Jueves, 28 Abril 2022 14:34

Si amo, ¡confío!

Reflexiones sucesivas

¿Qué quiere decir “amo”? ¿Qué quiere decir “confío”? Hoy martes 26 de abril la Iglesia celebra la festividad de San Isidoro de Sevilla, doctor de la Iglesia. Conservo en casa desde mi juventud sus Etimologías. Posteriormente a su lectura, al contraer el Sacramento del Matrimonio, fui laico feligrés con mi esposa de la parroquia de zona en su honor, en la ciudad de Barcelona. Parroquia que ya no existe. Fue suprimida por el Arzobispado de Barcelona en la última y reciente remodelación de templos. El local pasó a manos del Hospital Clínico Provincial como centro de vacunaciones de la Covid-19.

 

Viviendo todavía en Barcelona dejé de asistir a esta extinta parroquia de un día para otro, junto con mi esposa y nuestros seis hijos. La razón la expuse en un escrito, en una carta que remití a Fórum Libertas. Yo la remití con un título normal. Me fue publicada en enero del año 2005 con el título periodístico “Que no te engañen curas torpes: el condón siempre es pecado” Para entrar en materia les ruego a todos que lean o relean esta carta.

 

Les hablaré del matrimonio con letra mayúscula de Sacramento. O sea, les hablaré de Matrimonio.

Lo estoy pasando muy mal. No en mi Matrimonio con mi esposa. Es muy duro que el adulterio en plan familiar planee cerca de mí. Que yo sepa cuando un hombre casado entabla relación íntima con otra mujer que no es su esposa, o una mujer casada la entabla con otro hombre que no es su esposo, esto recibe el nombre de adulterio. En tiempos de Jesucristo estaba muy penado con la muerte. Las sociedades eran machistas y parece ser que no había hombres adúlteros. Es decir, había muchos.

 

Gracias a Dios en nuestros tiempos hay igualdad. El pecado de adulterio existe tanto en la mujer como en el hombre. No hay muerte, no hay cárcel. Hay digamos normalidad. Normalidad que consiste en muchos casos en la entronización del pecado mortal con visto bueno social a las nuevas realidades que surgen. Hay nuevos “esposos” y nuevas “esposas”. Todo esto golpea con fuerza en la sociedad. Pero cuando en contexto de familias cristianas se presentan los divorcios de hecho y los nuevos amores, sean hombres o sean mujeres, es preciso tener las ideas claras.

 

Es preciso conocer, saber, aprender, argumentar, exponer y defender en familia, y por ende en sociedad sea civil y eclesial, la Doctrina Moral de Nuestra Santa Madre Iglesia. Está en juego la vida eterna al lado de Dios con sus ángeles o la condenación en el Infierno al lado de Satanás con sus demonios. Peca quien comete la acción, peca quien la encubre, peca quien la disculpa. Peca también quien pudiendo y debiendo no orienta. Peca quien pasa del tema. El rastro que dejan los “famosos” y las “famosas” en televisión y en prensa sin duda influyen. ¿Y mi rastro como esposo, padre de familia numerosa, y abuelo de familias numerosas influye como debiera?

 

 

Forumlibertas.com