Martes, 27 Septiembre 2022 08:57

Treinta agentes del FBI asaltan la casa de un líder provida y le detienen delante de sus hijos

En declaraciones a LifeSiteNews, la esposa de Houck, Ryan-Marie, dijo que alrededor de 25 a 30 agentes del FBI armados hasta los dientes irrumpieron en su propiedad el viernes por la mañana temprano, apuntando con sus rifles mientras los niños gritaban horrorizados.

 

“Empezaron a golpear la puerta y a gritarnos que abriéramos”, dijo Ryan-Marie sobre la redada. Antes de abrir la puerta, supuestamente Mark trató de razonar con los agentes para calmarlos por el bien de sus hijos. “Por favor, voy a abrir la puerta, pero, por favor, mis hijos están en el hogar. Tengo siete niños en la casa”, supuestamente dijo Houck a los agentes.

 

Los agentes del FBI “seguían golpeando y gritando”, según Ryan-Marie. “Tenían rifles enormes con los que nos apuntaban a Mark y me apuntaban a mí y por toda la casa”, dijo Ryan-Marie sobre el momento en que su esposo abrió la puerta para los agentes. “Todos los niños gritaban. Fue muy aterrador y traumático”, añadió.

 

Ryan-Marie luego exigió que los agentes presentaran una orden de arresto antes de llevarse a su esposo, pero supuestamente dijeron que “se lo llevarían, tuvieran una orden judicial o no”, aunque posteriormente sacaron la orden del vehículo.

 

Según Ryan-Marie, los cargos respondían a un incidente en el que Houck empujó a un activista proaborto que había estado acosando a su hijo de 12 años frente a un abortorio. Según los informes, los cargos fueron «desestimados por el Tribunal de Distrito de Filadelfia» a principios de este año para luego ser admitidos a trámite por el Departamento de Justicia de Merrick Garland.

 

En varias ocasiones, cuando Mark asistía a sesiones de asesoramiento callejero frente a las clínicas abortistas llevaba a su hijo mayor, entonces de 12 años. Durante «semanas y semanas», en palabras de Ryan-Marie, un «manifestante abortista» se dirigió al niño diciéndole «cosas groseras, inapropiadas y repugnantes», como «tu padre es un marica» y otras declaraciones obscenas”.

 

Mark le indicó en repetidas ocasiones al hombre que se abstuviera de dirigirse a su hijo, a lo que el hombre hizo caso omiso. En un momento dado, el hombre se acercó peligrosamente al niño, “Mark le empujó lejos de su hijo y el tipo cayó hacia atrás”.

 

Como no presentaba lesión alguna, aunque trató de demandar a Houck, el caso fue desestimado a principios del verano. Sin embargo, la información de la parte contraria cuenta una historia diferente, habla de dos empujones y de que el hombre requirió atención médica.

 

La Ley FACE convierte en delito federal intimidar, herir o interferir en cualquier persona que intente acceder a una clínica abortista. Houck podría enfrentarse a una pena máxima de once años de prisión y multas de hasta $350,000 si es declarado culpable.

 

 

 

infovaticana.com