Lunes, 18 Abril 2022 14:43

Obispos de Sudamérica y Asia se suman a la carta de corrección fraternal a los obispos alemanes

La «Carta Abierta Fraternal» de los obispos católicos de todo el mundo al episcopado alemán se ha hecho aún más internacional en los últimos días, ya que obispos de dos continentes no representados anteriormente y cinco nuevos países han añadido sus nombres a la lista.

 

(NCRegister/InfoCatólica) Entre los nuevos firmantes desde la publicación de la carta el martes por la mañana se encuentran el arzobispo Tomash Peta de Maria Santissima en Astana, Kazajstán, el arzobispo emérito Fernando Guimarães del Ordinariato Militar de Brasil, el obispo Adair Guimarães de Formosa, Brasil, el obispo emérito Jaime Fuentes de Minas, Uruguay, y el obispo emérito Alberto Montero de Canelones, Uruguay. 

 

Con la adición de estos obispos de América del Sur y Asia, la carta incluye ahora representación de todos los continentes, aparte de la Antártida, que carece de obispos.

 

Y con la adición de los obispos Mark Davies, de Shrewsbury, Inglaterra, y Stephen Robson, de Dunkeld, Escocia, la carta incluye ahora las firmas de obispos de 15 países.

 

«Parece que estamos asistiendo a una parte de la Iglesia de nuestro continente que desciende al cisma y ya no cree ni enseña lo que la Iglesia Universal cree y enseña», dijo el obispo Davies después de que se publicara inicialmente esta historia. «Mi esperanza es que esta carta y otras iniciativas similares de los obispos contribuyan a la unidad del testimonio de la Iglesia y ayuden a disipar la confusión entre los fieles, especialmente entre los jóvenes».

 

En total, otros 13 obispos han firmado la carta desde que se publicó hace un par de días, lo que eleva el total a 87. Si estáis haciendo las cuentas en casa, eso supone un aumento de cerca del 18% en el número de obispos que han firmado esta crítica pública a la «senda sinodal» de los obispos alemanes, que el texto de la carta de corrección fraterna describe como causante de «la posibilidad de cisma en la vida de la Iglesia» por su promoción de ideas heterodoxas relacionadas con la sexualidad humana y la ordenación sacerdotal.

 

Sólo un obispo estadounidense más, el obispo auxiliar de Detroit Gerard Battersby, ha firmado la carta desde su publicación, pero eso podría no ser un problema desde la perspectiva de los organizadores de la carta. La lista inicial de firmantes, originada por un grupo de obispos estadounidenses y promovida antes de su publicación por el boca a boca, era predominantemente estadounidense, con 48 de sus 74 obispos procedentes de Estados Unidos. 

 

Al añadir otros 12 obispos no estadounidenses, la representación geográfica de la carta es más amplia. De hecho, la última oleada de firmantes que incluye a los dos obispos escoceses e ingleses antes mencionados y al obispo emérito de Carpi, Italia, Francesco Cavina ha cuadruplicado la representación europea de la carta.

 

La suma de firmas de todo el mundo es un factor importante para que la carta alcance dos objetivos importantes y relacionados. Por un lado, debe evitar ser caracterizada como un esfuerzo «sólo estadounidense», dada la tendencia predominante en los medios de comunicación de presentar al episcopado «conservador» de Estados Unidos como fuera de contacto con la Iglesia universal, y especialmente con el Santo Padre. Si la representación de los obispos internacionales en relación con los estadounidenses sigue creciendo, la carta será cada vez más resistente a esos planteamientos, y tanto más atractiva para otros posibles firmantes que preferirían no parecer poco colegiales.

 

Además, la incorporación de más obispos de todo el mundo es importante para que la carta pueda ser tomada como una especie de demostración universal de la preocupación episcopal por lo que está sucediendo en Alemania, un paso más allá de las cartas anteriores emitidas por los obispos nórdicos y el presidente de la conferencia episcopal de Polonia. El texto de la carta comienza destacando cómo lo que ocurre en Alemania tiene consecuencias para el resto del mundo, por lo que incluir las firmas de más obispos de más lugares, especialmente del sur global, no hará sino dar más credibilidad a esa preocupación.

 

El obispo Thomas Paprocki, de Springfield (Illinois), que actúa como una especie de portavoz ante los medios de comunicación de los obispos que organizaron y promueven la carta, dijo el jueves que el aumento de la representación geográfica de la carta demuestra «que existe una colegialidad entre los obispos del mundo, que es otra expresión de una iglesia sinodal. Es muy alentador».

 

También compartió que los nuevos firmantes están siendo invitados a unirse a la lista por los obispos con los que ya tienen una relación, pero también están llegando a los propios organizadores después de ver la cobertura de la carta en los medios de comunicación católicos.

 

«Ahora que la Carta Abierta Fraterna es pública, parece que los obispos están hablando de ella entre ellos, así como los obispos que leen las noticias», dijo monseñor Paprocki, añadiendo que cualquier obispo que desee ser añadido a los firmantes puede enviar un mensaje de correo electrónico a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

 

La propia dirección de correo electrónico, «obispos del mundo 2022» en latín, es una indicación de las intenciones expansivas que tienen los organizadores de la carta en cuanto a la representación geográfica que les gustaría conseguir. Pero, en cierto sentido, también es un reflejo de cuántas firmas más pueden ser necesarias para que la carta refleje realmente una preocupación del episcopado mundial. Al fin y al cabo, los 87 episcopales firmantes representan sólo el 1,5 % de los aproximadamente 5.600 obispos católicos del mundo.

 

Esto plantea preguntas sobre algunas omisiones potencialmente peculiares de la lista de firmantes. Por ejemplo, los obispos nórdicos y el líder de los obispos católicos de Polonia ya han expresado públicamente su preocupación por la Senda Sinodal, pero sus nombres están ausentes de la carta internacional. Otros nombres que uno esperaría ver en una carta como ésta, desde ciertos cardenales internacionales hasta ordinarios estadounidenses, tampoco están presentes.

 

Por supuesto, podría ser simplemente el momento. La carta, después de todo, se publicó durante la Semana Santa, y la Iglesia está entrando ahora en el Triduo Pascual, un tiempo de participación litúrgica, ayuno, oración personal y celebración.

 

La Carta Abierta Fraterna seguirá estando presente durante toda la octava de Pascua y más allá, así como el problema de Alemania que pretende abordar.

 

 

Infocatolica.com