Imprimir esta página
Domingo, 14 Agosto 2022 15:03

Diócesis católica irlandesa indica a los jóvenes «preservativos y lubricantes»

Un servicio católico diocesano para jóvenes en Irlanda está dirigiendo a los jóvenes bajo su cuidado hacia productos anticonceptivos proporcionados por una organización de «salud sexual» pro-aborto y pro-LGBT.

 

 El Servicio Juvenil Diocesano de Kerry (KDYS) es una organización de alcance juvenil «fundada por la Diócesis de Kerry en 1971 y es la principal organización de trabajo juvenil en el suroeste de Irlanda que cubre la Diócesis de Kerry», según el sitio web de la diócesis de Kerry.
 

El 26 de julio, la KDYS publicó una promoción en sus cuentas de las redes sociales en la que señalaba a los jóvenes católicos de la diócesis una iniciativa dirigida por el Centro de Salud Sexual de Cork (SHC) llamada furgoneta «DASH». La furgoneta es un proyecto de divulgación itinerante que ofrece «productos gratuitos, como pruebas rápidas del VIH, preservativos y lubricantes e información/apoyo en relación con las drogas, el alcohol y los problemas de salud sexual».

 

Según el sitio web de SHC, el grupo aboga por el aborto además de ofrecer anticonceptivos artificiales gratuitos y «asesoramiento sexual». El asesoramiento sobre «salud sexual» que ofrece el grupo incluye «información práctica y apoyo sobre todas sus opciones en situaciones de crisis de embarazo, incluyendo el asesoramiento sobre la interrupción del embarazo o aborto, como una de esas opciones».

 

El SHC también respalda firmemente la política LGBT, celebrando y promoviendo los eventos locales del «Orgullo pro-homosexual en el suroeste de Irlanda, donde ofrecen pruebas de VIH gratuitas con el lema “pínchate por el orgullo”».

 

Además, el grupo ayuda a la prostitución ofreciendo «servicios de apoyo, pruebas e información a mujeres, hombres y personas trans que trabajan en la industria del sexo».

 

La tradición de la Iglesia sostiene, y la Sagrada Escritura enseña, que la anticoncepción es contraria a la finalidad de las relaciones sexuales humanas. Escribiendo en 1930, el Papa Pío XI condenó el uso de medidas de control de la natalidad en su encíclica Casti Connubi, afirmando que «cualquier uso del matrimonio ejercido de tal manera que el acto sea deliberadamente frustrado en su poder natural de generar vida es una ofensa contra la ley de Dios y de la naturaleza, y los que se entregan a ello son marcados con la culpa de un pecado grave».

 

La Iglesia también prohíbe expresamente quitar una vida humana mediante el aborto, instruyendo en el Catecismo de la Iglesia Católica que el aborto es siempre «gravemente contrario a la ley moral, adjuntando la pena canónica de excomunión a cualquier cooperación formal en el aborto».

 

No sólo la diócesis católica de Kerry fundó el servicio KDYS que ahora promueve el grupo pro-aborto, pro-LGBT y pro-contracepción a los niños dentro de la diócesis, sino que el padre Gearoid Godley, un sacerdote diocesano que sirve como director pastoral diocesano, figura actualmente como el presidente de KDYS.

 

Aunque fue fundada por la diócesis católica, la declaración de la misión y la «visión» de KDYS no mencionan a Cristo, a Dios o a la fe católica. En cambio, bajo el título «Nuestros valores» en la página «sobre nosotros» del grupo de jóvenes, dan prioridad a ser «inclusivos, respetuosos, sin prejuicios, centrados en los jóvenes, capacitadores y profesionales».

 

LifeSiteNews se puso en contacto con la oficina del obispo de la diócesis de Kerry, Ray Browne, para preguntar si el obispo estaba al tanto de la implicación del servicio juvenil diocesano con el SHC y su promoción de la anticoncepción entre los jóvenes de la diócesis, pero no recibió respuesta.

 

 

infocatolica.com