Imprimir esta página
Domingo, 08 Mayo 2022 15:43

Australia aprueba la creación de embriones humanos específicamente para la recolección de material genético

Australia legaliza intervenciones genéticas muy arriesgadas en seres humanos, entre ellas, la tecnología asistida por fecundación in vitro, que permite la creación de embriones humanos para recolección de material genético sano y la implantación de material genético de más de dos personas en un embrión.

 

(CatholicWeekly/InfoCatólica) Australia ha legalizado una intervención genética muy arriesgada en seres humanos en una votación de conciencia de vida o muerte en el Parlamento Federal que pasó prácticamente desapercibida la semana pasada.

 

El 30 de marzo se eliminaron partes clave de la ley de clonación del país para permitir técnicas experimentales destinadas a evitar que las mujeres transmitan enfermedades mitocondriales a sus hijos.

 

La tecnología asistida por fecundación in vitro suscitó objeciones por motivos éticos y científicos, ya que permite la creación de embriones humanos específicamente para la recolección de material genético sano, así como la implantación de material genético de más de dos personas en un embrión humano. Nunca antes se habían cruzado estas líneas en este país ni en la mayor parte del mundo.

 

Se permitió el voto en conciencia del proyecto de ley, que fue aprobado por la cámara baja en diciembre, después de tres días de apasionado debate sobre el proyecto en febrero. Tanto el Primer Ministro, Scott Morrison, como el Ministro de Sanidad, Greg Hunt, fueron los principales defensores del proyecto de ley, y el líder de la oposición Anthony Albanese votó a favor.

 

La ley fue aprobada en el Senado por 37 a 17 después de que se votaran varias enmiendas de la senadora laborista Deborah O'Neill y del senador nacional Matthew Canavan, así como una enmienda para eliminar una de las dos técnicas implicadas, que requiere la creación de un embrión para su posterior destrucción.

 

La senadora laborista Kristina Keneally fue una de las que se pronunció apasionadamente en contra del proyecto de ley, afirmando que crear embriones con el fin de cosecharlos y destruirlos «es un Rubicón moral que no puedo cruzar».

 

«Incluso el informe interpartidista del Senado reconoce que la creación y destrucción deliberada de embriones humanos viables con fines reproductivos es una nueva cuestión moral que merece una importante consulta y consideración por parte de la comunidad», dijo.

 

«No veo pruebas de que esta consulta se haya producido» finaliza Keneally.

 

La Conferencia de Obispos Católicos de Australia había instado a los parlamentarios en una presentación de investigación a desechar el proyecto de ley o, al menos, a ponerlo en pausa, citando preocupaciones éticas y de seguridad y la falta de pruebas de que la técnica propuesta sea eficaz.

 

El obispo Richard Umbers, delegado de los Obispos para la Vida, dijo que el proyecto de ley presentaba un atractivo emocional comprensible, pero con graves consecuencias.

 

«La aprobación del proyecto de ley es muy decepcionante, sobre todo porque no se ha aprobado ninguna enmienda», dijo. «Apreciamos el profundo deseo de los padres portadores de evitar la transmisión de la enfermedad mitocondrial a sus hijos, pero la creación de embriones tripartitos es la forma equivocada de hacerlo».

 

«El Departamento de Salud australiano ha declarado que no se comprenden los riesgos para el niño que nazca ni los efectos a largo plazo en las generaciones futuras» continúa el obispo Umbers. «El parlamento debería centrarse en una investigación que respete la vida desde la concepción, en lugar de tratamientos arriesgados que suponen toda una industria de la fecundación in vitro».

 

La experta en ética Margaret Somerville dijo que el debate había planteado serias preguntas que debían ser respondidas, incluso si los legisladores abordaban esta cuestión con la mejor de las intenciones médico-terapéuticas.

 

«¿Es intrínsecamente malo alterar el genoma de un embrión humano? ¿Es diseñar una persona humana? Y hacer una alteración que será heredada por todos los futuros hijos de ese embrión, cuando tengan hijos, ¿es intrínsecamente malo?», dijo.

 

Concluye Somerville: «Si se puede decir que cualquiera de esas cosas es intrínsecamente incorrecta, ahí se acaba la discusión, significa que no es ético hacerlo».

 

 

Infocatolica.com