Martes, 27 Septiembre 2022 15:27

Hito demográfico histórico: los católicos superan a los protestantes en Irlanda del Norte

El cambio es fruto de un cambio de ciclo demográfico, que se venía analizando en el censo en los últimos lustros

 

Por primera vez en la historia conocida, la comunidad católica en Irlanda del Norte ha superado a la protestante. Se trata, sin duda, de un hito relevante, ya que Irlanda del Norte constituye un estado concebido y diseñado hace un siglo para que demográficamente siempre mantuviera una mayoría protestante permanente. Algo que ya no es así.

 

Los resultados del censo de 2021 publicados este pasado jueves mostraron que el 45,7% de los habitantes son católicos o de origen católico en comparación con el 43,48% de origen protestante o de otro signo cristiano. Las cifras del censo de 2011 fueron 45% católicas y 48% protestantes. Ningún bloque es mayoritario al no superar el 50%.

 

Se esperaba la inclinación demográfica, pero aun así supondrá un golpe psicológico para los unionistas, que durante décadas confiaron en una mayoría protestante supuestamente inexpugnable para salvaguardar la posición de Irlanda del Norte en el Reino Unido.

 

Los protestantes están vinculados políticamente a la defensa de mantener Irlanda del Norte unido al Reino Unidos como uno de sus cuatro países, junto con Gales, Inglaterra y Escocia. Los católicos se vinculan tradicionalmente a Irlanda.

 

Diarmaid Ferriter, historiadora ha afirmado: “Ha tardado en llegar, pero ya han sido testigos de la pérdida de su supremacía política [los unionistas]. Ver la pérdida de su supremacía numérica es otro golpe”.

 

Las tasas de natalidad más altas entre los católicos cerraron gradualmente la brecha, una métrica vigilada de cerca ya que tendían a identificarse como irlandeses mientras que los protestantes tendían a identificarse como británicos. Pero los antecedentes religiosos y la identidad política ya no se transfirieron automáticamente a los patrones de votación, dijo Ferriter. “Mucho está borroso ahora”.

 

En elecciones recientes, el apoyo a los partidos nacionalistas y unionistas se estancó en alrededor del 40% para cada lado, dejando en el medio a un 20% de votantes que no están alineados y rechazan las etiquetas tradicionales. Las encuestas de opinión muestran constantemente que más personas prefieren quedarse en el Reino Unido (citando impuestos y el NHS (la sanidad pública), entre otras razones) que unirse a Irlanda.

 

Sin embargo, el censo, el primero desde Brexit, mostró una relajación de la identidad británica. Alrededor del 31,86% se identificaron solo como británicos, el 29,13% se identificaron solo como irlandeses y el 19,78% solo como irlandeses del norte. En 2011, las cifras eran 40% solo británicos, 25% solo irlandeses y 21% solo irlandeses del norte.

 

El censo, publicado por la Agencia de Investigación y Estadísticas de Irlanda del Norte, también mostró que Irlanda del Norte suma su población más alta, 1,9 millones de personas, un aumento del 5 % con respecto a 2011. También está envejeciendo la población con un aumento de casi el 25% en el número de personas mayores de 65 años.

 

Los actuales datos sobre antecedentes religiosos son marcadamente diferente a la fundación del estado en 1921 cuando Gran Bretaña separó seis condados del resto de Irlanda para crear una entidad con una mayoría protestante de dos tercios, llega en un momento difícil para el unionismo. Una frontera en el Mar de Irlanda posterior al Brexit ha puesto barreras comerciales entre Irlanda del Norte y Gran Bretaña. En las elecciones a la asamblea de mayo, Sinn Féin superó al partido Unionista Democrático como el partido más votado de Irlanda del Norte, impulsando su llamada a realizar un referéndum sobre la unidad irlandesa.

 

Duncan Morrow, profesor de política en la Universidad de Ulster, dijo: “El estado se creó para poner un círculo protector alrededor de los protestantes. No se puede quitar el significado simbólico de este cambio”. Por lo tanto, esta situación no deja de ser un síntoma más de la profunda crisis de identidad que vive el anglicanismo.

 

En un referéndum, el destino de Irlanda del Norte puede recaer en los votantes centristas que desafían la categorización política fácil, y muchos se sienten irlandeses del norte en lugar de irlandeses o británicos, dijo Morrow. Los jóvenes estaban más interesados ​​en la unidad irlandesa, agregó: “Es un reloj en marcha”.

 

Patricia McBride, portavoz de Ireland’s Future, un grupo que promueve una encuesta sobre la frontera, dijo que los antecedentes religiosos y la identidad nacional no necesariamente determinarían cómo votaría la gente. Los impuestos, los servicios públicos y otros asuntos básicos podrían ser decisivos, agregó.

 

“Es mucho más probable que las personas se pregunten si están mejor económicamente o no. No es tan simple como votar con el corazón, la gente también votará con la cabeza”, dijo.

 

 

forumlibertas.com