Jueves, 10 Noviembre 2022 12:52

El obispo de Aquisgrán asegura que las relaciones homosexuales pueden ser bendecidas por Dios

Como viene siendo habitual en los últimos años, un obispo alemán ha arremetido contra la enseñanza tradicional de la Iglesia Católica sobre la sexualidad. Le ha tocado el turno a Mons. Helmut Dieser, obispo de Aquisgrán, quien, para no variar, ha salido en defensa de las relaciones homosexuales.

 

Mons. Dieser ha condenado la enseñanza moral católica tradicional sobre la sexualidad calificándola como «simplemente poco compleja». «El estado actual de la enseñanza de la Iglesia no hace justicia a ciertas realidades en el ámbito de la sexualidad humana», dijo en una entrevista con Deutsche Welle el martes, refiriéndose a «la cuestión de la homosexualidad».

 

«Seguramente no podemos dar a las personas homosexuales la respuesta de que sus sentimientos son antinaturales y que, por lo tanto, deben llevar necesariamente una vida célibe», declaró Dieser. «Como iglesia, tenemos que responder de nuevo a estas preguntas».

 

Citando a la «ciencia», Dieser dijo que la homosexualidad «no es una avería, ni una enfermedad, ni la expresión de un déficit, ni tampoco una consecuencia del pecado original (sic)». Por lo tanto, debe aplicarse lo siguiente:

 

«El mundo es colorido, y la creación es diversa. Y entonces también puedo aceptar una diversidad en el ámbito de la sexualidad, que es querida por Dios y no viola la voluntad del Creador».

 

«Sentir y amar entre personas del mismo sexo no es una aberración, sino una variante de la sexualidad humana», subraya el obispo, responsable de la diócesis de Aquisgrán desde 2016. En este sentido, dicha relación también puede ser bendecida, dijo Dieser. La Congregación Vaticana para la Doctrina de la Fe había subrayado explícitamente el año pasado que la Iglesia no tenía autoridad para realizar dicha bendición.

 

En cuanto a la pregunta de si bautizaría a un niño criado en una relación homosexual, Dieser dijo que «en primer lugar se alegraría de que el niño naciera». En segundo lugar, que quieren bautizar al niño. En tercer lugar, consideraría con ellos: ¿Cómo puede asegurarse de que su hijo conozca la fe y crezca en ella? Y en cuarto lugar, bautizaría al niño. Cuál es el problema, pregunto. ¿Dónde está el problema ahora?»

 

Durante la próxima visita ad-limina de los obispos alemanes al Papa Francisco, dijo que le «gustaría hacerle entender que quiero hacer precisamente todo lo que nos propone» en vista del Camino Sinodal, que también había pedido un cambio en la enseñanza tradicional sobre la homosexualidad. «Y espero que nos escuche bien en eso».

 

En última instancia, dijo, «el valor más alto del Evangelio es el amor y la aceptación de la otra persona por su propio bien. La Iglesia también dice a las personas homosexuales: Dios te acepta, nosotros te aceptamos. ¿Se trata de un declive de los valores o de la aplicación de los valores cristianos? No veo ninguna disminución de valores en esto. Al contrario: es el reto de nuestro tiempo que nuestra Iglesia demuestre que es inclusiva».

 

Contra la Biblia, contra la enseñanza de la Iglesia

 

La realidad es que, diga lo que diga el obispo de Aquisgrán, la Biblia condena las relaciones homosexuales como una aberración contraria a la ley natural (Romanos 1,24-32). Y el Catecismo de la Iglesia Católica indica en su artículo 2357 que no pueden ser aceptadas como lícitas en ningún caso.

 

 

infocatolica.com