexual y mantenía una relación con un hombre.

 

En respuesta a una pregunta por correo electrónico de CNA Deutsch, la diócesis dijo que la decisión de permitir que el hombre trans que se autoidentifica enseñe religión católica se tomó sólo para el caso individual de esa persona.

 

Cuando se le preguntó cómo podía ser esto congruente con el derecho canónico y la normativa laboral, la diócesis dijo a CNA que «las leyes laborales de la Iglesia están siendo reelaboradas por los obispos alemanes».

 

Varias diócesis alemanas ya han anunciado que ya no impiden que el personal con identidad LGBT trabaje para la Iglesia. Estos anuncios se produjeron tras una jornada de desafío al Vaticano por parte de sacerdotes y agentes de pastoral que bendijeron uniones homosexuales en Alemania el 10 de mayo de 2021. También se produce tras la campaña de gran repercusión «Out in Church», una iniciativa apoyada con un documental emitido en horario de máxima audiencia por los medios de comunicación estatales alemanes. Theo Schenkel fue una de las personas que aparecieron en la película.

 

El obispo de Aquisgrán, Helmut Dieser, dio la bienvenida a la campaña en nombre de la Conferencia Episcopal Alemana en un vídeo con motivo de la misma.

 

Esta iniciativa también publicó un «manifiesto» que exigía, entre otras cosas, «un cambio de la discriminatoria ley laboral eclesiástica».

 

En febrero, los participantes en el «Camino Sinodal» alemán votaron a favor de los proyectos de documentos que piden la bendición de personas del mismo sexo y la revisión de la enseñanza católica sobre la homosexualidad.

 

Ese mismo mes, otro destacado líder de la Iglesia europea, el cardenal Jean-Claude Hollerich, S.J., fue preguntado por la agencia de noticias católica alemana KNA sobre cómo afrontaba «la enseñanza de la Iglesia de que la homosexualidad es un pecado».

 

Respondió: «Creo que esto es un error. Pero también creo que aquí estamos pensando en la doctrina. Por la forma en que el Papa se ha expresado en el pasado, esto puede llevar a un cambio de doctrina. Porque creo que el fundamento sociológico-científico de esta enseñanza ya no es correcto».

 

Hollerich, arzobispo de Luxemburgo, tendrá un papel central en el próximo Sínodo sobre la Sinodalidad en Roma, como relator general. También es presidente de la Comisión de las Conferencias Episcopales de la Unión Europea (COMECE).

 

El Catecismo, que el Papa Juan Pablo II calificó de «norma segura para la enseñanza de la fe», dice: «Basándose en la Sagrada Escritura, que presenta los actos homosexuales como actos de grave depravación, la tradición ha declarado siempre que “los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados”. Son contrarios a la ley natural. Cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una auténtica complementariedad afectiva y sexual. En ningún caso pueden ser aprobados».

 

Como explica el Catecismo, «el número de hombres y mujeres que tienen tendencias homosexuales profundamente arraigadas no es despreciable. Esta inclinación, objetivamente desordenada, constituye para la mayoría de ellos una prueba. Deben ser aceptados con respeto, compasión y sensibilidad».

 

Continúa: «Debe evitarse todo signo de discriminación injusta con respecto a ellos. Estas personas están llamadas a cumplir la voluntad de Dios en sus vidas y, si son cristianas, a unir al sacrificio de la Cruz del Señor las dificultades que puedan encontrar por su condición».

 

 

Infocatolica.com