Jueves, 29 Septiembre 2022 10:43

Cardenal Arinze: «Los seres humanos no tienen poder para cambiar el orden establecido por Dios»

El cardenal Francis Arinze, prefecto emérito de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, ha publicado una carta asegurando que la decisión de los obispos flamencos de aprobar la bendición de parejas homosexuales es un error y señala que ni el hombre ni la Iglesia tienen autoridad para cambiar lo que Dios ha dispuesto.

 

El cardenal nigeriano recuerda lo que enseña la Escritura, la Tradición y el Catecismo sobre los actos sexuales entre personas del mismo sexo y afirma una vez más que los hombres no tienen poder para cambiar el orden establecido por Dios.

 

Buscando una respuesta pastoral

24 de septiembre de 2022

Se informa de que los obispos flamencos de Bélgica, en torno al 20 de septiembre de 2022, publicaron lo que llamaron una bendición litúrgica para las parejas homosexuales. Se dice que consideraron este paso como «estar pastoralmente cerca de las personas homosexuales, para una Iglesia acogedora que no excluya a nadie».

Aunque el objetivo sea estar pastoralmente cerca de las parejas homosexuales, se trata de un error por parte de los obispos. La Sagrada Escritura presenta los actos homosexuales como actos de grave depravación (cf. Gn 19,1-29; Rm 1,24-27; 1 Cor 6,10; 1 Tim 1,10). La tradición, dice el Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2357, «siempre ha declarado que los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados».

Si bien las personas con inclinación homosexual deben ser respetadas y no discriminadas injustamente, ellas, como todo cristiano y de hecho todo ser humano, están llamadas a la castidad (cf. CIC, 2358, 2359). El Señor Jesús dijo a sus seguidores: «Sed, pues, perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto» (Mt 5, 48). Por eso el CIC dice: «Las personas homosexuales están llamadas a la castidad. Mediante las virtudes del dominio de sí mismos que les enseñan la libertad interior, a veces con el apoyo de la amistad desinteresada, con la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y decididamente a la perfección cristiana» (CIC, 2359).

Esto explica que la Congregación para la Doctrina de la Fe, el 15 de marzo de 2021, haya respondido que la Iglesia no está facultada para dar la bendición a las uniones de personas del mismo sexo.

Esto es lo que los obispos flamencos, y de hecho todos los obispos y sacerdotes, deberían enseñar. Deberían bendecir, no a las parejas homosexuales, sino a las uniones debidamente casadas de un hombre y una mujer. Los seres humanos no tienen poder para cambiar el orden establecido por Dios el Creador. La Iglesia es enviada por Cristo a todos los pueblos «enseñándoles a observar todo lo que os he mandado» (Mt 28,20). Esto incluye llamar a las personas al arrepentimiento, al sacrificio, a la castidad y a la perfección.

+ Carta de Francisco. Arinze

24 septiembre, 2022

 

 

infocatolica.com