Domingo, 07 Agosto 2022 12:24

Cómo la misa diaria transformó una escuela católica en Kentucky

Los niños de la escuela de San Agustín, en Kentucky, Estados Unidos, participan en la Santa Misa con una frecuencia de 4 veces por semana, recibiendo numerosos frutos y bendiciones frente a las grandes dificultades que vive su comunidad.

 

El día después de que el padre Daniel Schomaker asumiera sus funciones en 2017 como párroco de la iglesia católica de San Agustín en la diócesis de Covington, Kentucky, se reunió con la directora de la escuela parroquial, Kathy Nienaber.

 

Respecto a esta ocasión, el padre Schomaker contó al Register en una entrevista: «Ella me preguntó: “¿Hay algo que quieras hacer?”, y le dije: “Sí, quiero que los niños vayan a misa todos los días”».

 

Así que el párroco y el director se pusieron de acuerdo y se añadió una misa diaria a las 8 de la mañana, seguida de un desayuno en los pupitres de los alumnos, sin dejar de lado otras materias académicas.

 

Cinco años más tarde, San Agustín obtuvo el segundo lugar entre 30 escuelas parroquiales de la diócesis en una evaluación de los conocimientos religiosos de los alumnos, y el párroco y el director atribuyen a la misa diaria el aumento del compromiso de los niños con la fe. Sin embargo, esa bonificación académica no cuenta toda la historia de la política transformadora de esta escuela católica.

 

Un número significativo de niños que asisten a San Agustín reciben ayuda para la matrícula y provienen de familias rotas por el divorcio, la adicción y el encarcelamiento. El director Nienaber ha sido testigo del sorprendente impacto del culto sagrado en los alumnos, que disfrutan del tiempo de reflexión en silencio.

 

«La misa diaria es una hermosa manera de que nuestros niños comiencen el día», dijo, mientras señalaba las dificultades que muchos enfrentan antes y después de la escuela.

 

Más allá de los terrenos de la escuela, el diverso vecindario de clase trabajadora presenta patios delanteros ordenados y casas recién pintadas.

 

La escuela católica

 

En sus inicios, la comunidad escolar san Agustín fue atendida por las Hermanas de Notre Dame; en la actualidad, cuenta ahora con unos 125-140 alumnos, dentro de un barrio urbano con muchos focos de pobreza arraigada y anarquía, de modo que la escuela se convierte en un refugio práctico y espiritual para los niños maltratados por los traumas en casa o en la calle.

 

La mayoría de los alumnos tienen derecho a desayunos y almuerzos gratuitos proporcionados por el gobierno, y algunos niños son enviados a casa con alimentos recogidos por la Sociedad de San Vicente de Paúl.

 

La Alianza para la Educación Urbana Católica (ACUE) sufraga la matrícula de los alumnos necesitados de San Agustín y de otras cinco escuelas diocesanas de bajos ingresos. Las seis escuelas también reciben una ayuda administrativa y financiera conjunta que se centra en las mejores prácticas y evita la costosa duplicación de servicios.

 

Pero los niños que se benefician de las subvenciones a la matrícula se enfrentan a menudo a otras dificultades que no pueden resolverse fácilmente, pues necesitan estímulo, orientación práctica y un respiro espiritual de la agitación diaria que no pueden controlar.

 

Beneficios inesperados

 

Durante un destino anterior en la parroquia, el padre Schomaker fue testigo de los inesperados beneficios de que los alumnos asistieran a misa cuatro días a la semana.

 

«Vi el impacto que tuvo en sus vidas espirituales, así como en sus vidas emocionales», dijo el sacerdote, que también ha servido como vicario general de la Diócesis de Covington y asistió a la formación del seminario durante más de una década.

 

Destacó que todos los niños de la escuela, independientemente de su origen familiar, se beneficiaron de su tiempo con el Señor. Asimismo, el culto sagrado diario también alimentó el trabajo académico de los alumnos, llevándolos a «buscar la presencia de Dios en todas las disciplinas».

 

La belleza de la misa

 

Los niños se confiesan al menos dos veces al año, y se anima a los no católicos a hablar con el párroco «sobre lo que les pesa en el corazón», dijo el director Nienaber, que actúa como lector de las liturgias escolares.

 

Dado que los no católicos representan alrededor del 40% del alumnado, la adopción de la misa diaria ha introducido la belleza y el consuelo del culto sagrado a niños que nunca habían entrado en una iglesia.

 

Y no es raro que algunos de estos estudiantes pidan ser bautizados, mientras que los padres que se habían alejado de los sacramentos a menudo se sienten inspirados a volver, dijo Nienaber.

 

A lo largo de los años, el director y el párroco se han unido para introducir actividades que ayuden a los alumnos a prestar atención durante la misa.

 

Los niños esperan con ansia las competiciones diarias y desenfadadas sobre "hechos divertidos" extraídos de la homilía o las lecturas.

 

 

infocatolica.com