Lunes, 11 Abril 2022 15:39

Envían desde España preciosa devoción del Sagrado Corazón de Jesús a soldados ucranianos

La Vicaría apostólica del Cerro de los Ángeles, en la diócesis de Getafe, en colaboración con el Santuario de la Gran Promesa de Valladolid, confeccionaron 10 mil ‘detentes’ en cartón plastificado y tela que fueron enviados en los primeros días de abril a Ucrania. Allí serán recogidos por los hermanos franciscanos para distribuirlos a los soldados ucranianos. 

Miembros de los Apóstoles de los corazones de Jesús y María y más de cincuenta voluntarios han confeccionado esos ‘detentes’ cortando, plastificando y empaquetandolos junto a una oración a la Virgen en ucraniano, mientras otras voluntarias rezaban el Rosario.

 

Pretenden enviar un total de 100 mil detentes en diversos envíos de ayuda humanitaria que se realicen desde la diócesis. 

 

Los 'detentes' de tela han sido donados por la empresa Castilla Textil, el texto explicativo que les acompaña por ID Comunidad Gráfica de Boadilla del Monte y el resto de los 'detentes' se están financiando con donativos particulares.

 

Según explican desde la diócesis de Getafe, el origen de los detentes se remonta al siglo XVII cuando el corazón de Jesús pidió a Santa Margarita María de Alacoque que preparara esta imagen para colocarla en las casas y llevarla puesta. Responde a una de las doce promesas que le hizo a la santa: “Seré tu refugio seguro durante la vida y sobre todo en la hora de la muerte”.

 

Y precisan que “el ‘detente’ es el 'Escudo' del Corazón de Jesús, que contiene la imagen del Sagrado Corazón y la jaculatoria: “¡Detente enemigo! El Corazón de Jesús está conmigo. ¡Venga a nosotros Tu Reino!” 

 

Subrayan que “es el medio por el que los católicos expresan su amor y confianza en la protección contra las tentaciones del demonio, no un amuleto. Se puede llevar colgado, cosido en la ropa, en la cartera, debajo de la almohada, en casa o en el coche. No es necesaria una imposición especial, como en el caso de los escapularios”. 

 

Además insisten en que “se cuentan por decenas los hechos milagrosos acaecidos a quienes lo portan”. 

 

 

Aciprensa.com